edición: 2579 , Lunes, 22 octubre 2018
28/10/2015
Rompe la fase de normalización

El percance de las `cláusulas suelo´ obliga a la banca a dotar provisiones

Los próximos resultados anuales ya recogerán el impacto, aunque de forma limitada
Juan José González
Cuando todo parecía en calma, Bruselas se descuelga con la retroactividad de las `cláusulas suelo´ y avanza problemas para el sector bancario español, más para unos que para otros pero, al final, problemas. Cambio de planes en un escenario que, en general, mostraba un sector bancario más ordenado, saneado y solvente, muy adaptado a la coyuntura. En esta adaptación se encuentra la base de su estrategia en la crisis financiera: por un lado, recortando el coste del pasivo -menos remuneración de los depósitos- y por otro, más ingresos por la vía de las comisiones. Sobre el terreno, las cuentas están dando muestras de una recuperación de márgenes, donde juega un papel decisivo la caída de las provisiones -menos morosidad-. Sin embargo, el contratiempo inesperado de las `cláusulas suelo´ parece que obligará al sector a tomar precauciones y más provisiones.
Que la mayoría del sector ha dado en los últimos años un giro de 180 grados en la forma de abordar la última fase de la crisis, se viene reflejando en los balances y cuentas de resultados de los últimos trimestres. Las cuentas salen bien, apoyadas en una reducción de los costes, también en mayores ingresos y en la caída de las provisiones, consecuencia de una menor morosidad. A septiembre siguen dando señales de recuperación de los márgenes, y en algunos casos como Sabadell y Caixabank, se puede afirmar que espectaculares, con avances cercanos al 60% en sus resultados, máxime si se tiene en cuenta que se trata de las dos entidades todavía en fase de digestión de las compras de activos como el TSB en el caso de Sabadell y de Barclays España en el de Caixabank. Sin embargo, esa buena marcha -y racha- de buenos resultados, se verá dañada por el efecto de las nuevas provisiones por las `cláusulas suelo´.

En principio, nada hacía sospechar que se producirían nuevos problemas para el negocio bancario, a excepción de los que pudieran derivarse de la marcha de los mercados o de la marcha de la economía. Hasta que, desgracias del destino, Bruselas decidió que este era el momento más oportuno para poner sobre la mesa el viejo asunto de las cláusulas suelo y hacer hincapié en el carácter retroactivo que debe aplicarse a todas las hipotecas firmadas en el pasado. La llamada de atención de la Comisión, a propósito del informe que echa por tierra una sentencia del Tribunal Supremo español, viene a complicar sobremanera los números y las estrategias del sector bancario en un momento clave de la recuperación del negocio bancario.

La devolución de las cantidades objeto de la citada cláusula, estimada en más de 20.000 millones de euros, según los primeros cálculos (y a falta de que el Banco de España aporte las cifras del sector) obligará a las entidades a provisionar y dotar una cuenta al efecto. Si las cuentas bancarias hasta es tercer trimestre mostraban una clara recuperación del negocio, un regreso a la normalidad bancaria, el episodio de las cláusulas suelo y su retroactividad, obligan a buena parte de las entidades bancarias a cambiar la estrategia para los próximos meses.

No está claro en qué condiciones macroeconómicas, monetarias e, incluso, políticas, se llevará a cabo el cambio de la estrategia de crisis para pasar a otra más acorde con los cambios que imponga el regulador europeo. Sí es probable también que un grupo de entidades más `necesitadas´ -sobre todo las medianas- sigan, vistos los buenos resultados, abonadas a la estrategia de la crisis.

Pero la aparición de un nuevo problema parece que va a provocar la vuelta a una política de provisiones, menos severa en el caso de las cláusulas suelo -si se confirma la obligación de devolver todas las cantidades- que para hacer frente a la morosidad de los últimos años, hoy en retroceso pero aún voluminosa en los balances.

El nuevo obstáculo en el camino hacia la recuperación de la normalidad, como el que acaba de colocar la Comisión Europea, supone una dificultad añadida, pues el problema no se limita a las dimensiones conocidas (2,5 millones de hipotecas y 20.000 millones de euros de los últimos 29 meses) si no al alcance de la retroactividad que señala Bruselas. Para superarlo, es razonable pensar que de algún sitio tendrá que salir el dinero. Así que, como primera prevención habrá que ir pensando en dotar nuevas provisiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...