edición: 2615 , Jueves, 13 diciembre 2018
13/06/2016
LA OREJA DE LARRAZ

Cambian las reglas comunitarias para autentificar los documentos civiles

Xavier Gil Pecharromán
El Parlamentó ratificó el pasado jueves las nuevas reglas para facilitar la libre circulación en la Unión Europea (UE) simplificando los procedimientos para demostrar la autenticidad de documentos oficiales, como los certificados de nacimiento o de matrimonio emitidos en otro Estado miembro.
Los documentos públicos (por ejemplo, certificados de nacimiento, matrimonio o antecedentes penales) emitidos en un país de la Unión han de ser aceptados como auténticos en otro Estado miembro sin necesidad de llevar una estampilla de autenticación (la conocida apostilla).

Para evitar la necesidad de traducciones, en algunos casos se prevé que se adjunte a los documentos un nuevo formulario multilingüe. La votación en el pleno confirmó el acuerdo informal alcanzado con el Consejo. Tras su publicación en el Diario oficial de la UE, el reglamento entrará en vigor gradualmente y será de plena aplicación a partir de 2019.

Los documentos públicos afectados por el Reglamento son aquellos cuyo principal objetivo sea acreditar el nacimiento, el que una persona está viva, la defunción, el nombre, el matrimonio (incluidos la capacidad para contraer matrimonio y el estado civil), el divorcio, la separación judicial, la anulación matrimonial, la unión de hecho registrada (incluidas la capacidad para inscribirse como miembro de una unión de hecho y la condición de miembro de una unión de hecho registrada), la cancelación del registro de una unión de hecho, separación judicial o anulación de una unión de hecho registrada, la filiación, la adopción, el domicilio o la residencia, la nacionalidad, y los antecedentes penales.

Asimismo, se aplicará a los documentos públicos cuya presentación pueda exigirse a los ciudadanos de la Unión que residen en un Estado miembro del que no sean nacionales cuando deseen ejercer su derecho de sufragio activo o pasivo en las elecciones al Parlamento Europeo o en las elecciones municipales del país de residencia.

Por último, el Reglamento establece impresos estándar multilingües como ayuda a la traducción, que figurarán adjuntos a los documentos públicos relativos al nacimiento, a que una persona esté viva, a la defunción, al matrimonio (incluidos la capacidad para contraer matrimonio y el estado civil), a la unión de hecho registrada (incluidas la capacidad para inscribirse como miembro de una unión de hecho y la condición de miembro de una unión de hecho registrada), al domicilio o la residencia y a la ausencia de antecedentes penales.

Este texto es un primer paso de un proceso largo, cuyo objetivo final es tener documentos públicos comunes dentro de la UE. Las nuevas reglas acaban con la “legalización” o “apostilla” de ciertos documentos públicos, como los usados para probar el estado civil, la paternidad o la nacionalidad. Los eurodiputados y el Consejo acordaron extender el alcance de las normas para incluir documentos que demuestran la capacidad para contraer matrimonio o suscribir una unión civil. También estarán cubiertos los certificados de antecedentes penales.

La simplificación también se aplicará a los documentos que los ciudadanos que viven en otro país de la UE deben presentar si desean votar o presentarse como candidatos en las elecciones europeas o municipales de su país de residencia.

Para evitar la necesidad de aportar traducciones certificadas de los documentos –y ahorrar así tiempo y dinero- se introducirán nuevos formularios multilingües a adjuntar a los documentos. Esto será posible para los certificados de nacimiento, fe de vida, fallecimiento, matrimonio (incluido el certificado de soltería), domicilio y/o residencia, y antecedentes penales.

Para asegurar que los ciudadanos están al corriente del procedimiento simplificado y de la existencia de los formularios multilingües, los eurodiputados incluyeron una disposición que obliga a la Comisión y a los Estados miembros a informar sobre las nuevas reglas a través de páginas web y del portal de e-justicia.

Los negociadores del Parlamento Europeo también incorporaron una cláusula que contempla que, tras dos años, las nuevas reglas podrán extenderse a documentos públicos relativos al estatus legal y representación de una empresa, diplomas y otros documentos académicos, y aquellos que se refieren a una minusvalía reconocida, tras evaluar los resultados de los cambios y también la idoneidad de establecer nuevos formularios multilingües.

El Reglamento suprime la obligación de los ciudadanos de facilitar siempre una copia compulsada o una traducción jurada de los documentos públicos. También podrán usar un formulario multilingüe, disponible en todas las lenguas de la UE, para su presentación como ayuda a la traducción adjunta a los documentos públicos, a fin de evitar los requisitos de traducción.

Por otra parte, establece salvaguardias contra el fraude si la autoridad receptora tiene dudas fundadas sobre la autenticidad de un documento público. En estos casos podrá comprobar esa autenticidad ante la autoridad de expedición en el otro país a través de la actual plataforma informática, el Sistema de Información del Mercado Interior (IMI).

Es importante tener en cuenta, que el Reglamento solo trata de la autenticidad de los documentos públicos, de manera que los Estados miembros seguirán aplicando sus normas nacionales relativas al reconocimiento del contenido y los efectos de un documento público expedido en otro país de la Unión.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...