edición: 2350 , Jueves, 23 noviembre 2017
04/02/2009
O2 le adelanta en Reino Unido

Colao no se libra de los lastres de Vodafone

España sigue siendo uno de sus mercados más dolorosos
Ana Zarzuela

Llegó condenado a la travesía del desierto de la primera operadora del mundo por usuarios y Vittorio Colao ensaya nuevas estaciones para su ‘vía crucis’. Después de dos 'profit warning', busca que todos los focos miren a un incremento del 14,3% de sus previsiones de ingresos en el último trimestre de 2008. Pero es el propio consejero delegado el que respira por las heridas de sus mercados tradicionales y se aferra a la depreciación del 23% de la libra. La operadora le debe el 15% de sus beneficios en el tercer trimestre, lo que el gasto por cliente, la voz y el adsl le erosionan. Los menores ingresos por cada equipo y a una caída de los volúmenes totales han sido capaces de  nutrir una caída orgánica de los ingresos de un 1%. Sólo India -con dos millones de nuevos clientes al mes- y Alemania han servido de vacuna para su fiebre británica y su epidemia española y la decadencia del salvavidas turco, cuyos ingresos cayeron un 13,5%. Telefonica le dobla el brazo a Colao en su propia casa: O2, con más de 19 millones de clientes, la adelanta por la derecha en usuarios y facturación en el mercado móvil británico.

Ni el mercado europeo ni las operaciones tradicionales lo acompañan para driblar la crisis del consumo. Tampoco los emergentes en los que busca paliativos. El mapa se le arruga. Los ingresos por voz no se estiran ya más. Los mercados tradicionales tampoco. Ahora le dice adiós al ‘monocultivo’ móvil en brazos del mercado de pymes y profesionales. Incluso a costa de desnaturalizar la esencia de su operadora con su ‘total communications’, o de pisarle las huellas a British Telecom, que sangra por la herida de su Global Telecom. Excluyendo las fluctuaciones de moneda y adquisiciones los ingresos del grupo se habrían precipitado en Asia y África, donde la empresa genera dos tercios de sus ventas. Su cuádruple receta el valor del cliente, de datos móviles, de empresa y de banda ancha no puede evitar el tratamiento de choque: reducir sus costes en un millón de libras antes de marzo de 2011, con una reducción de plantilla incluida.

Hoy, expuesta al ‘monocultivo’ móvil, con sus mejores expectativas depositadas en la cesta de los ingresos por voz -los más debilitados en el conjunto de Europa-, al albur de los precios a la baja, por la competencia y la reducción de tarifas -erosionada por la desaceleración del crecimiento del ADSL en España y el conjunto de Europa y de la hegemonía de Telefónica -reforzada por el iPhone- en fijo, en adsl e Internet móvil, a Vodafone todo se le han vuelto ‘pulgas’ para sus flaquezas. En Europa, los ingresos por servicios crecieron un 13,5% gracias a la mayor fortaleza del euro, que contribuyó en un 14,8% a ese incremento, y a un beneficio del 1,5% de las adquisiciones de empresas, fundamentalmente Tele2. La británica se ha convertido en el mercado español en pionera de la sangría de clientes, erosión de ingresos y orfandad del Iphone, justo ahora que la hora de la convergencia y el ajuste de los mercados europeos llaman a la hora de la verdad.

SIN ‘VACUNAS’ PARA ESPAÑA

Vittorio Colao fue el primero en reconocer que le correspondía aplicar la cirugía de urgencia para una epidemia que carcome al ‘corazón’ operativo de Vodafone en el Viejo Continente. En su filial española, cada estación del vía crucis ibérico condena sus pasos: las piruetas de precios y ofertas catapultan su facturación en España, pero condenan al infinito a sus beneficios y lastran los ingresos del servicio orgánico un 5,8% respecto al trimestre anterior. Le demuestran a Colao el arte de ganar clientes sin incrementar ingresos. Es la propia operadora la que reconoce que mientras que las nuevas tarifas y promociones han aumentado el uso de la compañía por parte de los clientes, el abaratamiento que éstas conllevan en las llamadas por minuto ha reducido los gastos de los usuarios y por tanto los ingresos de Vodafone. Ahora que los ingresos de los operadores móviles se retraen por primera vez en la historia de España, a Vodafone se le agota el ímpetu de la telefonía celular en los servicios de voz: ya cayó un 4,3% en los últimos seis meses de 2008 y el descenso de los ingresos por servicios de voz ha tocado el suelo del 7,7% en el tercer trimestre de su año fiscal.

Vodafone España registró un descenso del ingreso medio por cliente desde los 34,1 euros del mismo periodo el anterior ejercicio, hasta los de 30,3 euros. Necesita liberarse de su dependencia y afinar los anzuelos de la portabilidad y la banda ancha: los ingresos por servicios de datos, crecieron un 9%, impulsados por Internet en el móvil y la conectividad PC móvil. Vodafone España registró ingresos por servicios de banda ancha fija de 80 millones de euros, gracias al incremento en la base de clientes desde los 44.000 hasta los 393.800 usuarios. Pero el despliegue de las redes de fibra FTTH de Telefónica será sólo una palada más en el foso de las debilidades de Vodafone en la península. Aunque lo eluda, si quiere remedar la convergencia de Telefónica, todos los caminos de Vodafone conducen a la inversión en fibra. O a la compra de operadores fijos. En el reino de Colao hoy ya nada se descarta.

Oveja negra de las zozobras de las telecos europeas, la operadora necesita liberarse de su dependencia del mercado de la telefonía celular en España y Gran Bretaña. Por eso Colao apura los tratamientos. Prometió dejar de tirar la lanza en los mercados tradicionales y las operaciones clásicas. Esta vez, las recetas pasarán por “darle a los usuarios lo que quieren”, pero por el atajo del recorte de personal y de costes -1.000 millones de libras hasta 2010-  la apuesta por el internet para llevar, la moderación con el dividendo y el impulso a los segmentos de mercado profesionales, en los que ya tiene dos millones de líneas empresariales. Los analistas le marcan las fronteras: pagó caro el menosprecio al descenso del consumo móvil entre los inmigrantes en España y puede reeditar esas facturas si el mercado de la telefonía empresarial, de espaldas a la portabilidad, ha tocado ya su techo.

Además, si a su nuevo tratamiento de choque le saben a poco sus mercados y se entrega de nuevo a las compras, el remedio será otra vez peor que la enfermedad. Ya lo está siendo: el descenso del 35% de su beneficio neto global este semestre tiene más de un apellido: la depreciación de 1,7 millones de libras en Turquía -un mercado donde el despegue ha sido más lento de lo previsto-, las adquisiciones en la india Hutchison y la sudafricana Vodacom, el retraso del 3G asiático y los avisos de recesión de los mercados de la Europa del Este. Es el preludio de unos resultados que -Colao reconoce- pueden empezar a mostrar la erosión del oasis emergente, el mismo ‘Emapa’ (Europa del Este, Oriente Próximo, Africa, Asia y el Pacífico) que ha reorganizado desde su llegada a la cúpula de Vodafone.

EL PRECIO DE LA DIVERSIFICACIÓN

En el nuevo ‘reino’ de Vodafone, ni la entronización de Colao ni la escisión de su división de emergentes en dos zonas -África-Europa del Este y Asia-Pacífico- son ajenas a la urgencia por cazar en el safari subsahariano. Colao prometió dejar de tirar la lanza en los mercados tradicionales y las operaciones clásicas, a la vista de la zozobra ibérica y la ‘epidemia inglesa’. Y sale de caza en los predios subsaharianos, los únicos que en plena crisis vieron crecer sus beneficios un 30%. Telefónica y Telmex se lo ponen difícil en América. Durante dos años, ha hecho germinar a golpe de inversión y compras -del 52% en Hutchison Essar por 10,7 millones de dólares a la turca Telsim Mobil por 4,5 millones en 2006- su invernadero en los mercados emergentes, con un crecimiento del 45%. Apunta a África, donde acaba de hacerse con el 65% del capital de Vodacom y el beneplácito del gobierno sudafricano.

Pero el safari tiene sus riesgos en unos mercados ya saturados, con tasas de penetración móvil superiores al 100% en Sudáfrica y con un coto continental en el que la mitad de los países están en manos de seis multinacionales: el holandés Celtel, el saudí Etoisalat, el sudafricano MTN, Orange, el egipcio Orascom y el americano Millicom-Tigo. Si en Ghana la mano de Colao bajo la mesa acabó en un terremoto político, en Sudáfrica ha aprovechado el adiós del presidente Mbeki para labrar su alfombra roja. A Vittorio Colao, de refugio en refugio, todos sus oasis se le desvanecen en espejismos. A la vista de la recesión y el descenso del consumo, el mercado descuenta que vienen curvas en Europa del Este, donde la venta de móviles ha bajado ya un 16%. Las demoras en el 3G al que -con el iPhone en ristre- apostó todo en India (el motor de su crecimiento junto con Turquía desde 2007); la pérdida de peso en  China Mobile y la dilución de su 3,3% tras la revolución móvil asiática; las dificultades para poner en el mercado un 15% de su filial qatarí y las líneas rojas a su ‘safari’ africano demarcan un territorio emergente en el que las debilidades de la primera operadora móvil del mundo por clientes vuelven a quedar a descubierto, a la espera de que Vittorio Colao desbroce algún nuevo refugio. El mercado se lo ha empezado a cobrar, con un descuento del 40% en 2008. Es el preludio de unos resultados que -Colao reconoce- pueden empezar a mostrar la erosión del oasis emergente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...