edición: 3057 , Miércoles, 30 septiembre 2020
19/12/2012

Cada día quiebran 600 empresas en la UE con 1,7 millones de desempleados por año

Javier Ardalán
Alrededor de la mitad de las empresas sobreviven menos de cinco años, y en torno a unas 200.000 quiebran cada año en la UE, lo que viene a suponer unas 600 al día, según datos facilitados por la Comisión Europea.

De ellas, una cuarta parte incluyen un elemento transfronterizo, lo que supone que cada año unas 50.000 se acogen a los procedimientos de insolvencia transfronteriza. Como dato destacable, indica Bruselas que cada año se pierden 1,7 millones de empleos debido a las insolvencias.

Señala la Comisión Europea que alrededor del 20% de las grandes empresas tienen filiales en el extranjero o ‘joint ventures’ frente a tan sólo un 5% en el caso de las pequeñas y medianas empresas (pymes). Sin embargo, con más de 20 millones de pymes en la UE, ese 5% supone que más de un millón de ellas cuentan con filiales o ‘joint ventures’ en el extranjero.

Por ello, el Ejecutivo comunitario se dispone a modificar la normativa concursal comunitaria para evitar que las empresas en dificultades económicas no tengan más salida que la liquidación, como ocurre ahora, y puedan lograr la supervivencia al tiempo que se proteja el derecho a que los acreedores recuperen su dinero.

Se trata de mejorar, además, la información a los acreedores obligando a los Estados miembros a publicar decisiones clave, por ejemplo sobre la incoación de procedimientos de insolvencia. Globalmente, estos cambios mejorarán la eficiencia y la efectividad de los procedimientos de insolvencia transfronterizas.

El nuevo Reglamento incrementará también la seguridad jurídica estableciendo normas claras para determinar la jurisdicción y garantizar que en los casos en los que el deudor deba hacer frente a procedimientos de insolvencia en varios Estados miembros, los órganos jurisdiccionales que se ocupen de los diferentes procedimientos trabajen en estrecha cooperación.

Bruselas actualizará, por tanto, el Reglamento, que es del año 2000, con la evolución de las leyes nacionales sobre insolvencia, en particular en términos de empresas muy endeudadas. Los intereses de los acreedores también pueden atenderse mediante una reestructuración, ya que puede suponer que tengan más posibilidades de recuperar su dinero que de otra forma se perdería en una liquidación.

Las nuevas normas incrementarán la eficiencia y la eficacia al año.  . Pero las pruebas sugieren que los emprendedores que han fracasado aprenden de sus errores y por lo general tienen más éxito la segunda vez. Hasta el 18 % de los emprendedores que tienen éxito han fracasado en su primer intento.

Por esta razón, La Comisión Europea considera esencial disponer de leyes modernas y de procedimientos eficientes para ayudar a las empresas que dispongan del suficiente fondo económico para superar sus dificultades financieras y disfrutar de una «segunda oportunidad».

Esta propuesta se considera también como un primer paso general hacia una cultura de la UE de «salvamento y recuperación» en casos de empresas e individuos con dificultades financieras. El reto consiste en tratar las dificultades financieras del deudor protegiendo al mismo tiempo los intereses del acreedor. En el futuro podrán existir normas separadas para los empresarios honrados y para los casos en los que la quiebra haya sido fraudulenta o irresponsable. En el caso de las quiebras que no sean fraudulentas, un periodo más breve para la rehabilitación en relación con las deudas y las restricciones jurídicas derivadas de la quiebra garantizarán que el emprendedor no acabe hundido en caso de quiebra del negocio.

El Reglamento de insolvencia actual fue adoptado en 2000. La Comisión ha realizado en estos años varios estudios y el 30 de marzo de 2012, puso en marcha una consulta pública sobre la modernización de las normas de la UE que rigen las insolvencias. Tanto unos y otros han puesto de manifiesto una serie de deficiencias en su aplicación práctica y el Reglamento actual se orienta a la liquidación en lugar de a mantener y  reestructurar a la empresa en crisis.

La revisión del Reglamento sobre insolvencia UE modernizar las normas existentes y cambiar el enfoque para que facilitar la reestructuración de las empresas en dificultades y dar a los empresarios honestos una segunda oportunidad, sobre todo en tiempos de crisis financiera.

La revisión también adaptar el Reglamento al día con la evolución de las leyes nacionales de insolvencia, mediante la ampliación del ámbito de aplicación a los procedimientos nacionales que permitan la reestructuración de una empresa en una fase pre-concursal, que dejan la gestión existente en el lugar o que establezcan la deuda de descarga de un individuo.

La propuesta de reglamento pasará ahora al Parlamento Europeo y al Consejo de la UE para la negociación y adopción Además, la Comisión tiene la intención de profundizar en su análisis de los efectos derivados de las diferencias entre las legislaciones nacionales de insolvencia sobre el funcionamiento del mercado interior.

Para ello, se pretende entablar un diálogo con el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la base de la Comunicación aprobada junto con el Reglamento actualizado. Por otra parte, la Comisión pondrá en marcha una nueva consulta pública para recabar las opiniones de las partes interesadas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...