edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
07/11/2008
Última oportunidad

Castellano asume el reto de hacer la transición en ONO

Rentabilidad, deuda y caída de ingresos, en la agenda del nuevo presidente
Ana Zarzuela

Tiempos de transición. Es la propia operadora la primera en ponerle apellidos a la travesía que pilota ya su nuevo presidente. Vientos de cambio pero -aviso para navegantes- jura que por ahora no pasan por el escaparate de la venta, ni siquiera por alguna metamorfosis accionarial. ONO no esconde sus heridas. Ni las propias -un rendimiento por debajo de lo esperado, 4.000 millones de deuda y caída de ingresos-  ni las de un mercado en el que la banda ancha no escapa al descenso del consumo.

Se prepara para apretarse el cinturón, con Castellano al volante de una nave, la de los 100 megas y el cableado del 85% del territorio nacional. La misma que espera que, tras la travesía de un desierto en el que no está sola, le lleve hasta las orillas de la recuperación. Será ahora o nunca si, en plena guerra de la fibra, quiere hacer valer los atractivos del único grupo con una red nacional alternativa a Telefónica.

El ex consejero delegado de Inditex y hasta ahora consejero independiente en ONO cuenta con los fondos CCMP, Providence, Thomas H.Lee y Quadrangle y el resto de los socios extranjeros, que suman un 68,4% del capital y con al menos el laissez faire de los 80 accionistas españoles que controlan el 21% de la empresa. Con los galones de primera operadora de cable española, casi 3,9 millones de servicios contratados (RGUs) y más de seis millones de usuarios y con un tratamiento de choque que pasa por un Expediente de Regulación de Empleo a 1.300 empleados -un 30% de la plantilla- reducción de costes, repliegue de su paraguas comercial y del departamento de pymes y medidas de mejora del servicio. Ya había advertido que los 363 millones de inversión material (capex) prevista para este año no se iban a gastar en su totalidad.

Castellano no lo tiene fácil. Asume el timón de una operadora que tiene que hacer frente a vencimientos de deuda crecientes: 113 millones de euros en 2008, unos 200 millones en 2009, 418 millones en 2010 y 500 millones en 2011. Y, a la vista de que sus flujos de caja se elevan a unos 250 millones anuales, sus caminos –al menos en un primer momento- pasan por la mejora del ebitda y por la vereda de la reducción de costes. A las aportaciones adicionales de los socios, la entrada de nuevos accionistas, o la realización de emisiones de deuda al mercado, de momento ni estan ni se las espera. Si llegan -espera la nueva dirección- lo harán con la travesía del desierto ya a sus espaldas. Las cifras a partir de mayo dejan claro que la banda ancha no es inmune al tsunami del tejido financiero y el consumo. Y aunque todos los competidores de Telefónica han flaqueado respecto a sus registros habituales, los operadores de cable (el 21% de clientes de banda ancha) lo hicieron más que los de ADSL (22%).

ONO y el resto captaron sólo el 10% de los nuevos clientes. Las contrataciones de banda ancha cayeron el 27,34% en septiembre respecto al mismo mes de hace un año, hasta las 82.077 líneas nuevas. Y se las 82.077 nuevas líneas contratadas, 72.997 correspondieron a conexiones DSL, que llegaron a los 7,06 millones, mientras que las de cable sumaron 9.080 líneas nuevas y alcanzaron 1,73 millones. Pero el ADSL toca suelo comercial. Las ofertas ya no pueden bajar más. El mercado necesita aire fresco, y los operadores lo han encontrado en las nuevas velocidades 30, 50 y 100 megas, los nuevos horizontes a explotar a partir de ahora.

COLCHÓN OPERATIVO

Paradojas del mercado, en plena tormenta de las telecos europeas y a pesar del descenso del consumo en ADSL y el cable en el último semestre, desde que hace cuatro años los cuatro fondos de inversión extranjera desembarcaron en ONO, éste es uno de los mejores momentos de sus operaciones. Elevó su cuota de ingresos en banda ancha en el segundo trimestre y por primera vez cerró el semestre de enero a junio con 20 millones de beneficio neto (frente a pérdidas de 186 millones en el mismo periodo de 2007),  pero las luces rojas de su facturación (cayó el 0,3%) y el descenso de Internet perfilan un horizonte adverso a medio plazo que la operadora trata de opacar con las luces de su Internet a alta velocidad y sus galones de líder en la banda ancha por cable. ONO mantiene su política destinada a reducir negocios no rentables (como el acceso indirecto residencial y corporativo) y a desarrollar el negocio residencial de acceso directo, que aumentó su facturación un 4,9%. Y, vestida de su nuevo traje de ‘números negros’ prepara su desfile por la pasarela del Internet de velocidad puntera.

En plena guerra de la banda ancha, la CMT le ha puesto a ONO en bandeja la oportunidad con la resolución cautelar de la fibra, las operadoras alternativas con su mutis y Telefónica -con su red FTTH- le da cuerda a la urgencia. Son las operadoras alternativas y las low cost ibéricas las primeras en asumir, aunque sea en voz baja, que todos los caminos pasan por la fibra, o lo que es lo mismo a Telefónica, Ono o una inversión que se niegan a hacer, por mucho que las canalizaciones le ahorren un 80%. ONO se desmarca de las denuncias de las operadoras alternativas, adelanta por la derecha a Vodafone y Orange; salta a la pista y promete medirse las fuerzas y la banda ancha con las filas de Alierta y su red Futura.

Castellano asume el volante de Eugenio Galdón en la carrera por los 100 megas, un ‘auto’ vistoso, exclusivo, al que por ahora sólo César Alierta y él aspiran a subir a corto plazo. Ono no pudo acercarse a los 30 megas de Telefónica en su momento, pero ahora ofrece 50  y su evolución a través de los sistemas docsis le permiten estirar las prestaciones del cable hasta los 100 megas, tanto en sentido ascendente como descendente, un horizonte por el que espera pasearse antes de fin de año. Las futuras evoluciones de docsis presumen de transferencias futuras de descarga de 160 Mbps, mientras que sus competidores –excepto Telefónica- no pueden pasar de 10 en la mayoría de los casos. En las zonas en las que el cable es muy activo (Galicia, Cantabria, Asturias, Euskadi, Levante, Albacete, Cádiz, etc), casi se reparte a solas el mercado entre ONO y Telefónica; el resto de grupos alternativos como Orange, Vodafone o Jazztel tienen que conformarse con cuotas de mercado muy pequeñas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...