China, el último refugio de los móviles
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
25/05/2009
OBSERVATORIO DE TELECOMUNICACIONES

China, el último refugio de los móviles

Telefónica se pone cómoda en la locomotora de la 3G con Unicom
Ana Zarzuela

Pelean la convergencia, tratan de hacerse con la llave de las aplicaciones para móviles y sus tiendas virtuales; se suben a las pértigas de los smartphones, se alían con la avidez de los fabricantes de PCs  y de los gigantes de internet y se asoman al viento de las renovables con aparatos solares. Pero, ávidos de trincheras, es a Pekín donde miran los fabricantes y proveedores con tal de saltar las olas de un mercado global que por primera vez en siete años ha comenzado a decrecer un 10% y que sólo las chinas Huavei y ZTE consiguen eludir este trimestre. Apuntan a los nuevos destellos del 3G móvil en el gigante asiático y tienden la mano a los 24.870 millones de dólares que China Mobile, Unicom y China Telecom invertirán este año para levantar el mayor esqueleto mundial de la tercera generación celular.

Ericsson, Nokia Siemens Networks y Alcatel Lucent le pisan los talones al éxito de Huawei, que ha duplicado su cuota de mercado hasta el 15% y saca brillo a su nueva medalla de bronce mundial. Siguen las huellas de Toshiba, que siega toda su producción de celulares japoneses para transplantarlos en tierras chinas. Y hasta Apple acomoda el escenaro pequinés para el estreno de su próximo modelo de iPhone.

Los operadores -Orange y Vodafone en cabeza- buscan sitio en la última estación de la ‘revolución’ del mayor mercado mundial de las telecomunicaciones, uno en el que sólo Telefónica tiene plaza en la locomotora de cabeza. La española cuenta con cinco filiales líderes en 3G, su rol de ‘hub’ entre Pekín y América Latina y con la concesión WCDMA (el modelo europeo) para China Unicom. El estreno del iPhone -en exclusividad desde mayo- y el despliegue de la 3G -que se puso de largo en Shangai desde hace dos meses- son la alfombra roja a un poderío móvil que Unicom espera consumar en 55 ciudades asiáticas para mediados de año y hasta en 280 plazas antes de 2010. Su principal competidora, China Mobile, está restringida al estándar nacional chino y tiene que conformarse con un matrimonio de conveniencia con la mucho más modesta China Tietong.

China ha levantado la última frontera de crecimiento para los fabricantes de móviles, el oasis para las operadoras, de un mercado de más de 670 millones de usuarios que aún sólo han tocado de puntillas el 3G. Desde la llegada de la tecnología de tercera generación móvil, el 7 de enero, más de 10 millones de chinos se registraron como nuevos usuarios. A la vista de su potencial de crecimiento, ya que 5 de cada 10 chinos todavía no dispone de un celular, en 2010 deberá contar con un billón de abonados a la telefonía móvil y cerca de 200 millones de personas conectadas a Internet. Por Pekín pasa la catapulta para hacerse con la 'pole position' en los 633 millones de clientes del mercado móvil, el más emergente en la tierra de Mao, ahora que el mercado del fijo decae. El desarrollo de la red 3G implicará el desembolso de unos 22.000 millones de euros durante 2009 y otra cantidad similar en 2010. Ya China Mobile ha salido a comprar activos móviles a bajo precio por el mundo, con 5.000 millones de dólares en la mano.

MERCADO EN DECLIVE

Tanto las ventas como los beneficios -afectados por la debilidad de la demanda de los consumidores- y las previsiones de IDC asustan el miedo de los fabricantes, manchan los resultados de Alcatel-Lucent, Cisco y Nokia y nutren los profit warning de Sony Ericsson y Palm. No es IDC la única que advierte que las ventas globales de telefonía móvil bajaron un 12,6% durante el último trimestre del 2008 y, a la vista de la demanda débil de los usuarios, la volatilidad de las monedas y poca disponibilidad de crédito no será hasta 2010 cuando comience su recuperación. Tampoco la única que invita a abordar un año aún más difícil que el anterior con el salvavidas de los dispositivos móviles convergentes y los servicios. La crisis económica global y la fluctuación monetaria conducirán a una reducción de la inversión en productos y servicios TIC del 3% en 2009 -la primera desde el estallido de la burbuja puntocom- según Forrester. Y, aunque las previsiones de la consultora  descuentan un empuje por parte de algunas compañías europeas derivado de la debilidad de euro a principios de 2009, promete ser breve y desigual. Ha disminuido el gasto de los consumidores, los fabricantes de teléfonos y los operadores móviles han reducido su producción y sus niveles de inventario, dejando a los proveedores de chips con un buen número de productos en stock.

Lo descuentan los propios fabricantes. La caída en picado de los encargos de sus clientes -las grandes telecos mundiales- y la erosión de sus márgenes por el efecto de la desaceleración, el descenso del consumo y la guerra de precios de la competencia son un estribillo que no le resulta ajeno a las competidoras de Nortel como Alcatel-Lucent, que acaba de presentar pérdidas de 3.892 millones de euros correspondientes al cuarto trimestre, que elevaron las pérdidas anuales hasta los 5.800 millones de euros. A la franco-americana ni su liderazgo en banda ancha -gracias a los 6,1 millones de líneas DSLAM instaladas durante el Q3 de 2008 y a su amplia cuota del 34% del mercado- la han vacunado contra el final del idilio bursátil con la bolsa suiza, de Amsterdam y de Bruselas. Menos aún la han protegido contra un plan de redución de costes, por lo que se ha establecido una política de recorte de gastos y de sostenibilidad.

Como los demás gigantes del sector de las TIC, Alcatel encara sus propios desafíos ante el deterioro de la economía y prefiere salvaguardar su liquidez, o apuntar hacia Asia antes que disparar sobre Nortel, sobre todo si no se trocea antes de volver al escaparate. Fitch les ha marcado ya el sendero de su horizonte y apunta a Oriente: para empezar, Ericsson, Nokia Siemens Networks y Alcatel Lucent estrechan sus lazos con los vendedores locales de la telefonía china como Huawei Technologies Co. y ZTE Corp. La revolución de las telecos chinas y el despliegue del 3G ocuparán sus esfuerzos. Se espera que China e India sean las áreas de crecimiento claves para el mercado, con una previsión de que los tres proveedores de telecomunicaciones chinos gasten 400.000 millones de yuanes durante los próximos tres años en el establecimiento de sus redes 3G para móviles. Huawei se sube a ese viento de las infraestructuras móviles chinas, ha doblado su cuota de mercado en un año y ya es el tercer fabricante mundial, con un 15%, por delante de Alcatel-Lucent, (que ha bajado del 16 % al 14 %), tras Nokia Siemens Networks,  que ha visto reducir su mercado del 27 % al 23 %y  Ericsson, estable con el 32% de los mercados móviles mundiales. La otra china, ZTE, ha duplicado su presencia, hasta adelantar por la derecha a Nortel y Motorola.

LA CARRERA DE LAS INVERSIONES

El desarrollo de la red 3G implicará el desembolso de unos 21.900 millones de euros durante 2009 y otra cantidad similar en 2010, pero ninguno de los tres colosos tricéfalos surgidos de la ‘revolución’ china de las telecos van a dejar de aferrarse a la luz verde que el gobierno de Hu Jintao les concederá a partir de enero: en el mayor mercado del mundo, China Mobile les ha enseñado que se puede crecer a un 20% anual y aún quedan unos 800 millones de chinos sin móvil. Unicom, la primera empresa en instalar una zona con cobertura utilizando tecnología UMTS de Huawei, está a punto de consumar este mes la instalación en Zhengzhou, Beijing, Shanghai y Guangzhou.

El mayor operador de móviles del mundo por capitalización bursátil, China Mobile, está probando redes de fibra óptica hasta el hogar, un mercado en el que sus competidores ya tienen 16 millones de clientes. Y mira más al otro lado de la muralla china: a la vista de que su participación en cartera internacional  se reduce a una pequeña operadora de Pakistán, y otra en Hong Kong y ha salido a comprar activos móviles a bajo precio por el mundo, con 5.000 millones de dólares en la mano.
Aunque Pekín se empeña en que compañías de telefonía móvil de países emergentes en América Latina, Africa y Asia usen el estándar chino TD-SCDMA para sus redes de tercera generación, tras los pasos de las pruebas en Myanmar (Birmania), son los estándares WCDMA los más usados del mundo, con más de 150 operadoras que la han implantado, y economías de escala descomunales en la fabricación de equipos de red y teléfonos y los, más competitivas en costes que sus rivales.

Los cálculos de la firma de investigación de China CCID le ponen cifras a sus expectativas: el rápido despliegue de las redes 3G en China finalmente servirá para crear unas 660.000 frecuencias de proveedor 3G este año y hacer del país el mayor esqueleto mundial de estas redes. Un oasis al que se apuntan ya los proveedores mundiales. ZTE es líder entre todos los vendedores que han proporcionado equipamiento 3G en el gigante asiático, con una cuota del 29,3%, seguida de Huawei con un 21,9%. Además, ha asegurado una posición líder en las anteriores ofertas TD y CDMA 2000 en términos de tecnología y mercado de telecomunicaciones. China Mobile –el mayor operador del mundo por capitalización bursátil- ofrece inversiones a todos los fabricantes que sean capaces de solucionar sus problemas de 3G y se ha acercado ya a Nokia, Samsung, LG and Sony Ericsson con una oferta para un plantel común de investigación y desarrollo. Nokia gana 875 millones de euros en acuerdos con China, será el único proveedor de equipamientos de red WCDMA para China Unicom en 11 de 31 provincias. Alcatel-Lucent ha firmado dos acuerdos por 1.700 millones de dólares, con China Mobile y China Telecom para modernizar sus redes y proporcionar servicios de integración y mantenimiento de 3G en 2009.

TELEFÓNICA SE SUBE AL 3G CHINO

Alierta prometió para clavar su pica en China Netcom, consolidarse como principal accionista privado en la fusionada Unicom y edificar una muralla con una puerta principal a la telefonía fija y un acceso igual de cómodo al móvil. De ahora en adelante, con sus competidores disminuidos por la reestructuración, con la luz verde para el uso de la  tecnología UMTS -por la que ha apostado Europa- y más cerca de la concesión pública del 3G, la operadora española y las filas de Zhang Chunjiang pueden aspirar al liderazgo en todos los sectores y adelantar por la derecha a la hegemónica China Mobile, que ha quedado abocada a compartir espacio, sin poder competir en fijo, con la concesión menos favorable y más localista en 3G y condenada a pagar las facturas de la fusión y a perder a buena parte de sus directivos.

China Unicom ha tenido que ceder mercado y la unidad de CDMA  a China Telecom, pero se la ha anotado en un incremento del 58% de sus beneficios anuales y, posicionada en la pole para la carrera de la convergencia, será la primera operadora en lanzarse al 3G y en abrir el melón del epicentro financiero de Shanghai. Ya tiene experiencia y proveedores, algo que a sus competidores les cuesta aún. China Unicom ve cómo ya sus competidores sangran por la herida de la competencia. A China Mobile ni sus 464 millones de abonados ni sus galones como mayor proveedor de servicios inalámbricos del mundo le han vacunado ante los peores resultados de los últimos cuatro años. A China Telecom la metamorfosis del mercado y las provisiones de 24.000 millones de yuanes para hacer frente a la depreciación de los activos de su red inalámbrica "Little Smart" le han costado un descenso del 96,3% en su beneficio neto en 2008.

Mientras tanto, la apuesta por el gigante asiático le ha salido hasta el momento redonda a Telefónica, que suma, con ella, dosis iguales de rentabilidad y posicionamiento. Es el primer accionista privado en la nueva China Unicom, por delante el grupo surcoreano SK Telecom, una ‘pole’ que le permite ir mucho más allá de la inversión financiera. Pesca, la del posicionamiento por la puerta de la alianza estratégica y comercial con CNC, la que le ha permitido hasta ahora consolidar su posición en la telefonía fija, con los 110 millones de clientes de la fusión entre China Netcom y China Unicom. Puerta abierta a la telefonía móvil, con 125,4 millones de clientes de móvil GSM y casi 110 de telefonía tradicional. Desde su posición en CNC antes y ahora en la fusionada China Unicom, la española ha adelantado por la derecha a las otras telecos europeas que se matan por desembarcar en la economía asiática: Vodafone tiene un 3,4% en China Mobile y France Télécom tiene una alianza con China Telecommunications.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...