edición: 2309 , Viernes, 22 septiembre 2017
17/01/2017
banca 

Cambios en los criterios de la Fed exceptúan de parte de la prueba de esfuerzo a bancos españoles

Un inesperado balón de oxígeno para el Santander tras fracasar su filial en tres años consecutivos
Carlos Schwartz
El Consejo de Gobierno del banco de la Reserva Federal, el regulador del sistema en Estados Unidos, ha propuesto aliviar las pruebas de esfuerzo a la que están sometidos los bancos en ese país para un grupo de entidades de acuerdo con sus dimensiones. El criterio genérico de aplicación es que el nivel de rigor debe ser proporcionado a sus dimensiones. A resultas de esta revisión, las filiales estadounidenses del BBVA y del Banco Santanderino al igual que las de BNP Paribas y del banco de Montreal han sido exceptuadas de la parte más dura de las pruebas de esfuerzo conocidas por la designación de Análisis y Revisión Comprensivos del Capital ( CCAR, por sus siglas en inglés). Las modificaciones en las exigencias establecen que las entidades con entre 10.000 millones de dólares y 250.000 millones de dólares en activos, menos de 10.000 millones de dólares de exposición internacional en su balance, y activos totales consolidados no bancarios de menos de 75.000 millones de dólares quedarán exentas del análisis cualitativo de las pruebas de esfuerzo.
Esta modificación anunciada en septiembre pasado y sometida a consulta entonces entraría en vigor para las pruebas de esfuerzo de la Fed este año y beneficiarían también a los bancos estadounidenses que entren dentro de los mismos parámetros. Las pruebas de esfuerzo para la banca adoptadas por la Fed tras la crisis financiera de 2008 son especialmente duras con el objetivo de “disipar las dudas sobre todas las entidades del sistema que son contrapartida de entidades internacionales, dudas que jugaron un papel disolvente del sistema durante la crisis financiera” de acuerdo con una fuente al tanto de las decisiones del regulador estadounidense. Los cambios en la regulación se presentan como un verdadero balón de oxígeno para la filial estadounidense del Banco Santander, que tiene el récord de haber fracasado tres veces consecutivas en las pruebas de esfuerzo de la Reserva Federal.

El análisis cualitativo del capital de las entidades de crédito ha sido la parte más difícil de sortear con éxito en el complejo entramado de las pruebas de esfuerzo del regulador estadounidense, pero las pruebas cuantitativas siguen en pie y deberán ser superadas por todas las entidades sea cual sea su dimensión. El regulador tiene bajo estricta vigilancia a la cabecera del grupo, Santander Holdings USA (SHUSA) no solo por haber fracasado en las pruebas de esfuerzo, sino porque en el segundo trimestre de 2014 rompió con la disciplina de la Fed cuando Santander Consumer USA (SCUSA) pagó un dividendo a uno de los socios fundadores de la entidad dedicada a la financiación de la venta de coches a clientela subprime.

El pago supuso quebrar las condiciones fijadas en la Carta de Objeción, que fechada el 26 de marzo de 2014 estableció el rechazo al plan de capitalización presentado por SHUSA, cuestionó los mecanismos de control interno y algunos principios de gobernanza de la entidad, y estableció las prohibición de pagar dividendos que no fuesen “específicamente autorizados previamente por la Fed”. Con una excepción, el pago trimestral de “dividendos sobre ciertos instrumentos vinculados a acciones preferentes”. La prohibición regía hasta tanto no se aprobara un nuevo plan de capital que el banco español no estaba dispuesto a presentar antes de enero de 2015. La filial estadounidense del banco sufrió en los primeros nueve meses del año pasado una caída en el beneficio neto del 42% que supuso 425 millones de dólares. La filial representa un 10% del beneficio total de la entidad a nivel internacional y sufre problemas desde la adquisición del Sovereign Bank de Filadelfia en 2009 afectado por el impago de créditos hipotecarios tras la crisis de 2008.

El año pasado, SCUSA debió suspender la presentación de las cuentas trimestrales en dos oportunidades. La financiera tuvo un prolongado “periodo de consultas” con sus auditores sobre sus cuentas trimestrales por criterios que podrían afectar a la presentación de cuentas anteriores. Las conversaciones con los auditores, según fuentes del mercado y declaraciones a la SEC, estaban relacionadas con la forma en que SCUSA contabilizaba los descuentos a los que la entidad adquiere los créditos de las concesionarias de marcas, y su tolerancia a las pérdidas en los créditos al consumo. A resultas de este “proceso de consultas” la financiera admitió el año pasado que había contabilizado de forma indebida los créditos adquiridos con descuento durante más de tres años.
En marzo del año pasado, SCUSA no logró cumplir con el plazo de presentación de sus cuentas anuales para 2015 y solicitó a la Securities and Exchange Commission (SEC) una extensión del plazo de presentación.

SHUSA cambió en diciembre de 2015 sus auditores en Estados Unidos dejando a Deloitte y contratando a PriceWaterhouseCoopers (PWC). El banco que atribuyó sus malos resultados en Estados Unidos en los primeros nueve meses del año pasado a un incremento de los costes de las tecnologías de Internet y de regulación, a un incremento de los créditos en mora en el sector del petróleo y el gas y a un cambio estratégico en la financiera SCUSA tenía previsto darle la vuelta a sus operaciones en Estados Unidos este año. En junio de 2016 la Fed señaló la existencia de “debilidades amplias y sustanciales en los procesos de planificación de capital del banco y el insuficiente progreso hecho en el sentido de corregir esas debilidades y satisfacer las expectativas del regulador”.

En una señal más de los problemas que asolan a la entidad en Estados Unidos la presidenta del consejo de administración de SCUSA, Blythe Masters, dimitió de su cargo en julio de 2016. Masters, una ejecutiva sumamente prestigiosa, procedía de JPMorgan y había sido nombrada en un intento de mejorar la relación con los reguladores en ese país. No llegó a ocupar el cargo un año. Le sucedió un hombre de la financiera, William Rainer.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...