edición: 2557 , Miércoles, 19 septiembre 2018
20/11/2009

Chávez le birla los dividendos a Botín

Ha cobrado, que no es poco. O eso juran al menos en Boadilla, con 850 millones de dólares anotados ya y la mano aún tendida a la espera de la tercera entrega por la nacionalización del Banco de Venezuela, los 210 millones de dólares que el ministro Ali Rodríguez les debería entregar en diciembre. Cosas de la sintonía entre el Palacio de Miraflores y Michel Goguikian -el hombre de Botín en Venezuela- y del pacto de silencio sellado con la directiva del Santander a cambio de un año de asesoría y la transición de su modelo tecnológico.

Por si acaso, ya habían llenado las maletas: amortizaron la inversión y consiguieron más de 300 millones de prima y la presencia de su banca de inversión; sólo en los últimos siete ejercicios, le sacaron al banco ganancias por 1.617 millones de dólares, 61 veces el capital social. FG envidia la suerte caraqueña del Santander pero a Botín aún le sale caro el adiós a Chávez: se lo sigue cobrando en silencios y dividendos ‘olvidados’. Ha tenido que dejar en su ‘altar bolivariano’, para empezar, la ‘donación’ al Banco del Pueblo Soberano de los 469 millones de bolívares (más de 145 millones de euros) que el Banco de Venezuela ganó en el primer semestre del año, cuando aún estaba en manos del Santander. Un homenaje -dice Chávez-  a su eficiencia, al esfuerzo y su desarrollo. 

Al cántabro no le quedan ganas de volver. Las facturas caraqueñas no se acaban nunca de pagar. Ahora golpea a su puerta y persigue los activos de Bancrecer -los únicos que le quedan al Santander en Venezuela- Víctor Vargas: el hoy presidente de la Asociación Bancaria y dueño del Banco Occidental de Descuento (BOD) estaba llamado en la mesa de Botín a ser el comprador del Banco de Venezuela, pero Chávez lo dejó a dos velas y a los 150 millones de dólares que había dado en garantía, perdidos en tierra de nadie. Los reclama en persona en los tribunales de Madrid y negocia a las puertas del Santander. El gobierno, el actual dueño del banco, no sabe no contesta: sólo hace risas con el recuerdo de una intervención estatal que cortocircuitó el calendario de Vargas tanto como el de Emilio Botín.

Los de Botín se han ido de Venezuela casi del todo -aunque el ex presidente Michel Goguikian busque aún sitio propio en el mercado local y nuevas compras-. Era cuestión de tiempo. Ahora buscan cómo estirar sus costuras en la vecina Colombia, donde más le duele a Hugo Chávez, aunque las compras no están previstas hasta dentro de un año. Pero Emilio Botín no se atreve aún a levantar una palabra más alta que otra hacia Hugo Chávez. Cosas del pacto de silencio que sellaron para sus adioses y de la última entrega de pago pendiente. Ahora que las facturas pendientes de Caracas vuelven a llamar a su puerta, el Santander comienza a respirar por sus heridas. Lo ha dicho alto y claro el Christian Moreno, director de Análisis de Investigación en Latinoamérica del grupo español Santander: nada de volver a invertir en Venezuela, el contexto es irrespirable, “el Gobierno de Hugo Chávez no ha sido ortodoxo en sus políticas económicas y el entorno no es estable.

Botín y sus analistas de riesgos miran al día después del Banco de Venezuela, que bajo la mano del Estado ya está perdiendo mercado, y rentabilidad -un 8%-y aumentando la morosidad y se ha convertido ya en la entidad más ‘empapelada’ del país’, un 21% más que cuando Botín la entregó el 6 de julio, con una cartera de crédito vencida que durante el trimestre se elevó al 13,3%. Callan, cumplen la partitura de silencio pactada para la transición. Michel Goguikian -su ex presidente- y los 24 directivos que salieron del Banco de Venezuela tienen igual de claro su futuro, de momento, esperar y digerir las pérdidas de Bancrecer, el banco de desarrollo que no entró en el paquete nacionalizado. Si hay suerte, la vestirán de banca universal y vuelta a empezar. Esta vez, eso sí, sin la mano de los Botín.

A pesar de que el presidente de la Asociación Bancaria -Víctor Vargas, el mismo al que Chávez le impidió la compra del Santander- asegura que la Comisión de Administración de Divisas -Cadivi- está casi al día con la entrega de divisas a los bancos, sus nuevas normas serán aún más asfixiantes para el sector financiero: además de otorgar un 40% menos de divisas a los importadores en 2010, sólo permitirá ‘tocar los dólares’ a quienes tengan tarjetas con banda magnética. Otra cosa será repatriar los beneficios y los dividendos. Botín lo sabe por experiencia propia y por avisos ajenos: ha tenido que rendirle a Miraflores mucho más que sus silencios. El BBVA mira sus huellas y amasa ya en silencio el doble puñal de sus divisas en Venezuela: las de sus más de 200 millones de dólares pendientes de repatriación que permanecían ya en el congelador de Cadivi desde hace dos trimestres, sin sumar sus últimos resultados. Chávez tiene apellidos propios y destinos ‘bolivarianos’ para todos los ‘billetes verdes’ pendientes en las neveras de Cadivi: promete ir “a por la banca privada” y ordeñarla con su ‘diezmo’ a las ganancias, la cartera obligatoria de créditos ‘productivos’ y nuevos niveles de intermediación.

Junto con Ali Rodríguez barajan un sistema financiero unificado, ya hace años que reconocieron que el frankenstein de su banca pública -con 13 instituciones diferentes- es inviable y el ministro de Economía trata de ponerle puertas al campo de la “propiedad social” que Chávez quiere para el nuevo Banco de Venezuela. La banca pública tiembla, aferrada al único pálpito de su supervivencia: la compra de los bonos del Estado, en una magnitud que supera en un 128% a todos los créditos concedidos. Chávez quiso hacer de ella la ‘caja fuerte de su reino petrolero, pero ha acabado siendo la hucha de sus miserias, de la que este año buscará sacar 4.000 millones de dólares para programas estatales. Son las propias estadísticas oficiales las que desnudan que al cierre del primer trimestre de este año, en promedio, los bancos privados destinan al crédito 60,92 bolívares de cada 100 que tienen en depósitos, mientras que en el rompecabezas estatal, compuesto por Banfoandes, Industrial, Banco del Tesoro y Banco Agrícola, este indicador es de 27,11.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...