edición: 3028 , Viernes, 14 agosto 2020
01/12/2011

Cargarse de razón frente a los ayatolás de Irán

Pedro González
El asalto y saqueo de la embajada británica en Teherán por una horda de medio millar de radicales, presuntamente en connivencia con las autoridades iraníes, aunque éstas lo desmintieran en primera instancia, constituye un nuevo y grave pretexto para que Occidente apriete un poco más la tenaza de las sanciones sobre el régimen de los ayatolás. Además de Estados Unidos, la Unión Europea institucionalmente y cada uno de sus integrantes individualmente, entre ellos España, ha condenado firmemente el “escandaloso ataque” perpetrado contra una legación extranjera, algo “vergonzoso e inaceptable” para todos ellos, y que abre la vía para que la comunidad internacional imponga nuevas sanciones.

El mismo Consejo de Seguridad de la ONU, convocado de urgencia al difundirse las violentas imágenes del saqueo, emitía una severa condena a Irán, cuyo régimen rectificó para “lamentar el inaceptable comportamiento de un grupo de manifestantes pese a los esfuerzos de la policía”.  Supuestamente, los estudiantes radicales iraníes habrían actuado por su cuenta y riesgo, calificando a la embajada de “nido de espías” y confiscando o incendiando documentos confidenciales de la legación. Las imágenes recordaban a las tristemente famosas de 1979, cuando los guardianes de la revolución tomaban al asalto la embajada americana y secuestraban a todo su personal, un cautiverio que se prolongaría para los últimos 50 funcionarios durante 444 días, una bofetada en el orgullo americano, que evitaría la reelección del entonces presidente Jimmy Carter.

Las justificaciones del gobierno de Mahmud Ahmadineyad no han convencido en absoluto ni al Reino Unido ni a sus aliados, cada vez más hartos del regateo a que les intenta someter Teherán a propósito de su programa nuclear, y a las actitudes cada día más desafiantes del círculo de hierro de Alí Jamenei, el Guía Supremo, y quién en realidad ostenta el máximo poder de Irán.
El primer ministro británico decretaba la inmediata evacuación del personal diplomático en Teherán, que empezó a salir del país a media mañana de ayer con dirección a los Emiratos Árabes Unidos. Otros gobiernos de la UE cooperaban en el operativo, que  se completó a media tarde. Simultáneamente, el Foreign Office daba 48 horas a los diplomáticos iraníes acreditados en Londres para abandonar el país. La decisión de David Cameron, que compareció en los Comunes para emplear los más duros calificativos contra Irán, se veía respaldada por la inmensa mayoría de la comunidad internacional, especialmente por Estados Unidos y Francia, los dos gobiernos más duros a la hora de amenazar a Irán con acciones de represalia. “Serán sanciones muy duras”, proclamaba Cameron ante una cámara prácticamente unánime en considerar el ataque a su legación como el punto de no retorno.

Las represalias podrían traducirse en el bloqueo de todos los activos del Banco de Irán en el exterior y en el embargo total sobre las exportaciones de petróleo iraníes, medidas adoptadas de manera parcial en el pasado, pero que ahora podrían reforzarse hasta estrangular por completo la economía iraní. A este propósito, en previsión de que tales castigos provocaran una subida importante de los precios del crudo, Arabia Saudí estaría preparándose a marchas forzadas para incrementar su producción diaria de petróleo y colmar así el hipotético vacío iraní. Así lo ha hecho saber el senador republicano Mark Kirk, autor de un proyecto de ley, conforme a la cual se aplicarían duras sanciones a cualquier institución extranjera que mantenga relaciones con el Banco Central de Irán.  Además de este proyecto de ley, que ya ha sido registrado en el Senado americano, Estados Unidos, Gran Bretaña y la UE anunciaban a comienzos de la semana que no se quedarían quietos ante las conclusiones del último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), según el cual son cada vez más evidentes los síntomas de la dimensión militar del programa nuclear iraní.

La temperatura política en Irán y Siria aumenta por momentos. El Ministerio de Asuntos Exteriores de España ha recomendado a los ciudadanos de nuestro país que no viajen a Siria, y ha pedido a los que ya están allí que salgan inmediatamente. Los síntomas que delatan la realización de  grandes operaciones son cada vez más evidentes, sin descartar absolutamente ninguna opción, incluida por supuesto la bélica.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...