edición: 2748 , Jueves, 27 junio 2019
09/03/2011
RSC y CID

"Buenismo"; un enemigo común para la RSC y la Cooperación para el Desarrollo

Beatriz Lorenzo

Cada vez quedan más lejos los tiempos en los que las compañías que triunfaban eran las más voraces, las más implacables, las que más esfuerzo destinaban a la búsqueda de beneficios a toda costa. La competitividad -como premisa natural e inherente al mercado capitalista- sigue existiendo, pero matizada por las circunstancias. Así, la Responsabilidad Social se ha desligado de la filantropía para convertirse en una herramienta de gestión integrada -de modo incipiente o ya plenamente, según la empresa- en el ámbito corporativo. En el caso de las multinacionales, adalides y salvaguardas en buena medida de la estabilidad económica, la implantación de la Responsabilidad Social tiende a ser un asunto delicado.

El convencimiento acerca de las bondades de la gestión responsable que las multinacionales están empezando a esgrimir en sus países de origen, en muchos casos parece desvanecerse como por arte de magia en las filiales de las mismas en comunidades emergentes. La Responsabilidad Social como estrategia empresarial entronca de ese modo con conceptos como la Cooperación Internacional para el Desarrollo (CID). En un trabajo elaborado por Rafael Domínguez Martín para el Real Instituto Elcano, se ahonda en la idea de que la RSC es a las empresas lo que la Cooperación Internacional para Desarrollo es a los gobiernos. La conclusión es que necesita una colaboración estratégica entre la RSC como innovación social y la CID ampliada desde la ayuda a la coherencia de políticas. La interesante conclusión a la que llega el estudio pasa por la necesidad de “aligerar el componente paternalista de la RSC y el asistencialista de la CID”.

VÍNCULO ENTRE RSC Y CID

Para Domínguez, “si la RSC se convierte en parte del núcleo duro de la estrategia empresarial por el interés propio de las compañías, y la CID va más allá de la ayuda y se centra en la coherencia de políticas cambiaras, comerciales, de inversión o migratorias con las de AOD, también por el interés propio de los países desarrollados, entonces la complementariedad de la estrategia empresarial responsable y la política pública para la promoción del desarrollo sostenible dará buenos resultados, como ha teorizado recientemente la Comisión Europea en su Programa de Trabajo para la Coherencia de Políticas 2010-2013.” Ciertamente, el vínculo entre Responsabilidad Social y Cooperación para el Desarrollo es un territorio todavía inexplorado. Recientemente, la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores ha anunciado la puesta en marcha de un grupo de trabajo sobre Responsabilidad Social Corporativa, con el fin de ahondar en esta materia.

La alianza entre CID y RSC parte de un objetivo común. Tanto la Cooperación para el Desarrollo como la Responsabilidad Social Corporativa se ven ante la misma disyuntiva: demostrar que la cooperación al desarrollo es efectiva. En el caso de la RSC el desafío lleva inherente, además, una cuestión de transparencia; precisamente la que se encuentra a faltar en aquellas corporaciones que dan a la gestión responsable un sentido diferente según se aborde en sus matrices o en las filiales de los países del tercer mundo.

En la actualidad, las iniciativas están empezando a despuntar. Recientemente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Global Reporting Initiative (GRI) han anunciado el acuerdo para promover la responsabilidad social con la integración entre las Guías Directrices para Multinacionales del organismo internacional y los indicadores del GRI. Se busca así desarrollar un programa que anime a las empresas a usar ambas herramientas en la elaboración de sus memorias de sostenibilidad, abogando por un trabajo conjunto para fortalecer la cooperación en áreas comunes de interés mutuo.

CONTRA LA CORRUPCIÓN

Además de verse en la disyuntiva de tener que luchar contra las prácticas buenistas y la confusión con la filantropía, tanto la Cooperación al Desarrollo como la Responsabilidad Social cuentan con un enemigo común y encarnizado, la corrupción. La propia OCDE ha tenido que admitir recientemente- a través del informe de OCDE Watch “ 10 años después” que las directrices del organismo no son capaces de prevenir o impedir  las conductas empresariales irresponsables.

Reveladoras en este sentido son las conclusiones a las que llega la Encíclica de Benedicto XVI, “Caritas in Veritate”, de 2009, recogida por el informe del Real Instituo Elcano, “la gestión de la empresa no puede tener en cuenta únicamente el interés de sus propietarios, sino también el de todos los otros sujetos que contribuyen a la vida de la empresa: trabajadores, clientes, proveedores de los diversos elementos de producción, la comunidad de referencia… Se ha de evitar que el empleo de recursos financieros esté motivado por la especulación y ceda a la tentación de buscar únicamente un beneficio inmediato, en vez de la sostenibilidad de la empresa a largo plazo, su propio servicio a la economía real y la promoción, en modo adecuado y oportuno, de iniciativas económicas también en los países necesitados de desarrollo”

En general para los expertos, la lucha contra la corrupción precisa de nuevas armas para llegar a buen puerto y ha de ser abordada desde múltiples frentes: el marco legal y los códigos de conducta de voluntaria asunción por parte de las compañías. Un paso hacia adelante es la acción voluntaria y conjunta de las empresas, creando así un marco internacional y acuerdos capaces de regular la acción de cada empresa, facilitando la identificación de situaciones de corrupción, proporcionando herramientas para combatirlas y, sobre todo, fortaleciendo a las empresas para que, de manera conjunta, puedan eliminar la corrupción dentro del sector privado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...