edición: 2908 , Miércoles, 19 febrero 2020
23/12/2019

Baja el precio del gas en Europa tras el acuerdo entre Ucrania y Rusia para el transporte del combustible

Pactan el volumen anual de transito de gas por los gasoductos ucranios pero no precios
Carlos Schwartz
Los ministros de Energía de Rusia y Ucrania cerraron un acuerdo tras dos días de negociaciones en Minsk y el efecto de este anuncio fue una caída en los precios del gas natural en Europa con una cotización de 14 euros por Megavatio hora en las terminales de Holanda y de 36,25 peniques por termia en las terminales británicas, lo que equivale a una caída del 7%. Los ministros disiparon así las tensiones en el mercado por el fin de los contratos por los cuales Kiev permitía el tránsito de gas ruso a Europa que expiraban el 31 de diciembre próximo. Si no se alcanzaba un acuerdo sobre este tema existía el riesgo de la interrupción del tránsito del gas a través del gasoducto. Desde 2005 se  han registrado dos crisis entre Ucrania y Rusia por el tránsito del gas que interrumpieron el suministro a Europa.
Durante el fin de semana el consejero delegado de Gazprom, Alexei Miller, anunció que el acuerdo estaba pendiente de la aprobación de ambos gobiernos pero que las condiciones establecidas se recogerían en un contrato a cinco años por el cual Kiev permitirá el paso de 65.000 millones de metros cúbicos (Bcm) de gas en 2020, y 40.000 millones de Bcm entre 2021 y 2024. De acuerdo con las declaraciones de Miller la empresa responsable del transporte del gas, Naftogaz, permitirá durante los cinco años el paso de 225 Bcm “sujeto al establecimiento de una tarifa competitiva”. De acuerdo con los términos del nuevo acuerdo Moscú pagará a Kiev 2.900 millones de dólares de acuerdo con el laudo del tribunal de arbitraje de Estocolmo y ambas partes desistirán de sus otras reclamaciones mutuas. 

De acuerdo con el ministerio de Energía de Ucrania este acuerdo es para el tránsito de gas destinado al resto de Europa pero no incluye el suministro de gas a Kiev. Ucrania dijo que estaba dispuesta a adquirir directamente gas ruso con un descuento si el resto de los compromisos son adoptados por las partes. De acuerdo con Gazprom la tarifa para el tránsito del gas en 2020 no se ha fijado aún. “Será fijada por un regulador independiente” de acuerdo con la empresa rusa. La caída del precio en el mercado europeo favorece a Ucrania en su negociación para la adquisición directa de gas de Rusia. Kiev siguió transportando gas a Europa tras la invasión rusa de la península de Crimea y su anexión por parte de Moscú. Sin embargo en 2015 suspendió la adquisición directa de gas ruso. Durante los últimos cuatro años el suministro de gas llegaba a la red ucraniana mediante la reversión de flujos desde países a los que se suministra gas ruso a través de Ucrania. Pese al escepticismo de los analistas el primer tramo del acuerdo, el tránsito de gas para terceros países, se alcanzó tras dos días de negociaciones. 

Queda, desde luego, la labor de fijar tarifas para el tránsito y precios para el suministro pero todo parece indicar que se alcanzarán esos objetivos en un plazo de tiempo razonable. Algunos analistas consideran que la disposición de Kiev a renunciar a nuevas reclamaciones y a todas aquellas que aún no tienen sentencia, y a admitir el paso del gas es condicional al precio por Bcm que Naftogaz logre pactar con Gazprom por Bcm para consumo interno en Ucrania. “Mientras el contrato no se firme el 29 de diciembre, decir que el problema del tránsito de gas ruso a través de Ucrania para abastecer al resto de Europa está resuelto es un poco audaz. Y no parece que Kiev vaya a firmar sin haber acordado un precio para el suministro de su propio mercado interno” de acuerdo con una fuente del sector. “El pago de 2.900 millones de dólares no es una concesión, ya estaba fijado por el laudo en Suecia, así que Naftogaz contaba con ello”, añadió. 

La empresa ucraniana en principio aceptó un acuerdo que la ata de manos al renunciar a nuevos pleitos con Rusia y Gazprom. Para Rusia el flujo de gas a Europa es fundamental porque es una colosal fuente de ingresos para Gazprom y para el estado. La respuesta de Moscú para resolver la crisis para el suministro de gas a Europa a través de territorio ucraniano ha sido la construcción de un gasoducto debajo del mar del Norte bautizado Nord Stream que evita el tránsito por tierra firme. La construcción de un Nord Stream 2 ha despertado una fuerte resistencia por parte de países del bloque ex soviético, como Polonia, Estonia, Letonia o Eslovaquia con apoyo de Holanda, con el argumento que dejaba a Kiev desprotegida ante la amenaza rusa.

El presidente estadounidense Donald Trump sometió a presión en reiteradas oportunidades a Alemania para que rompa el acuerdo con Rusia y suspenda la construcción de Nord Stream 2. El Congreso estadounidense tiene en fase de aprobación una ley que incorpora sanciones contra las empresas contratistas que trabajan en la construcción de Nord Stream 2.  Las sanciones han sido incorporadas a un proyecto de ley de Defensa Nacional, presentada al Congreso por el Gobierno, que es un verdadero cajón de sastre. Esta ley incluye desde un aumento del sueldo de los soldados, pasando por la creación de una fuerza espacial estadounidense -desgajándola de su actual división dentro de la fuerza aérea- hasta sanciones contra los bancos que canalicen pagos a Corea del Norte, cuyo objetivo son los bancos chinos fundamentalmente. Los parlamentarios republicanos y demócratas parecen estar de acuerdo con las sanciones y la aprobación de la ley puede ser inminente.

Pero el acuerdo entre Kiev y Moscú después de los incidentes que han rodeado a la relación entre el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y Trump, quien habría presionado al primero para que investigara los negocios del hijo de su adversario presidencial Joe Biden reteniendo pagos comprometidos con Kiev, desbarata la estrategia de los enemigos del Nord Stream 2. La posibilidad de que este acuerdo se materialice es el resultado de la reunión en París entre Zelensky y el presidente ruso Vladimir Putin, auspiciada por el presidente de Francia Emmanuel Macron y con la participación de la canciller alemana Angela Merkel, este mes. Kiev y Moscú tienen especial interés en lograr avances en un plan de paz para la región del Donetz, en la que se libra una guerra discontinua, tras un intento de secesión pro ruso. El transporte del gas en Europa está sujeto a las vicisitudes geopolíticas que incluyen a las circunstancias en África del norte, en particular las de Libia, que esta semana ha solicitado la colaboración de Turquía ante los conflictos que dividen al país.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...