edición: 2764 , Viernes, 19 julio 2019
20/06/2016

Buen momento para pensar

Rafael Vidal
Los españoles vivimos un momento crítico, tanto como ciudadanos de nuestro país como de la Unión Europea. Son mayoría los que se sienten descontentos con el funcionamiento a los dos niveles, el del Estado y el de la Unión, como reiteran las encuestas, posiblemente porque en ambos casos se sienten alienados -ese término tan marxista- respecto de ambas cuestiones. Hace meses que, ante la deriva de la legislación laboral, afirmé que Marx volvería a ponerse de moda, porque se estaba recreando un proletariado muy similar al de principios del siglo veinte en un entorno laboral también muy parecido.
Las nuevas tecnologías están haciendo buenas las profecías sobre un mundo en el que las máquinas harían nuestro trabajo, pero nadie dijo en aquellas visiones futuristas que los trabajadores sobrantes iban a vivir bien, del fruto del trabajo de las máquinas, aunque la mayoría lo dieron por supuesto.

Hoy nos enfrentamos a la paradoja de un mundo en el que las máquinas producen bienes que no podemos comprar porque no tenemos con qué, al faltarnos el trabajo -alienación pura y dura-, al tiempo que se nos cita a las urnas de cuando en cuando para que reforcemos ese sistema con nuestro voto. La democracia representativa sólo es eso, una especie de rito en el que se nos pide participar aunque no gocemos de los beneficios del conjunto de la propuesta. Este sistema es centrífugo y expulsa a todo aquel que no esté bien anclado lo cual, si tenemos en cuenta que realmente no depende de cada individuo el cómo sujetarse en el sistema, explica claramente tantas reacciones airadas como se producen. En nuestro caso, a través de unos votos que exigen una manera diferente de hacer las cosas. Si extrapolamos esta situación a otros países en los que la estructura socioeconómica es mucho más rígida que aquí, podemos comprender, aunque no admitir, muchas de las cosas que están pasando en el mundo.

El problema de fondo es ése, que el sistema se está cerrando para la gran mayoría de la población porque demasiadas cuestiones que le conciernen se tratan a puerta cerrada. Nos guste o no, la vida pública se está privatizando y, cada vez más, los que la dirigen nos exigen que les dejemos fastidiarnos en paz con alguna ley al respecto. El único recurso que nos queda es el voto, aunque el problema es que hay que votar a alguno de ellos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...