edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
26/03/2010
OBSERVATORIO DE TELECOMUNICACIONES

Castellano y Portela ya pueden acelerar la "segunda transición" de ONO

Con la recapitalización de 200 millones de euros y la renegociación de 3.600 millones de deuda puede revertir las cargas de la rentabilidad y recuperar su baza de crecimiento: más inversión y clientes
Hará valer la red de fibra, acelera en las altas velocidades, amplía su tv de pago, busca sitio en el móvil y redoblará las ofertas de banda ancha y triple play
Ana Zarzuela

Llegaron a la primera operadora de cable en plena tormenta, accionarial y de resultados. Ofrecieron la cirugía necesaria para darle la vuelta a los números rojos y aligerar sus más de 3.900 millones de euros de deuda. Sus recetas pasaban por la mejora del ebitda y por la vereda de la reducción de costes y Castellano y Portela se han ceñido a ellas: Ono se ha subido al carro de la rentabilidad (50 millones de beneficios anuales por primera vez desde 1998) y le han quitado manchas al escaparate financiero, el que más miraban sus fondos de inversión y sus 79 bancos acreedores. Prometían hacer de 2010 un año decisivo y ha empezado a serlo ya: el desembarco de Mercader al frente de la Dirección Residencial cierra el círculo de los ajustes en su cúpula directiva  y la confianza de sus fondos de inversión. Pero la ‘travesía del desierto’ le ha pasado a Ono los peajes de la ralentización en suma de clientes y en su cuota de mercado y el recorte de las inversiones un 41%. Unas facturas que la operadora quiere revertir, ahora que tiene que transitar desde el alarde de austeridad al examen del crecimiento. Con el 'ahora o nunca' de la operatividad, Castellano intentará hacer valer la mayor red nacional de fibra óptica alternativa a la de Telefónica, apostar por su ariete docsis para redes ultra-rápidas y buscar alianzas o al menos mayor sintonía con las demás cableras para consolidar posiciones propias en el mercado móvil. Regresa al granero de sus clientes de triple play, un 36% de los contratos en el último año; acelera la carrera de precios y velocidades del adsl, aunque para Ono llega con las ofertas de Vodafone, Telefónica y Jazztel ya sobre la mesa y la desventaja de todas las operadoras de cable en el mercado del adsl: entre todas sólo han captado un 9% de las nuevas altas en el último mes.

Ono quiere hacer ahora tendencia del último trimestre, con un crecimiento de nuevo en abonados-38.000 nuevos servicios contratados-, de ingresos -del 0,1%, hasta 372 millones-. Pero todas sus carreras dan en muros ajenos. Telefónica ha visto cómo se reducía su cuota en móvil y banda ancha, pero en telefonía fija logró aumentar su cuota de mercado por ingresos, hasta el 80,1% en el último mes, a costa de las cesiones de Ono y de Orange. Los muros del acceso a internet le han permitido a Ono un incremento del 3,4% en clientes de Internet de banda ancha en 2009, pero  en el mejor mes para la banda ancha española desde hace dos años son Jazztel, Vodafone, Orange los que han sumado casi el 60% de las 100.000 nuevas altas en enero y el 39% de Telefónica, de espaldas a la tendencia a la baja de los operadores de cable, que llevan muchos meses captando menos que su cuota de mercado y en enero han vuelto a bajar. La avanzadilla comercial en tv de Ono choca  con la reacción de Imagenio, no menos que en la mejora de loa cuota de Euskaltel, Telecable y R, las mismas cableras que le pelean la penetración en sus ‘feudos’ del norte.

Desde su llegada en mayo, Portela le aplica a Ono el mismo corsé a las inversiones que Castellano sintonizó en 2008 con los inversores, tanto como para ser la operadora de las seis grandes (Telefónica, Vodafone, Orange, Ono, Yoigo y Jazztel) que más ha recortado su capex (inversiones centradas en el despliegue y actualización de redes) durante los últimos doce meses, un 41%, (frente a la media del 17,4% del conjunto, con la consigna de no reducir demasiado los márgenes), hasta 220 millones de euros, por la "decisión de preservar liquidez para hacer frente al duro entorno macroeconómico". Dejó de ampliar su cobertura, restringió la mejora de sus servicios y ralentizó la evolución de  su red de cable coaxial al estándar DOCSIS 3.0 que permite aumentar la velocidad y ofrecer 50 megas. El tratamiento de choque que la dejaba en fuera de juego con el repunte inversor de Telefónica en el cuarto trimestre y el incremento del capex de Jazztel le ha permitido a Ono, por primera vez desde su lanzamiento en 1998, asomarse a los primeros beneficios anuales de su historia, 50 millones de euros en 2009, frente a pérdidas de 26 millones el ejercicio anterior. Hasta ahora ha salvaguardado la crisis gracias a la optimización de procesos y el ajuste de costes (un 13% en el año) para "preservar liquidez”, las mismas recetas que le permitían  mejorar su ebitda un 4,2% en 2009, hasta 730 millones de euros, elevar su margen bruto el 78,3% y su flujo de caja operativo EBITDA-Capex) en un 56%, hasta 510 millones de euros.

Pero la ecuación de la rentabilidad, a cambio, se ha cobrado sus efectos secundarios en todas las variables del crecimiento: las inversiones, los ingresos y la suma de clientes. No es sólo la crisis económica -Ono dixit- y sus derivadas (el descenso en el consumo telefónico y en eventos en la plataforma de televisión de pago del operador) las que explica que la operadora cerrara el año con 1,902 millones de clientes residenciales, 17.000 menos que en el ejercicio previo: el retroceso de casi un 1% entre sus clientes residenciales tiene también los colores de la contención en la ‘pesca’ de usuarios, Ono le ha huido al viaje de ida y vuelta de los churners y sus riesgos y ha tratado de ‘vacunarse de los infieles’ políticas para lograr usuarios con vocación de permanencia y la introducción de barreras de entrada como los gastos de instalación para asegurar la fidelidad del cliente. Las mismas que le han permitido consolidar su liderazgo con un 36% de su base de clientes con contratos de play' o paquetes combinados de servicios de teléfono, televisión de pago e Internet (que cuentan con ratios menores de desconexión) y aumentar los servicios contratados por cliente -RGU´s-  hasta los 2,17, un 1,7% más. Pero a cambio de reducir hasta 1,902 millones su cartera, no muy lejos de los 1,8 millones de clientes residenciales de cable con los que despegaba en 2008.

El ‘rey midas de Zara’ reconocía, cuando llegó a Ono hace 18 meses, que la deuda era su ‘bestia negra’. Se subió al carro de la metamorfosis de su cúpula directiva sin esconder sus heridas. El triunfo del modelo comedido, la contención de costes y la gestión de los recursos ya existentes -que eran la bitácora buscada por los fondos extranjeros- se imponían hasta ahora. No eran tiempos de experimentos, lo advertía Jonathan Cumming con las riendas financieras de ONO sujetas bien cortas. Marcaba Castellano entonces los hitos de una travesía del desierto que ha pasado por las arenas del ERE, un fuerte recorte de plantilla a principios de año en busca de la reducción de los gastos operativos (cayeron un 13%), la reducción de su músculo comercial la visibilidad en el mercado de Ono, el freno a la agresividad de nuevas captaciones y portabilidades en la que sus rivales como Jazztel y Telefónica han pescado desde entonces, sobre todo porque en las zonas en las que el cable es muy activo (Galicia, Cantabria, Asturias, Euskadi, Levante, Albacete, Cádiz, etc), casi se reparte a solas el mercado con su gran competidor y las cableras regionales, a la vista de  que el resto de grupos alternativos como Orange, Vodafone o Jazztel tienen cuotas de mercado muy pequeñas. Por eso no habrá concesiones al optimismo de las previsiones para los próximos meses, no las ha habido al menos al calor de los primeros resultados en ‘negro’ de la operadora de cable. En su plan de negocio para 2010, sigue dando por hecho que sus resultados empeorarán en la mayoría de las variables. Según las cifras comunicadas a analistas y acreedores,  prevé facturar en 2010 entre 1.450 y 1.500 millones, frente a los 1.512 de 2009. El Ebitda estará entre 700 y 720 millones (frente a 730 millones en 2009) y el flujo de caja libre también será inferior, después de que la compañía vuelva a invertir y encaje la previsible alza en los desembolsos.

COMIENZA EL TIEMPO DE DESCUENTO

Ono cierra el círculo de su cúpula directiva, después de dos años de tormentas. Si la salida de Emilio Galdón y la llegada de Castellano como nuevo presidente en noviembre de 2008 -respaldado por los fondos de capital riesgo y los bancos acreedores- y de Rosalía Portera como Consejera Delegada marcaron el principio del fin de su primera transición, el desembarco de los últimos fichajes para el segmento residencial aceleran los primeros sones de la segunda transición de Ono. Guillermo Mercader desembarcó el 18 de enero en la primera cablera española como director general de Residencial con la experiencia de Orange y un objetivo ‘oficial’: incrementar el volumen de las ventas, aumentar el número de clientes y minimizar el impacto de una crisis que le costaba la erosión de un 0,2% de su cuota de mercado sólo en el último tercer trimestre del año en manos de la recuperación de Telefónica, la avanzadilla de las alternativas en banda ancha y el boom de internet en movilidad. Si después de siete años en Ya.com, en los dos últimos años, como director comercial de Orange se colgó la medalla de la banda ancha e hizo de la ‘digestión’ de Ya.com (entonces poco más que un portal de internet) una teleco de ADSL, con 400.000 clientes, ahora aterriza en el equipo de Portela con la misión de estirar las costuras de la banda ancha de la operadora del cable. La nueva Dirección General gestiona desde investigación de mercados hasta políticas de retención, definición de producto, estrategia comercial, reparación de averías, diseño de programación de TV y atención al cliente. En sus hombros recae el epicentro de la ‘segunda transición’.

Ono se enchufa a todos sus ‘oxígenos’ ya había empezado a hacerlo desde el último trimestre de 2009. El financiero ha consumado el respiro de la  recapitalización de la compañía desde marzo y está a punto de ultimar el proceso de renegociación de sus 4.000 millones de euros de deuda con el sindicato de bancos. Los dos cuentan con el respaldo público -y materializado, como exigían las entidades financieras- de sus accionistas. No sólo porque los socios de Ono, entre los que destacan los fondos CCMP Capital Advisors, THL y Providence Equity Partners, acordaron el 8 de marzo inyectar 200 millones para robustecer los fondos propios de la operadora, sino porque le han dado pista libre a la refinanciación de deuda que cuenta ya con el respaldo de la casi totalidad de los bancos implicados. Un paso adelante para el retraso en el calendario de vencimiento del préstamo sindicado -a lo largo de 2010 vencen 414 millones de euros-, ganar tiempo e ir refinanciando su deuda con vencimientos de unos 200 millones de euros anuales, para resolver el grueso de la deuda en 2013 mediante una emisión de bonos a largo plazo o una OPS con una ampliación de capital. Lo justo para empezar a pasar la página de los lastres de Auna, con los que caga desde que en 2005 Ono adquirió el negocio de cable de su competidor por más de 2.000 millones de euros. Además, ONO y los sindicatos aprobaban al cierre de año su primer convenio colectivo, que garantiza la paz social durante los próximos tres años, la subida de sueldo anual y la igualdad de los trabajadores.

Acaricia el acuerdo con los 79 bancos acreedores para la refinanciación de su deuda sindicada. Ya está sobre la mesa de Portela el visto bueno al aplazamiento del vencimiento de los 3.600 millones de deuda y con ellos -su Consejera Delegada dixit-  no sólo un ajuste los vencimientos a corto plazo con el esquema de generación de flujo de caja del negocio, sino una inyección de liquidez que aplicarán, por vía directa, a sus arterias operativas: nuevas inversiones en el despliegue de la red de fibra óptica, el lanzamiento de nuevos productos, desarrollo del negocio de telefonía móvil y afianzar "aún más" la relación con los clientes-. Portela y Jonathan Cumming, -su director financiero- cocinan para el medio plazo otras vías de generación de recursos financieros, desde una emisión de bonos, a  una ampliación de capital o una eventual salida a Bolsa.

La banca acreedora y sus accionistas han recibido el mensaje de Portela y tanto con el acuerdo de refinanciación como con la intención de aportar 200 millones de euros de manos de los accionistas a través de un préstamo participativo (125 millones a disposición de Ono de forma inmediata para impulsar sus planes de negocio y otros 75 reservados para desembolsarse "sólo" en función de las necesidades de liquidez) dan su aprobado a su capacidad para apretarse el cinturón, generar beneficios y mejorar márgenes. Con el primer EBITDA positivo, José María Catellano ha convenido a socios y acreedores de que el futuro está despejado. Han pasado el sarampión de la supervivencia y, con la refinanciación a su deuda, comienzan a hacerle la digestión completa a la compra de Auna. Pero, con lo más duro de la travesía del desierto ya a la espalda de sus planes, ahora a los de Castellano y Portela les aguarda la hora de la verdad del crecimiento, en un mercado en plena guerra de precios, de velocidades y de servicios del adsl. Buscan ya vacunas para unos ingresos que se han reducido un 5,3% en los últimos doce meses (hasta 1.512 millones de euros, por debajo de sus previsiones de entre los 1.535 y los 1.570 millones) y un arpu (ingreso medio por usuario) que se ha visto mermado en un 4,1%. Y se atreverán, por primera vez a saltarse sus dos líneas rojas: la carrera de la suma de clientes y las inversiones para la expansión de redes. 

EL RETORNO A LOS ORÍGENES Y UNA ‘NAVE’ MÁS DIVERSIFICADA

Castellano ya asumía en noviembre de 2008 el volante de Eugenio Galdón en la carrera por los 100 megas, un ‘auto’ vistoso, exclusivo, al que sólo César Alierta y él aspiraban a subir a corto plazo. Los de Rosalía Portela calculan ahora que llegó el momento de hacer valer la red propia de nueva generación (y en ella, la de Acceso Cable, que cubre las 300 principales ciudades españolas con acceso a 7 millones de hogares) y las ventajas en fibra óptica de la operadora con la mayor red propia de FTTH, aunque Ono se apretó el cinturón, redujo su Capex y a pesar de que sólo el 1,5% de los hogares están adaptados a DOCSIS 3, ya ofrece 50 megas en algunas zonas de Madrid. Lejos quedan las zozobras -con freno y marcha atrás- de los 25 megas por las que transitó en 2008. En menos de dos años, espera que sus clientes residenciales tengann acceso a conexiones de 100 o 200 megas y a nuevos servicios interactivos y de alta definición, servicios avanzados a través de un decodificador PVR que permita grabar y rebobinar y video bajo demanda: un horizonte por los que pasa su apuesta para el servicio de TV.

En doce años, los operadores de cable han invertido 9.000 millones de euros y tienen 8,5 millones de hogares y negocios conectados a fibra, pero a las cableras españolas no les termina de despegar el boom del sector: en 2009 sólo han captado el 13% y en conjunto perdieron cuota de mercado frente al ADSL, de espaldas al despliegue de óptica y los avances de la televisión digital. Les pesan aún la cobertura y los precios ante la agresividad de los operadores de adsl y desde el último año, la competencia de la banda ancha móvil. Orange, Movistar y Vodafone miran a internet, el único negocio que sigue al alza, aunque su crecimiento ya no tiene nada que ver con el de otros tiempos facturó sólo un 1,2% más en el último trimestre de 2009. La banda ancha en movilidad ha disparado en un solo trimestre las tarjetas y los módems hasta los 1,72 millones. Ni Orange, ni Vodafone ni Movistar quieren excluir a los clientes prepago y las tarifas planas de un mercado que crece al doble de velocidad que los clientes de adsl y cable. Las tres sintonizan con los fabricantes, ahora que Movistar y Vodafone ya han blindado el tirón de los smatrphones, aterrizan los precios de los móviles inteligentes. Hasta ahora, las nuevas ofertas, modelos y aplicaciones han permitido que la venta de terminales aumentara un 4% en los doce últimos meses, hasta los 52,9 millones de clientes. Unas barreras que ONO quiere saltarse de nuevo. Ya durante 2009, ha apostado por la Banda Ancha Móvil como complemento a su oferta de Internet. 

En fijo, busca una ‘calle’ propia en una carrera que Vodafone y Telefónica han desatado desde el pasado otoño. Desde el verano Ono ha regalado banda ancha de 6 megas durante dos meses, no quiso quedar en fuera de juego con las promociones estivales de sus competidores y ha aplicado una disminución en el precio de los paquetes de telefonía y televisión que incluyen 50 megas. Y acaba de repotenciar la carrera de las velocidades de subida -que pasará de de 150 a 300 kbps y de 300 a 500 kbps- y la duplicación desde abril -de forma escalonada- de la velocidad de navegación a sus clientes de 3 y 6 megas hasta 6 y 12 megas "reales". En palabras de Mercader, quieren "extender el uso masivo de los 6 megas como velocidad mínima". La reducción de precio de los combinados triples desde julio, las iniciativas para su servicio de banda ancha -un aumento del 8% en las conexiones, para garantizar el 100% de la velocidad contratada; la rebaja de precios desde abril y un aumento previsto de la velocidad de subida para las conexiones de 3, 6 y 12 Mb- le han permitido sortear en las olas del mercado de internet, en su trimestre más agitado: al fin y al cabo, los clientes de Internet crecieron un 3,4% más, hasta los 1.326.000 en 2009. Pero desde hace algún tiempo había dejado de subvencionar las altas a nuevos clientes, mientras la competencia -Jazztel y Vodafone muy por delante de Ono- no paran de crecer, por encima de la cuota de mercado de Ono, que se ha erosionado un 0,9% durante el año: lejos queda el buen ritmo obtenido en la captación de clientes de Internet, con 30.000 nuevas altas en el primer semestre de 2009: más de 15.000 clientes abandonaron la compañía en tan sólo 3 meses. Apenas gana 1.243 clientes, y para la banda ancha, con un dato similar, 1.101 clientes nuevos en los últimos registros de la CMT, mientras  que Telefónica sumaba 92.000 altas nuevas en el último trimestre en su servicio de ADSL, más que en los 6 primeros meses del año.

LA TRINCHERA TELEVISIVA Y LAS CABLERAS REGIONALES

La compañía “líder en comunicación y entretenimiento por banda ancha” mantenía en octubre su primacía de audiencia en todas las franjas horarias de la TV de pago, con un ‘share’ del 6,83%. Se ha hizo con más de 100.000 del total de 1.040.043 abonados en los tres primeros meses de GolTV y baraja de nuevo las ‘cartas’ de su televisión de pago: acaba de incorporar Aprende Inglés TV y el canal de la Televisión Digital Terrestre Veo7, pero también llegan las bajas al dial, ya que desaparecerá People+Arts. Y desde enero lanzó dentro de su servicio de video bajo demanda (Videoclub), la modalidad 'Primera butaca', mediante la cual los clientes podrán disfrutar de una selección de películas que estarán disponibles el mismo día de su lanzamiento en DVD. Es verdad que el mercado sólo ha crecido en 50.000 clientes en los doce últimos meses, pero Ono no puede opacar que gracias a la pérdida de 64.000 usuarios de su base de clientes y de dos puntos de cuota de mercado encabeza el club de los perdedores de la tv de pago, junto a  Sogecable (que se ha dejado 200.000 clientes y una reducción de su cuota de mercado por abonados en un 5%) y  Digital+ (-el grupo que más cuota de mercado ha perdido, 5,25 puntos porcentuales). A Ono le duele en carne propia el auge de Mediapro (que ha logrado, partiendo de cero y a partir de septiembre, unos 150.000 usuarios directos a través de su oferta de TDT y que sumó un total de un millón de clientes, utilizando como distribuidores a los operadores de telecomunicaciones) y del Imagenio de Telefónica, que incluyó gratis el paquete de fútbol Gol TV en su oferta estándar, lo que le permitió sumar más de 90.000 clientes durante 2009 hasta sobrepasar ya los 702.000, ganar dos puntos de cuota de mercado y superar el 17%. Telefónica quiere aumentar su cuota en el mercado de la televisión de pago y ha dirigido su foco a sus clientes de ADSL apretados por la crisis: el nuevo Imagenio flexible reduce sus precios a la mitad que el Imagenio Familiar, su oferta estrella.

Pero sobre todo, a Ono le pesa el avance de las tres operadoras de cable regionales, le recuerdan el ‘quiero y no puedo’ de su política de contención del crecimiento y austeridad en las inversiones: Euskaltel sumó casi 32.000 usuarios, la gallega R 18.000 clientes y la asturiana Telecable agregó 12.000 abonados nuevos, de forma que en conjunto sumaron 61.000 nuevos usuarios. Por eso, sobre todo, Ono se piensa, en sintonía con el resto de los operadores de cable, un sitio propio en el mercado de la telefonía móvil. Los cableros y la Administración han empezado a coincidir en que la distinción entre operadores fijos y móviles ya no tiene validez, y que los grandes grupos quieren estar en los dos campos. Y eso pasa, según los operadores, por disponer de frecuencias y redes propias y superar el esquema actual, en el que alquilan la red de los grandes operadores (Euskaltel, R y Telecable usan la red de Vodafone, mientras que Ono tiene un contrato con Movistar). Como adelantaba Expansión, los contactos entre los cuatro operadores de cable han acelerado a raíz de la llegada del nuevo equipo gestor de Ono, hace ahora un año y ahora pasan por barajar junto a la Setsi una solución que les permita a los operadores de cable convertirse en actores en el negocio móvil con apellidos propios, aunque sea con acceso al refarming que Industria destapará en 2010, pero los cuatro grupos son altamente complementarios, tanto como para que las sinergias puedan contagiarse a otros segmentos de sus negocios.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...