Ciuden y Endesa le hacen sitio a España en el
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
02/12/2009

Ciuden y Endesa le hacen sitio a España en el ‘carbón limpio’ europeo

A.Z.
Miran al horizonte de 2015. Buscan ‘limpiar’ el carbón y sacarle las manchas del CO2. La Unión Europea (UE), el Gobierno de España y Endesa han invertido algo más de 680 millones de euros en el desarrollo de una nueva tecnología de captura y almacenamiento de CO2 de las centrales térmicas de carbón que, de ser rentable, reduciría sus emisiones en un 90% y le colgaría los galones de una energía limpia. Una que -según su calendario- se hará realidad en el laboratorio experimental de Cubillos del Sil en 2010 y luego en el proyecto de central térmica de 300MW convenido entre la Fundación Ciudad de la Energía (ciuden) y Endesa para Compostilla II en 2015. No quieren que nada haga olvidar que el carbón sigue siendo la materia prima más abundante, con reservas para 200 años.  Harán virtud  de la ‘necesidad’ de reducir las emisiones contaminantes -sin erosionar el abastecimiento energético- que Bruselas impulsa con su estrategia 20/20/20. No son otras que esas aguas las que bautizan las urgencias de la captura del CO2 entre los Veintisiete y la carrera de la combustión limpia del carbón.  Las mismas que han propiciado que el plan español sea uno de los seis europeos avales y financiación de Bruselas y con un sitio en la Red Europea de proyectos de demostración de combustión limpia.

Es la propia Comisión Europea la que mira al objetivo de llegar al año 2020 con un 20% de reducción en la emisión de gases contaminantes y reparte incentivos a proyectos tecnológicos para alcanzar una combustión del carbón ‘limpia’ -al menos sin ‘emisiones al cielo’- y el almacenamiento del CO2. La CE financia ya la construcción de centrales térmicas que consumen carbón europeo y almacenan el dióxido de carbono que producen. Serán 12 instalaciones térmicas de carbón de demostración de tamaño comercial para 2015. Deben ser proyectos comerciales que cumplan una serie de requisitos: producir más de  250MWe, que eviten la emisión de al menos medio millón de toneladas de co2 por año, conformar un proyecto completo de captura+ transporte+ almacenamiento,  y que estén operativas en 2015, ya que el uso de este tipo de tecnología se considera crucial para la meta de cero emisiones a partir de 2020. Requisitos todos que cumple el proyecto de central térmica de 300MW convenido entre la Fundación Ciudad de la Energía y Endesa para Compostilla II. Tiene ya a punto la oportunidad, el calendario (2015), los padrinos (Moncloa, la UE y Endesa); ventajas tecnológicas (su lecho fluido circulante permitirá la quema de distintos tipos de carbones sin emitir CO2), una partida en los PGE de más de 90 millones de euros y el respaldo de la Unión Europea, con una aportación inicial de 180 millones de euros, a los que se sumarán otras partidas. Ya se ha hecho con un sitio entre los seis proyectos comunitarios de Reino Unido, Alemania, Holanda, Polonia e Italia que cuentan con el aval de Bruselas y su respaldo financiero para ver la luz en 2015 y, desde ahora, está presente en la Red Europea de proyectos de demostración de combustión limpia del carbón que se acaba de constituir en Oslo.

Ciuden se ha lanzado a una carrera por  la captura del CO2 en la que le pisa ya los talones  a proyectos como el de la planta experimental Noruega para separar el dióxido de carbono junto a la refinería de Mongstad, que tiene previsto empezar a funcionar en 2011. En una primera fase del primer laboratorio experimental de investigación de Hontomín se llevarán a cabo los estudios superficiales y de laboratorio, con 2,8 millones de inversión. La segunda etapa consistirá en un estudio sismológico en tres dimensiones (3,8 millones de inversión) y, por último, se llevará a cabo un sondeo (otros 3,2 millones). Será sólo el preludio de todo el programa de la Ciudad de la Energía: la planta experimental de captura de CO2 de Cubillos del Sil- que estará operativa desde septiembre de 2010- dará pie al desarrollo a escala industrial  conjunta entre Ciuden y Endesa en la central térmica de Compostilla II, a pocos metros de donde está ubicada la planta experimental de Ciuden.

No era otro que el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, el que lo advertía durante las jornadas Entorno Económico y Horizonte Energético organizadas por el Club Español de la Energía (Enerclub): “es más eficiente dedicar esfuerzos a capturar y almacenar CO2 – y hacer de ellos un ariete de a la lucha contra el cambio climático-  que las primas a renovables”. La avanzadilla española en la captura del CO2 puede ser un empujón en la carrera contra el calentamiento global, ahora que la UE le ha bajado los humos al horizonte del Cambio Climático de Moncloa (le recuerda que será uno de los países más perjudicados si no se mejora Copenhague, también que es la nación industrializada que más incumple Kioto y que un 25% del aumento de emisiones europeas del transporte tiene apellidos españoles) y que España le ha ‘echado’ algunas manchas del carbón a las emisiones contaminantes. Es la propia Comisión Nacional de la Energía la que le ponía cifras a las ‘manchas’ españolas del plan de incentivos al consumo de carbón nacional en las centrales térmicas: las de las ayudas ascienden a a 322,7 millones de euros para producir 10,3 millones de toneladas y que en 2010 serán de 315,9 millones para 10,1 millones de toneladas. Las del CO2 supondrán un aumento de las emisiones de dióxido de carbono del sector eléctrico de un 20%.

Es cierto que toda la cadena de captura, transporte y almacenamiento de CO2 es costosa y que para que las centrales mantengan su rentabilidad -37%- sería necesario quemar entre un 11 y un 40% más de carbón, ya que el propio sistema de captura chupará energía de la central. Es el propio director general de Ciuden el que reconocía a El Economista que para que “esta tecnología tenga futuro es necesario que su coste se equipare al de las energías de Régimen Especial más la prima, como por ejemplo la eólica”. Pero si su proyecto cumple las previsiones de los técnicos de Ciuden, la oxicombustión permitiría reducir hasta un 90% de las emisiones de una central dotada con este sistema. El CO2 capturado se licuará y trasladará por medio de un ceoducto o un camión hasta una zona geológica que cuente con rocas esponja – Andalucía o León- donde se inyectará a 1.000 metro de profundidad. Teniendo en cuenta que cada año las centrales térmicas de carbón emiten casi 70 millones de toneladas de CO2, se podrían reducir sus emisiones en más de 6o millones de toneladas anuales, con un ahorro de más de 700 millones de euros por derechos de emisión. Además, la quema del carbón será mucho más eficiente y abaratará el carbón español -el más caro del mundo debido a la dificultad de su extracción- por lo que, para ser competitivo precisa de fuertes subvenciones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...