edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
07/07/2015

China intenta poner fin a tres semanas de caída de sus bolsas con un arsenal de medidas

Shangai y Shenzen perdieron más de 2 billones de dólares después de un máximo histórico en junio
Carlos Schwartz
Mientras algunos analistas se preguntan si el mercado bursátil en China está “sobrecalentado” las bolsas de Shangai y Shenzen han perdido más de 2 billones desde el 12 de junio cuando los mercados alcanzaron un máximo histórico. La pregunta en realidad es si el mercado chino se está enfriando a un ritmo sostenible o está al borde de las catástrofe. Desde mediados de junio hasta ahora las bolsas perdieron un 28% de su valor. En un año el mercado había aumentado el valor de las acciones en 6,5 billones de dólares que amenazan ahora con volatilizarse. El gran problema del mercado es que el 80% de las acciones está en manos de inversores individuales y que la compra de títulos con crédito del mercado está sumamente extendida, más de lo que las estadísticas oficiales demuestran porque hay mucho crédito opaco no registrado.
Los inversores individuales por su parte siguen esperando que el Gobierno los proteja de la acción devastadora del mercado y en parte lo acusan de haber incentivado la entrada masiva de capital en las bolsas mientras liquidan sus posiciones para cancelar créditos. Sin dudas las autoridades han buscado liberalizar el mercado e incentivar su presencia como alternativa para la financiación de las empresas, prueba de ello es que han permitido a los particulares abrir hasta 20 cuentas de valores.
En un intento por frenar la caída de las bolsas cuando ya mediaba la segunda semana de pérdidas el Banco de la China Popular, el banco central, rebajó el tipo de interés oficial y redujo los coeficientes de reserva para incentivar el crédito y la liquidez con la vista puesta en la bolsa.

La medida no dio ningún resultado y al cerrar la tercera semana de caídas la Comisión Reguladora de los Mercados anunció que iniciaría una investigación sobre los movimientos poco claros registrados en el mercado sugiriendo que las posiciones cortas eran en parte responsables de la caída en espiral de la bolsa. Los dos mercados más importantes de la bolsa china son Shangai, donde cotizan fundamentalmente las grandes empresas industriales y Shenzen, en el que se destacan las empresas de menor capitalización, entre ellas las tecnológicas.

Sin embargo en China es “difícil operar a la baja con acciones, en todo caso se puede hacer con los índices”, señala un operador que canaliza a China inversiones de fondos españoles. De acuerdo con esa fuente “las posiciones cortas en los índices son la única forma de cubrir riesgos que tienen los inversores particulares y la caída del mercado poco tiene que ver con esas operaciones”. El pasado fin de semana el Gobierno y los reguladores estructuraron una ofensiva en todas la línea. Las autoridades sugirieron a las sociedades de bolsa y los grandes operadores como los fondos de inversión, en manos del estado, la necesidad de apoyar el mercado.

De un lado las 28 empresas ya autorizadas que tenían previsto ofertas públicas iniciales de títulos han postergado sus operaciones, tras críticas de los inversores que afirman que el exceso de emisiones “seca al mercado de dinero” y a solicitud del regulador. Un grupo de 21 sociedades de bolsa se han comprometido a invertir 120.000 millones de yuanes, es decir unos 19.200 millones de dólares, en acciones con su propio capital y a retener los títulos hasta que el índice de Shangai alcance los 4.500 puntos -actualmente está en los 3.700-. En total 28 gestoras de fondos de inversión estatales se han comprometido a adquirir títulos del mercado para su propia cartera y a retenerlos.

Pero el telón de fondo de todas estas evoluciones convergentes es el anuncio hecho el fin de semana por la Comisión Reguladora de los Mercados según el cual el banco central apoyaría el mercado dando una línea de crédito abierta a la Financiera China de Valores, la entidad estatal que da liquidez a las sociedades de bolsa que conceden crédito al mercado para la compra de valores. Esta última medida se considera muy significativa porque la mayoría de los inversores están apalancados con el crédito al mercado y están vendiendo precipitadamente títulos para deshacer sus posiciones y cubrir los créditos concedidos con las menores pérdidas posibles lo que se ha convertido en un efecto de bola de nieve que presiona a la baja a las acciones.

El conjunto de las medidas ha dado un resultado irregular al reanudarse el mercado esta semana con una leve subida de Shangai y una nueva caída de Shenzen. Pero la gran preocupación de los analistas no está centrada solo en el ajuste de los mercados. Los analistas señalan que las fuertes caídas de la bolsas suelen anunciar otros problemas más grandes. “Suelen ser la antesala de fenómenos económicos más profundos”, señala una fuente vinculada a fondos de inversión que operan en China.
Los analistas económicos dudan de la capacidad que tiene el Gobierno para sostener el objetivo de un crecimiento económico del 7% este año.

Señalan en este sentido que lo único que ha permitido hasta ahora que la tasa de crecimiento no caiga por debajo de esa cifra “es la caída del precio de las materias primas que ha permitido capear las menor demanda y mantener los precios bajos facilitando las exportaciones”. La Oficina Nacional de Estadísticas de China afirmó en abril que el crecimiento del PIB se mantenía en el 7% en proyección anual pero no dio un detalle de la contribución de los sectores. Lo ha hecho ahora y para sorpresa de los analistas el sector exterior, las exportaciones, habrían aportado el 1,3% de ese 7%. El anuncio ha resultado cuando menos llamativo porque la contribución del sector exterior suele ser menor. Por ejemplo en 2014 aportó el 0,1% del 7,4% total. El consumo por su parte representó el 4,5% y la inversión el 1,2%. La sospecha de un maquillaje y de que el crecimiento esté por debajo del 7% está generando mucha inquietud en los inversores.

Pequín que tiene previsto anunciar los datos de crecimiento del PIB en el segundo trimestre la semana próxima ha recortado los tipos de interés cuatro veces desde noviembre pasado en un intento por sostener la actividad económica. En el supuesto que el avance de las exportaciones sea real han sido el factor decisivo para el crecimiento del PIB del 7% en el primer trimestre de lo contrario la tasa se hubiera quedado en torno al 5,7% de acuerdo con los analistas de la economía china. Es decir que el cuadro parece de un mercado en plena corrección tras unas inmensa burbuja a la cual ha contribuido de forma decisiva el Gobierno con su política monetaria y el ablandamiento de las condiciones de inversión en el mercado. Si la corrección anuncia problemas de fondo más complejos en la economía del país puede pasar mucho tiempo antes de que vuelva a registrarse una escalada seria de los mercados en China.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...