edición: 3070 , Martes, 20 octubre 2020
07/09/2020
banca 
Los planes del décimo grupo bancario de Europa por activos

Caixabank-Bankia, una operación que contempla alianzas con la banca internacional

El nuevo coloso nacional ya tiene una idea muy aproximada de qué bancos extranjeros se pueden incorporar al proyecto, bien en forma de alianzas, bien con intercambio de capital
Juan José González
La integración entre Caixabank y Bankia, cuya propuesta de fusión fue anunciada por ambas entidades la pasada semana es, sin duda, y por ahora, la gran noticia del año del sector financiero. En parte previsible, también razonable desde casi todos los ángulos probables del negocio, factible financieramente y oportuna en el tiempo, en el escenario actual, sin entrar en consideraciones de índole político, quizá marginales y seguramente de menor peso estratégico, la fusión de ambas entidades bancarias constituye el movimiento de arranque para dibujar el futuro mapa del sector. También al margen de consideraciones de mercado, léase el bursátil, el de pensiones, fondos de inversión, hipotecas, crédito, hipotecario, consumo, seguros, cartera de deuda y obra social, cabe reflexionar sobre el papel, el lugar y la función que potencialmente podrá desarrollar el nuevo coloso bancario nacional en el terreno financiero europeo, en la Europa de la Unión. Cuando la operación culmine en una nueva y única entidad bancaria, el coloso tendrá unos 700.000 millones de euros en activos, lo que le situará en el décimo puesto en el ranking de entidades bancarias del continente. Sin duda, una posición relevante en el terreno de juego para alcanzar nuevos objetivos, por supuesto de rentabilidad y eficiencia, solvencia etc. a los que estarán atentas las autoridades del supervisor bancario.
El puesto número diez entre los grandes grupos bancarios de la Eurozona tiene una importancia capital. Le ofrece numerosas ventajas para competir en un sin fin de operaciones empresariales futuras y, por supuesto, también financieras. Un grupo de 700.000 millones de euros en activos cuenta en principio con una `pegada´ potente para hacerse más fuerte en otros mercados donde hoy, por separado, ninguna de las dos entidades cuenta como jugador (por tamaño). Lo que invita a pensar en que las posibilidades de desarrollo de la nueva entidad son hoy, en el principio de la ejecución de la fusión, son inmensas, casi incalculables si se tienen en cuenta las fortalezas de las dos entidades por separado en eficiencia y en capacidad y calidad de ejecución.

Seguramente son las potencialidades que se pueden identificar en la suma de Caixabank y Bankia los motivos que han provocado el entendimiento de los dos equipos de la alta dirección que han llevado las conversaciones, obviamente, con el máximo secreto y discreción. Aunque también es probable que el ámbito de los puntos fuertes y de las ventajas que puede recoger el futuro gran banco no se limiten al de la estrategia de ampliar y ganar posiciones en unos mercados como los señalados antes.

La fusión de Caixabank y Bankia tiene, además, un factor de reflexión muy pronunciado para todo el sector bancario español, sin duda, agitado y no exento de cierto grado de nerviosismo en el resto en la mayoría de los consejos de administración. Supone, de entrada, el pistoletazo de salida de una carrera en la que todos, sin excepción, están implicados: como señalaba Luis de Guindos en unas recientes declaraciones, "en esta carrera ningún banco puede quedarse atrás", "el que se quede, pierde", remataba. Y los consejeros bancarios, los dueños y los representantes de los accionistas, saben que De Guindos tiene razón.

Pues bien, a Caixabank y Bankia parece que no ha sido necesario recordarles que la virtud de solucionar los problemas (y la banca tiene varios, ya se sabe y conocen) se encuentra en afrontarlos con decisión. Quizá sea este un punto crítico en el que se encuentren hoy, todavía, a pesar del movimiento de arranque de los dos bancos que se fusionarán, varias entidades que no terminan de afrontar "el problema", como lo califica el Banco Central Europeo, de la falta de rentabilidad del sector. O quizá otras entidades, léase, BBVA, Sabadell, Abanca, Bankinter y otros proporcionen nuevas sorpresas al público.

No se cita en esta relación a Banco Santander puesto que la entidad ya ha dado muestras de que su posición en los mercados internacionales le permite llevar a cabo otra carrera diferente al resto de entidades nacionales. La sensación general (autoridades, intermediarios, supervisores y accionistas) es que Banco Santander juega en otra liga (además de la del fútbol) en una posición adelantada respecto al resto, en particular en el apartado internacional.

Es precisamente en esa `liga´, europea, internacional en la que la nueva entidad resultante de la fusión está llamada a maximizar sus sinergias, en la `Champions league´ de la banca de la Unión Europea y, en la liga global mundial. Para esas ligas es también obvio que el nuevo coloso bancario nacional cuenta con grandes posibilidades de juego, que serán aún mayores y sólidas en la medida en que la nueva entidad haya incluido en su planificación estratégica la internacionalización de su expansión. En esta nueva etapa internacional, se da por seguro que la entidad nueva ya tiene una idea muy aproximada de qué bancos extranjeros se pueden incorporar, en forma de alianzas o intercambio de capital, al coloso bancario nacional. En esa liga esta llamada la entidad a jugar un papel muy relevante, sin duda la prueba de fuego del proyecto.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...