edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
06/10/2016

BT está bajo la presión de sus competidores por la separación de activos de red y control de frecuencias

Los operadores bombardean al regulador con documentación crítica sobre la posición del ex monopolio
Carlos Schwartz
El operador de telefonía británico BT que adquirió el pasado año a la empresa de telefonía móvil EE -propiedad de Deutsche Telekom y Orange- negocia con la autoridad de la competencia, Ofcom, la separación de sus activos de red en una compañía independiente. Pero el operador se resiste al modelo que implica una empresa separada con plena libertad respecto de su matriz. La idea de un consejo independiente y la posibilidad de libre acceso de los competidores a la red propiedad del ex monopolio estatal es lo que está en disputa. Los competidores de BT como Vodafone, Sky y Talk Talk exigen esa separación y la Ofcom aspira a una unidad de negocio separada. Esta semana venció el plazo para la presentación de propuestas de las operadoras sobre la estructura futura de Openreach, la división que en la actualidad mantiene los activos de red de BT desarrollados durante su existencia como monopolio.
Entre las objeciones del operador está la negativa a perder el control sobre la red de un lado y el coste de transferir empleados y sus derechos de fondo de pensión a la filial. BT tiene un serio déficit en el fondo de pensiones de sus empleados y aduce que la operación de transferencia de trabajadores le crearía aun más problemas en ese frente. El déficit era a junio de 2015 de 9.900 millones de libras y se estima que a estas alturas se ha ampliado sensiblemente. Para contrarrestar los argumentos del operador según los cuales ese déficit impide desprenderse de Openreach, Sky, Talk Talk y Vodafone contrataron al ex asesor del fondo de pensiones de empleados de BT, Mercer, para que elabore un documento que fue entregado esta semana a la Ofcom.

BT obtuvo tras una larga lucha una garantía de la corona sobre el pago de las obligaciones a sus pensionistas en caso de una quiebra de la empresa, que es una suerte de aval del estado al fondo de pensiones “pase lo que pase”. La empresa argumenta que el traslado de personal implicaría la pérdida de esa garantía. También argumenta que el patronato del fondo de pensiones y sus gestores en el caso de traslado de una parte del riesgo pueden exigir una inyección de dinero para reducir el déficit y eso detraería recursos necesarios para invertir en la mejora de la red física. Mercer ataca estos puntos de vista y dice en su documento que la transferencia de los activos a una persona jurídica distinta no necesariamente implica lo que BT argumenta.

La negociación entre la Ofcom y BT se empantanó en julio pasado cuando se buscó un modelo de separación de activos “voluntario” por parte de BT. Sin embargo fuentes del regulador señalan que si no se progresa la Ofcom tiene previsto apelar al regulador de la Unión Europea para impulsar el proceso aun a pesar del Brexit. Otro frente abierto entre BT y algunos de sus competidores es la dimensión del espectro de la red móvil que controla el operador. Talk Talk, City Fibre y Relish -operadores medianos y pequeños- han solicitado a la Ofcom que ponga un límite del 30% al control de espectro por parte de los operadores móviles. Señalan al respecto que BT con la adquisición de EE ha superado esa barrera de forma amplia.

Un límite sobre el control de frecuencias afectaría no solo a BT sino también a Vodafone en la medida que estas controlan la mayoría del espectro. El objetivo de esa limitación sería impedir que los grandes operadores se hicieran con el espectro disponible asfixiando a los pequeños y medianos que se verían excluidos de un acceso razonable al espectro necesario para operar adecuadamente. En la carta enviada a la consejera delegada de la Ofcom, Sharon White, por los operadores que solicitan un límite del 30% se asfirma que: “Esta situación tiene arreglo.

La próxima subasta de espectro puede ser su última oportunidad para dar a los clientes de telefonía móvil de Reino Unido un mercado altamente competitivo que les de la velocidad, la cobertura y el desempeño que merecen y demandan”. La carta de los competidores de BT afirma que un límite a la propiedad implicaría una mejora para los consumidores sin efectos negativos para los operadores.

El consejero delegado de Three solicitó un nuevo equilibrio en el uso de frecuencias tras el bloqueo a la adquisición de O2, propiedad de Telefónica, al mismo tiempo que se autorizaba la compra de EE por BT. De acuerdo con un análisis de Citigroup BT es propietario del 42% del espectro británico tras la adquisición de EE. Vodafone tendría un 28% y O2 un 14%. Por su parte, Three tiene un 15% tras la adquisición de algunas frecuencias a Qualcomm el año pasado.

Los reguladores de la competencia podrían haber obligado a BT a vender una parte de su espectro antes de aprobar la adquisición de EE pero la operación se autorizó “sin remedios” que aliviaran la presión sobre los otros operadores. Por su parte Three y O2, a cuya operación se le cerró la puerta sin atenuantes, habían ofrecido entregar una parte considerable de su espectro conjunto a otros operadores como Sky como prenda de paz para los reguladores. A pesar de ello los reguladores europeos, con el apoyo militante de la Ofcom que debió haber guardado una neutralidad que rompió de forma flagrante, frustraron la operación.

El consejero delegado de EE, Marc Allera, negó que su empresa atesorara espectro y se opuso a los argumentos de Three afirmando que: “Lejos de ser una pequeña empresa Three es propiedad de una de las empresas más grandes y rentables de Asia, y exigen otra conseción del Gobierno de Reino Unido para solventar su falta de inversión en espectro”. El ejecutivo afirmó que Three tiene más espectro por cliente que el resto de los operadores en ese mercado. EE obtuvo espectro en 2014 antes que otros operadores para el desarrollo de la tecnología 4G, en una concesión muy contestada por los otros operadores del mercado incluidos Vodafone y O2.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...