edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
15/11/2019
banca 
La mirada crítica y realista de la banca extranjera

Bruselas será filtro y guardián de los acuerdos económicos del próximo Gobierno

La Unión Europea deberá vigilar el cumplimiento de los compromisos presupuestarios mientras los bancos temen la polarización social y la reacción de los empresarios en términos de empleo
Juan José González
En medios cercanos al Gobierno en funciones se comenta, con lógica preocupación, la batería de adjetivos calificativos que le dedican algunos bancos de inversión al resultado electoral español y a su efecto inmediato que se reflejará en la composición de un futuro Gobierno de coalición. Se trata de la visión del dinero, de los patrimonios, de los intereses económicos acerca de lo que se considera un riesgo, una amenaza directa para la riqueza. Atienden los análisis de los bancos al respecto del cambio político que supondrá el probable Gobierno de coalición entre el Partido Socialista y Unidas Podemos, al carácter radical de esta última formación y a la amenaza -según dicen- real  que conlleva la coalición en términos económicos y fiscales. Económicos en tanto que, habida cuenta de la intervención que la nueva fuerza política en el Gobierno deseará llevar a cabo en el mundo empresarial, a esta acción es probable que le suceda una reacción, pudiendo esta venir por la vía del freno en el empleo o de la inversión, o de las ambas a la vez. Fiscales porque la alianza entre las dos formaciones conducirá, sin remedio, a una espiral creciente del gasto en partidas sociales, luego, parece evidente y justificado que el nuevo Ejecutivo condicionará el mayor gasto a la mayor presión fiscal. Los adjetivos calificativos de algunos de los principales bancos extranjeros son tan elocuentes que dejan bien claro que el dinero tiene un enemigo en el Gobierno.
Aseguran Barclays, Bank of America o Rabobank, entre otros de igual tamaño y peso en los mercados financieros, que a partir de ahora todos los bancos y empresas españolas estarán obligados a echarle un vistazo a las agendas económicas de los dos partidos que, hoy sobre el terreno, cuentan con mayores o quizá con todas las probabilidades de formar un Gobierno. Hasta ahora, el mundo financiero y el empresarial estaban informados por las declaraciones de los líderes, por los folletos y demás elementos de marketing electoral publicados en  las tres campañas electorales celebradas en los últimos tiempos. Sin embargo, ahora, deberán profundizar más en sus contenidos para valorar hasta qué punto las promesas y deseos de los partidos se convierten en textos legislativos.

El sentimiento del mercado, de los agentes económicos que lo forman e influyen en el mismo, ya han comprobado que el termómetro de la inversión, el bursátil, ha experimentado un cambio de temperatura que pone de relieve que los temores de los inversores tienen cifras propias, y que el alarmismo provocado por las reacciones de buena parte de los agentes económicos muestran un injustificado alarmismo, infundado en tanto que una declaración de deseos, anhelos, intenciones y declaraciones, la mayoría dirigidas al público simpatizante, necesitarán de consensos, filtros y aprobaciones que trascienden la sala del Consejo de Ministros.

Es cierto que la primera pista que aporta el resultado electoral es, precisamente, la foto del pacto, una protocolaria firma entre dos líderes que por ahora no cuenta con puntos ni anexos donde se especifican subidas de impuestos, cercos a los patrimonios y el dinero de grandes fortunas, por citar algunos. Se da por hecho, como apunta una de las entidades financieras citadas, que el nuevo Gobierno subirá los impuestos para alimentar las partidas del gasto, sin reparar en que todas las grandes cifras (y pequeñas también) deberán constar por escrito en los Presupuestos Generales del Estado, aún pendientes de aprobación, que serán enviadas y analizadas por Bruselas.

Coincide también que las subidas de impuestos que ya adelantan como seguras los bancos de inversión, se producirán en el peor momento. En plena desaceleración económica, lo cual, subrayan, se presenta como un desafío empresarial por cuanto el sector empleador estará obligado a hacer ajustes de capacidad. Califican también los bancos de inversión de "rapidez" desconocida en un acuerdo de Gobierno, que en apenas unas horas fue cerrado y poco después firmado. Extraña la premura, no el acuerdo porque parece ser la evidencia de que los dos líderes ya acudían a la firma con el trabajo hecho de las posibles medidas a tomar a partir de la formación del Gobierno.

Los bancos recogen en sus análisis un cierto malestar por el carácter imprevisible e inestable que pueda presidir la actividad de gobierno, sentimiento que juega en contra del mercado. Sin embargo, hay un detalle en las valoraciones de los analistas que debe ser tenido en cuenta: el riesgo de polarización social. En este sentido coinciden en apuntar los análisis bancarios que si bien una coalición de izquierdas, como es el caso, es percibida como negativa para los mercados, una de derechas podría ser tan lesiva como aquella si se tiene en cuenta su menor talante conciliador ante un problema capital como son las tensiones con Cataluña.

En todo caso, el descuento que los agentes económicos, especialmente los vinculados a los mercados financieros, parece prematuro, exagerado y excesivo, lo que ha servido para situar las especulaciones más allá del terreno de lo probable y seguro para fijarlo en el del  riesgo que se va a derivar de los efectos anunciados. Aunque a fin de cuentas deberá ser Bruselas quien aplique los filtros necesarios para que los partidos en coalición moderen sus aspiraciones más ideológicas y las ajusten a la realidad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...