edición: 2912 , Martes, 25 febrero 2020
24/01/2020

El cierre de Continental en Cataluña subraya la transición de la industria de componentes

El paso de los motores de combustión a los híbridos y eléctricos tropieza con una caída en las ventas
Carlos Schwartz
Continental Automotive, uno de los grandes fabricantes globales de componentes para motores y neumáticos, anunció esta semana su decisión de vender su planta en Rubi, Cataluña, y ha comunicado a los sindicatos que esa venta se hará sin plantilla. La empresa afirmó que ha mantenido conversaciones con tres interesados en sus activos industriales, de acuerdo con la información de los sindicatos. El grupo alemán, que fabrica desde neumáticos hasta sensores y equipa motores, compitiendo con Robert Bosch, ZF y Schaeffler, sufre al igual que todo el sector de componentes y partes una “alteración sin precedentes” en la medida que sus clientes abandonan la combustión interna “haciendo obsoletas de forma creciente buena parte de su propiedad intelectual y capital físico”, de acuerdo con una opinión de analistas de Morgan Stanley. “Los fabricantes de automóviles y en especial sus suministradores han estado añadiendo capacidad productiva preparándose para un mercado que produciría cien millones de coches al año, pero ocurre que la producción se ha quedado en 90 millones al año en 2019”, de acuerdo con un analista de Citi. 
En noviembre pasado Continental anunció pérdidas de 2.000 millones de euros para el tercer trimestre, en su mayor parte resultado de amortizaciones de 100 adquisiciones hechas en los últimos 30 años, cuyo valor en libros fue recalculada sobre la base del escenario poco optimista para la industria del automóvil. Pero aparte de esta operación, que supone una reducción del valor de los activos empujada por un cambio de paradigma en la producción futura, la empresa anunció que al finalizar los primeros nueve meses del año su margen había caído un 2%. Esto desde luego no puede ser achacado al menor valor de sus activos históricos. Junto con ese anuncio el director financiero de la empresa, Wolfgang Schäfer, dijo que estaban en juego un total de 20.000 puestos de trabajo en el futuro y que “Nosotros, lo mismo que otros partícipes del mercado, no esperamos una mejora material en la producción global en los próximos cinco años”.

El año pasado la empresa desveló un plan para reducir costes en 500 millones de euros anuales a partir de 2023 en un proceso de reestructuración de 10 años con un gasto de 1.100 millones de euros, de los cuales la mayor parte se cargaría en los tres primeros. Junto con el anuncio del plan el consejero delegado de la empresa, Elmar Degenhart, dijo que la empresa respondía a una “declinación en la producción mundial de automóviles” y que en línea con ello cerraría plantas de fabricación de componentes para motores de gasolina y diésel en tres países: Alemania, Italia y Estados Unidos. España no fue mencionada en esa oportunidad, aunque la empresa que emplea a unos 244.000 trabajadores en todo el mundo no descartó otras medidas. Los anuncios de la empresa provocaron la reacción de los sindicatos. El representante de IG Metall responsable de la planta de Babenhausen de Continental, Jochem Homburg, afirmó que a la empresa le ha ido muy bien y ha registrado beneficios durante una década. “Utiliza ahora las primeras señales de dificultades en la economía para justificar lo que seguramente estaba planificado hace ya tiempo, principalmente reasignar producción en Europa del Este, donde espera obtener mayores márgenes de beneficio”. 

Mientras tanto Schäfer señaló que Continental, que suministra la arquitectura electrónica para el modelo eléctrico ID.3 de Volkswagen para el mercado masivo, se beneficiaría de un auge en la demanda de vehículos propulsados por baterías. La declaración describe el drama del sector. Ha caído la venta de los vehículos convencionales y al mismo tiempo ese sector se ve atenazado de forma creciente por la regulación para la reducción de emisiones de CO2, mientras que la venta de coches eléctricos e híbridos eléctricos no cubre la brecha en la caída de las ventas globales. “La regulación europea forzará al mercado, y al final a los consumidores, para adoptar los vehículos eléctricos” señaló Schäfer. Pero Europa no es el mundo. El viejo continente es sólo una fracción del mercado mundial en el que las marcas compiten. Los datos de IHS Markit para 2019 mostraron una caída en la producción de vehículos ligeros en todas las regiones, con una bajada del 13% en China, país en el cual los subsidios a la compra de eléctricos e híbridos se redujeron a la mitad.

La producción el año pasado se quedó 10 millones de unidades por debajo de las previsiones de los fabricantes. Que ruedan menos coches de lo que se esperaba se ha reflejado también en los grandes fabricantes europeos de neumáticos, es decir Michelin y Continental. El fabricante francés de neumáticos dirigido al sector de alta calidad cerrará la planta en el Oeste de Francia en La-Roche-sur-Yon. A 1.000 kilómetros de distancia en Babenhausen, una ciudad de 15.000 habitantes, el empleo de Continental en su planta local también está en la cuerda floja. El sector del neumático se ve especialmente amenazado por las importaciones de neumáticos de bajo precio procedente de Asia, en particular de China donde hay fuertes excedentes por la caída local de las ventas. 

En La Roche se despedirán 619 empleados con el cierre de la empresa este año, y en la planta de Michelin en Bamberg, Alemania, se van a perder 858 empleos. De acuerdo con los estudios hechos por el fabricante francés el punto más alto del mercado se situó entre 2012 y 2013, a partir de esas fechas la entrada de neumáticos de procedencia china y asiática en general se generalizó en el sector del mercado de precios bajos. Los fabricantes europeos de neumáticos siempre se han dirigido a la franja de mayor calidad y no estaban preparados para competir en el sector de bajas prestaciones. Lo cual quiere decir que la media de calidad de los neumáticos que se usan en Europa ha bajado, y con ello se ha incrementado el riesgo vial. Michelin se mantendrá, al igual que Continental, en la franja de mayor calidad pero eso es probable que se haga a costa de deslocalizar industrias.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...