edición: 2619 , Miércoles, 19 diciembre 2018
20/09/2018
Complacencia oficial versus desaceleración real

Calviño echa un pulso a los pesimistas para imponer su visión feliz de la economía

El Gobierno encomienda a la ministra la promoción del optimismo con un diagnóstico económico `buenista´
Juan José González
La visión optimista, sin reparos, del análisis de la economía, se mantiene en base a cifras que muestran la continuidad del crecimiento, sobre todo del empleo (con la salvedad de los bajones coyunturales provocados por finales de temporada) por la buena marcha de la balanza de pagos, de la deuda privada y del endeudamiento exterior. El mensaje de la ministra de Economía Nadia Calviño, va en la dirección de contrarrestar el pesimismo tradicional que conduce a la inquietud a empresarios y agentes sociales. En cierto sentido, el mensaje feliz del Gobierno contrasta con las malas noticias que llegan del exterior, con una guerra comercial en ciernes y subida de precios energéticos. Detrás de los aciertos, errores y rectificaciones del Ejecutivo se advierte en los últimos días un trabajo grueso por neutralizar y oponerse a los mensajes (documentados con cifras) negativos y pesimistas que comienzan a ver un horizonte difuso para el crecimiento económico. Una primera matización indica que el freno del crecimiento de la economía no es en seco, sino que se ralentiza. Los afiliados a la Seguridad Social se han reducido en agosto, se importa más y se exporta a buen ritmo, pero menos que hace unos meses. Y el descenso del número de turistas que han visitado España este verano parece ser la principal baza de las quejas de los pesimistas. Por contra, el mensaje oficial va en la dirección contraria: promocionar el optimismo, reformas, crecimiento ralentizado, pero crecimiento para concluir con un no hay motivo que justifique el alarmismo creado. Salvo que el motivo sea político y no económico.
En el análisis del tiempo político toca neutralizar la visión pesimista de la economía española, percepción que ha contado con la colaboración catastrofista de algunos intelectuales autores de informes de notable influencia en medios empresariales.

Análisis que han basado sus proyecciones de futuro en un resbalón y un tropezón. El primero en la caída del empleo en el primer trimestre del año y al término de la temporada veraniega reciente. El segundo por el turismo, debido a que este verano han venido menos visitantes (aunque la botella medio llena sería que han dejado más dinero).

Contrasta con los dos datos macro el optimismo oficial, consustancial con la naturaleza del rector de la política económica, el Gobierno y, dentro de él, de la ministra de Economía Nadia Calviño, quien en las últimas intervenciones públicas se ha reafirmado en su convicción de la que la economía sigue creciendo, lo hace a buena velocidad, más y mejor que otros e incluso mejor que nunca.

La visión feliz de la economía no parece haberse detenido mucho en asuntos como la pérdida de competitividad, o la tasa de temporalidad (el doble que en la UE), la precariedad laboral, la productividad, etc. O es posible que sean tenidos en cuenta a la hora de redactar las reformas planeadas y encuentren recursos suficientes y dotados en los Presupuestos del Estado. Los optimistas confían ahora en que la subida de impuestos sirva para resolver desigualdades y reducir la deuda, para reducir el despilfarro y cubrir las necesidades de la Seguridad Social (pensiones). Y los pesimistas sólo ven populismo tributario y desigualdad.

En todo caso, la visión `buenista´ del presente y del futuro inmediato de las autoridades económicas, debería tener en cuenta los riesgos de los malos diagnósticos, aquellos que confunden la realidad con los deseos (Zapatero, Solbes...). Por eso hay que vigilar que las bases que se creen a partir de ahora sirvan para crear empleo sostenible, para frenar el aumento de la deuda pública y no cargar más costes para las generaciones futuras. Se trata de crecer bien, no a cualquier precio. Si falla esta vez el diagnóstico, la recesión llegará antes a la economía española. Entonces ya no estaremos mejor que nunca.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...