edición: 2741 , Martes, 18 junio 2019
01/12/2014
Botín le somete a reválida

Catalunya, la última oportunidad para García Candelas

Mercado en estado de río revuelto: independentismo, falta de reacción de BBVA y Santander con necesidad de capital
Enrique García Candelas, director general comercial de Banco Santander
Juan José González

Ana Botín no será la que le marque a Enrique García Candelas, director general comercial, el mismo camino que a Javier Marín: despido en forma de jubilación. Situará la pelota del `marrón´ en el área del consejo para que el nuevo consejero delegado José Antonio Álvarez ejecute la decisión. Una jugada que es nueva porque ahora ya hay un responsable nombrado para ese trabajo y no en funciones como era Marín. La presidenta no quiere mancharse más las manos, tan sólo lo imprescindible, porque a partir de ahora cualquier despido (y le quedan unos cuantos, quizás los más comprometidos) sólo sumaría mayores dosis de animadversión entre una plantilla del grupo financiero que hoy se sabe insegura, desconcertada y temerosa. La presidenta ha dilapidado en unas semanas un activo que el patriarca había sembrado a lo largo de décadas en la organización, cuando aún no han transcurrido 100 días desde su nombramiento (10 de septiembre) ya figura en su balance personal en negativo. La ofensiva del banco rojo en Catalunya, con una cuenta de alta rentabilidad, ganar pymes y cuota de mercado, estará dirigida por el director general comercial, en el ojo del huracán, en el de la presidenta, atenta a la que puede ser, la última batalla del veterano Candelas.

Tras ejecutar con mano de hierro la primera fase de limpieza en el staff y en el consejo, y con el nuevo consejero delegado, Álvarez, en plena faena, la presidenta del grupo Santander se puso manos a la obra: ahora le toca a los ingresos. Sabe que tiene a libre disposición y dedicación completa a un poderoso ejército, o red comercial, integrado en el mercado español por 4.000 oficinas que trabajan para 13 millones de clientes. Es conocedora de su debilidad en el mercado catalán, un 9% del mercado que es mucho menos del que tiene en el resto de España. En Catalunya tiene el Santander un escaso ejército: apenas 474 oficinas y una plantilla desmotivada que lleva viviendo varios ejercicios difíciles con una competencia que es cada vez más fuerte y que se encuentra mejor armada. En los últimos tiempos ha venido restándole clientela. 

Y desde la reestructuración financiera, el mercado catalán puede decirse que se le ha atragantado definitivamente. Es una situación comprometida para un banco que si quiere sobrevivir en aquel mercado está obligado a competir con fuertes jugadores locales: Caixabank juega en casa, es el segundo ejército en oficinas, apenas 75 oficinas menos que el grupo BBVA-Catalunya Banc con 1.645 oficinas, seguidos por el Sabadell, que se puede decir que también juega en casa con casi 900 oficinas. En pocas palabras, a Candelas se le presenta una batalla en la que deberá luchar con 474 oficinas contra 4.100 oficinas del `enemigo´. En el banco aseguran que el responsable de la red está acostumbrado a retos mayores, lo que no significa que éste, siéndolo, sea posible.

También aseguran que la coyuntura se ha alineado con las estrellas para someter a Candelas a una suerte de juicio final: o gana en Catalunya o sigue el camino de Marín. Una tesitura que llega en el momento más complejo para el Banco Santander, con necesidad de hacer acopio de liquidez y capital, del que se sabe escaso. Este es precisamente uno de los objetivos que compromete aún más al director general comercial, puesto que se trata de un objetivo estratégico en el que no cabe desviación alguna respecto a la cifra marcada, y que se sospecha que muy elevada en este caso.

La batalla por Catalunya se presenta, sin embargo, como una pirueta arriesgada que puede debilitar la posición del banco en el resto de España, un mercado interior marcado en el plan estratégico como objetivo prioritario, del que espera mayor contribución al balance para 2015 y siguientes. Con la nueva presidenta, con la que se sabe Candelas no está sobrado de química, la batalla de Catalunya se presenta como una reválida en toda regla, en territorio hostil porque la competencia se presenta en una relación de uno a ocho, demasiado enemigo local que todavía no ha reaccionado pero que seguramente no tardará en hacerlo para contrarrestar a un ejercito menor que además ejercerá de visitante.

Si el frente financiero tiene la lectura de una dificultad extrema, en base a su escaso ejército, la política no es ajena al análisis del porqué del momento elegido por Botín. El grupo Santander puede estar jugando su particular baza en la escena actual del independentismo catalán y por el que trataría de presentarse como el banco español, sin riesgos y sin compromisos con el poder nacionalista. Una maniobra que le puede pasar factura en el futuro, como cualquier decisión, pero que seguramente terminaría por llevarse por delante a más de uno, además de Candelas. En cualquier caso, y como el tiempo es oro, la batalla debe comenzar hoy mismo, lunes, aprovechando que las huestes del BBVA son de reacción retardada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...