edición: 2747 , Miércoles, 26 junio 2019
21/03/2019
banca 
Deustche Bank y Commerzbank

Bruselas no descarta trabas en la fusión de los bancos alemanes y podría aconsejar un bloqueo

Las autoridades alemanas, los `cinco sabios´ y Bruselas sugieren que la rentabilidad y la solvencia no se deben lograr a cualquier precio, ni sacrificando el 23% de la plantilla
Juan José González
En los términos en los que se ha planteado, inicialmente, la fusión, la salida de 30.000 trabajadores, la operación impone, alarma y preocupa a las autoridades alemanas y al sector bancario en general. Y no es la mejor forma de acometer una fusión de dos entidades bancarias que, como Deutsche Bank y Commerzbank, daría como resultado un coloso bancario -en términos de tamaño en Europa-. Ante tales números, es obvio el malestar oficial, el reparo de muchos expertos obligados a mostrar sus objeciones a la operación planteada, por mucho que otras cifras -no todas- muestren la viabilidad de la operación. Pero comenzar por una `sinergia´ de 30.000 despidos (el 23% de los 131.000 trabajadores que suman las dos entidades) no parece haber sido una buena ni aceptable idea. Aunque seguramente si el episodio corporativo tuviera un escenario más al sur de Europa, es de suponer que las representantes sindicales ya estarían en la calle y en la fase siguiente a la protesta. Habrá que imaginar el coste de la salida de ese batallón de trabajadores en bajas incentivadas, prejubilaciones, acuerdos de todo tipo, en fin, varios miles de millones de euros.
No parece que los dos pretendientes, Deutsche Bank y Commerzbank, hayan calculado todos los extremos de la puesta en escena de su proyecto. Al menos en el aspecto laboral. Como tampoco parecen haber controlado las primeras reacciones al anuncio de la decisión de llevar a cabo la unión. Las dos entidades, rivales históricas y hoy aún con pleitos y reclamaciones pendientes, se encuentran, en primer lugar, con un escenario hostil: la política de bajos tipos de interés que las autoridades de Bruselas ya le han puesto una fecha, no precisamente cercana ni favorable para los intereses de la rentabilidad bancaria. Asunto éste de vital importancia habida cuenta de las dificultades de Deutsche Bank y de Commerzbank.

Quizá sea éste el mejor momento para demostrar, en la práctica, que el `alargamiento´ de la política monetaria del BCE puede ser muy útil para estimular a las economías en tiempos de dificultades, pero nocivo para las entidades bancarias, pues supone, a la larga, un torpedo en la línea de flotación, de los beneficios y de los márgenes. Es por ello que el informe de los `cinco sabios´ aconseja a los dos interesados que piensen en la rentabilidad antes de dar el paso definitivo.

Pero es que, además, el futuro acuerdo de unión de ambas entidades muestra claros ganadores y claros perdedores. Entre los primeros, Deutsche parece el claro vencedor, pues la fusión con Commerzbank le proporcionaría mayor volumen de depósitos, lo cual, en términos de costes de financiación, le reportaría un primer resultado positivo. Por el contrario, el panorama no se presenta muy halagüeño para ninguno de los dos bancos si se tienen en cuenta los riesgos para accionistas y acreedores, puesto que ninguna de las dos entidades esta sobrada, precisamente, de capital (las dos pasan la ratio Tier 1). 

En principio y con las cifras con las acuden a la unión, se puede afirmar que los acreedores de Deutsche quedan a salvo de una posible volatilidad de los ingresos de las actividades de inversión del banco, si bien, con el tiempo se irían reduciendo los ingresos. Los expertos financieros alemanes se vienen pronunciando estos días sobre aspectos concretos que se producirían si la fusión de ambas entidades llega a consumarse. Y concluyen que los acreedores de Deutsche, con bonos y swaps en cartera, corren menos riesgo de impago o incumplimiento crediticio que los inversores de estos activos del Commerzbank.

En este sentido, el rendimiento de los bonos del primero supera a los del segundo, luego, en el mercado de renta fija preocupa más la solvencia de Commerzbank que la de Deutsche. Esta situación, sin embargo, puede corregirse si se lleva a cabo la fusión, puesto que Commerzbank contaría con más recursos, más apoyo financiero y por tanto, menor riesgo de insolvencia. en el lado de las ventajas de una operación de fusión, lo que salta a la vista es que la suma de ambas entidades proporcionaría una importante reserva de capital, si bien, al ser el Commerzbank la entidad con mayor carga de activos en exposición en bonos y derivados, sus accionistas no tardarían en querer deshacerse de las posiciones, originando un problema de capital. Con todo, no se descarta que la operación corporativa en la que trabajan las dos entidades se interrumpa, dado que no puede contar con más opiniones en contra.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...