edición: 3024 , Miércoles, 5 agosto 2020
09/01/2019

Carlos Ghosn hace su primera aparición pública en una corte de Tokio y defiende su inocencia

El aun consejero delegado de Renault señala que dedicó 20 años de su vida a la gestión en Nissan
Carlos Schwartz
Carlos Ghosn hizo su primer aparición en público tras su detención en el aeropuerto de Tokio el 19 de noviembre ante una corte de distrito de Tokio. Visiblemente más delgado, su hijo dice que ha perdido 10 kilos, y peinando canas, el ejecutivo que hasta hace muy poco era una estrella admirada en Japón defendió ante los jueces su inocencia. La vista judicial se había solicitado para que los magistrados explicaran los fundamentos de su detención, pero fue utilizada por el alto ejecutivo -que conserva aun el cargo de consejero delegado de Renault y de consejero de Nissan-, para defender su inocencia. Ghosn proclamó su “genuino amor y aprecio por Nissan” y negó de forma categórica las acusaciones y alegaciones hechas en su contra. 
El ejecutivo corre el riesgo de que su prisión preventiva se extienda hasta el juicio que puede realizarse dentro de seis meses. “Soy inocente de las acusaciones hechas en mi contra. Siempre he actuado con integridad y jamás fui acusado de actuar de forma incorrecta en mis muchas décadas de carrera profesional”, dijo el ex presidente de Nissan quien leyó su declaración de un texto con voz clara y firme. “He sido acusasdo de forma equivocada y detenido de forma injusta sobre la base de acusaciones sin mérito e insustanciales”, declaró el ejecutivo de 64 años. 

De acuerdo con las prácticas habituales en los juzgados japoneses el acusado apareció esposado y con una soga atada a la cintura. Con un juzgado abarrotado de gente su principal abogado solicitó a la corte que justificará los 50 días de detención de su cliente en Tokio. Tras leer los cargos el juez que preside la sala alegó que los motivos para mantener la detención provisional eran el riesgo de fuga y la posibilidad de destruir u ocultar pruebas. Uno de los miembros del equipo jurídico de Ghosn dijo al juez que no existía ningún riesgo de que su cliente se fugara y que por otra parte su posición empresarial y su cargo como consejero delegado de una relevante empresa francesa hacían que ese extremo fuese sumamente difícil. Ghosn utilizó los 10 minutos de su intervención para atacar las principales alegaciones que se hacen en su contra, es decir que ocultó su salario real en las cuentas de la empresa y un supuesto abuso de confianza agravado.

En una rueda de prensa tras la sesión judicial, el abogado jefe del equipo, Motonari Otsuru, dijo que los fiscales se apresuraron para juzgarlo y que carecían de base para la prolongada detención de Ghosn. “Como equipo de la defensa consideramos que no existe evidencia de un crimen. El abogado, también ex fiscal, atacó aspectos clave de la argumentación de la fiscalía con el objetivo de acelerar la posibilidad de que el ejecutivo pueda salir de prisión bajo fianza. Otsuru dijo esperar que la fiscalía hiciera cargos formales por quebrantar la confianza o por usar su cargo en Nissan para obtener un enriquecimiento ilícito. 

Los procesados en este tipo de casos, que niegan las acusaciones, habitualmente son mantenidos en prisión hasta la celebración del juicio. El abogado señaló que con la masa de documentación que será necesario traducir al japonés la realización del juicio puede demorarse al menos seis meses. Una audiencia como la realizada, de acuerdo con la legislación japonesa, sólo puede solicitarse una vez lo cual excluye la posibilidad de otra aparición de Ghozn en público antes del jucio, a menos que se le permita la libertad bajo fianza. El ejecutivo aprovechó la vista para su alegato. El 21 de diciembre la fiscalía dijo que sospechaba que Ghosn expuso a Nissan en octubre de 2008 a una pérdida potencial de 16,5 millones de dólares al transferir de manera temporal a la empresa un contrato de derivados.

Ghosn explicó en la corte que corría el riesgo de sufrir fuertes pérdidas a causa del contrato que tenía por objetivo protegerlo de la pérdida del valor en dólares de su salario en yenes en Nissan durante la crisis financiera. Otsuru explicó que la fiscalía no había tenido en consideración el acuerdo entre Ghosn, Nissan y el banco, en el que se especificaba que cualquier pérdida sería pagada por el ejecutivo. Los fiscales se negaron a comentar el caso más allá de sus declaraciones públicas en las que se establecieron los cargos y sospechas.

El abogado atacó también otro conjunto de sospechas en torno al empresario Jaled Al Juffali y basadas en el hecho que éste ayudó a Ghosn a salir de sus problemas financieros y luego cobró 14,7 millones de dólares de Nissan. De acuerdo con los fiscales esos pagos fueron para el beneficio de Juffali y Ghosn. Otsura puntualizó que Juffali hizo los arreglos necesarios para extender una carta de crédito de 3.000 millones de yenes cuando en febrero de 2009 Ghosn retomó de Nissan el contrato de derivados a su nombre. Pero afirmó que los pagos que Juffali recibió posteriormente fueron por servicios concretos desarrollados en el Oriente Próximo para ayudar a los negocios en dificultades de Nissan en la región. 

Otsuru, que dirigió la sección especial de investigación de la fiscalía que ahora lleva la causa contra el ejecutivo, afirmó que sus antiguos colegas se habían apartado de las normas en este asunto señalando que lo habitual es que se haga una audiencia con la persona que ha recibido los pagos para determinar por cautela si existía alguna razón para que cobrara dinero de la empresa. El abogado dio a conocer una declaración hecha por Juffaly en la que el empresario afirma que fue pagado por Nissan por asistirla en sus negocios en Oriente Próximo.

Cualquier alegación de un quid pro quo entre la asistencia de Juffali con una carta de crédito y los pagos de Nissan carecían por completo de fundamento, de acuerdo con la declaración. De forma separada la compañía de Juffali emitió otra declaración para los medios de comunicación en la que se respalda la versión de Ghosn. Fuentes jurídicas no vinculadas con este caso afirmaron que las posibilidades de que haya un veredicto de inocencia han aumentado a causa de la información sobre los servicios brindados por Juffaly a Nissan. La empresa no sufrió pérdida alguna por el traspaso temporal del contrato de derivados retomado por el titular original posteriormente. 

La audiencia se  produce cuando la empresa ha ampliado la investigación sobre su ex presidente al conjunta de sus operaciones financieras a escala internacional. En esta investigación se había involucrado a dos colaboradores próximos de Ghosn. La empresa afirmó que había encontrado evidencias del uso de gastos de empresa para su benefocio personal. Mientras tanto la única acusación en el juicio sigue siendo el ocultamiento de parte de los ingresos pactados pero no percibidos en la contabilidad de la empresa. Respecto de este punto en particular Ghosn afirmó en la vista judicial que no había un contrato vinculante con Nissan para el pago de una cantidad por otro lado no develada. El ejecutivo afirmó que: “Para mi la prueba es la 'prueba de la muerte'. Si yo muriera hoy, ¿podrían mis herederos exigir el pago de una cantidad distinta que la de mi pensión? La respuesta inequívoca es NO”.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...