edición: 2310 , Lunes, 25 septiembre 2017
17/06/2013
Otro bocado a los resultados

Cláusulas suelo, conflicto a la vista entre Banca, Banco de España y Economía

Preferentes y ahora cláusulas `tope´, la puntilla para el final de Catalunya Banc y NGC
Juan José González

La burbuja de las preferentes amenaza con llevarse por delante los planes de venta a inversores privados de Catalunya Banc y Novagalicia Banco. Los jueces parecen estar indicando que la solución “justa” al problema de las preferentes y subordinadas pasa por restituir a los ahorradores el objeto principal del litigio: el dinero. De esta forma, las dos entidades financieras, intervenidas actualmente por el Estado, deberían reintegrar unos 1.300 millones de euros la catalana y cerca de 1.000 millones la gallega. La amenaza que supone una situación de litigio permanente en el tiempo entre ahorradores y entidades, causará un tsunami en las cuentas de grandes dimensiones, forzando a ambas, seguramente, a una recapitalización de casi 2.300 millones de euros para cubrir el déficit de capital. Sin duda, sería la puntilla que les faltaba para acelerar la solución final de las dos entidades: subasta o liquidación.

El sector bancario en su conjunto hace estos las cuentas del impacto de la anulación de las cláusulas suelo en sus préstamos hipotecarios. El impacto será, por supuesto, negativo para todas las carteras de crédito, aunque, como es evidente, la magnitud del daño dependerá del número y cuantía de los créditos concedidos con cláusula. Si el BBVA parece ser en principio el mayor damnificado, a otras entidades menores como Catalunya Banc y NGC les supondrá un buen bocado, puesto que en uno y otro caso se puede contabilizar entre el 25% de la primera y el 19% del crédito hipotecario con esa cláusula en la gallega. En todo caso, un golpe más que sumar, y no precisamente leve, a las cuentas que deberán soportar impactos mayores, como son los señalados de las preferentes y subordinadas.

La situación de las dos entidades se complica por momentos, o dicho de otra forma, cada nuevo episodio que surge en el mercado es susceptible de causar un daño mayor en gallega y catalana, nacionalizadas, recapitalizadas, con déficit de capital, morosidad del 10% y 14% respectivamente, así como la dificultad de encontrar socios privados. Y ahora comienza a florecer el impacto que tendrá la anulación de las cláusulas suelo, de modo que la suma de ambos contratiempos, puede obligar de nuevo al Estado a inyectar capital en las dos nacionalizadas. Una situación nueva que previsiblemente hará reflexionar a las autoridades, al supervisor bancario, sobre cuál debe ser la decisión más acertada; si el inicio del proceso de liquidación y venta de activos de las dos entidades, o bien, seguir apostando a que las entidades lleguen, como sea, hasta una fecha, aún por señalar, de subasta.

Pero la subasta es un proceso que está llevando más trabajo y tiempo de lo inicialmente previsto, sin olvidar el aplazamiento de una primera fecha en febrero pasado, ante la falta de interés comprador por parte de grupos privados y por el elevado coste de las operaciones. La demora en la resolución final sobre el destino de estas dos entidades, ha servido para, sin embargo, para que la situación se haya deteriorado con la aparición de los problemas de preferentes y cláusulas hipotecarias. Como resultado, es previsible que el Estado deba proceder a recapitalizar las dos entidades para cubrir elevados déficit de capital, en ambos casos, superiores a los 1.000 millones de euros.

Así las cosas, el supervisor se puede plantear una solución inmediata, drástica, que ponga fin a una situación tan vulnerable para el Estado como es el desembolso de más de 2.300 millones de euros para cubrir los efectos de reclamaciones por preferentes así como las peticiones de arbitraje que los tribunales están fallando, en su gran mayoría, a favor de los ahorradores minoristas. Las entidades ya han avisado al supervisor (a través de notas de declaraciones en los medios de comunicación) que es previsible nuevas necesidades de dinero si la justicia sigue resolviendo los laudos y fallos en favor de los clientes.

La situación creada la pasada semana a propósito de las cláusulas suelo entre las entidades bancarias y el Banco de España, sirvió para que el ministro de Economía, Luis de Guindos asegurase que en esta semana se podría anunciar la suspensión de todas las cláusulas tope que la banca aplica en sus créditos hipotecarios, todo lo contrario de lo que espera el sector, abocado a la pérdida del 10% de ingresos financieros como consecuencia del nuevo descalabro, del que el Estado no se libraría como accionista de control en las nacionalizadas, caso de Catalunya Banc y de NGC.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...