edición: 2325 , Miércoles, 18 octubre 2017
07/10/2008
Los jubilados quieren seguridad total para sus ahorros

Colas en el Banco de España para comprar Letras del Tesoro

Hasta 800 personas esperan su turno (va por números, como en la frutería) para adquirir o reservar títulos del Estado a un año
Entrada a la cámara acorazada del Banco de España
Juan José González

Que no cunda el pánico. Nada que ver con las colas de Northern Rock en Reino Unido. Se trata tan sólo de las colas que forman los inversores para hacerse con las letras del Tesoro que se pueden adquirir, y en su caso reservar, en el Banco de España. La mayoría del público son personas de edad, de sesenta y muchos años para arriba, la mayoría jubilados, para quienes el Banco de España continúa encarnando la imagen de solidez y seguridad que ninguna otra institución puede transmitir. Un público que cuando ve en los medios de comunicación que todo cae y que ministros y presidente del Gobierno advierten que todo está bajo control y que los ahorros no peligran, acuden a ese edificio rocoso, frío y vigilado por mil policías. Edificio cuyos sótanos albergan las reservas de oro del Reino de España. En ese patio, escaleras y aledaños, se concentran diariamente hasta 800 personas que esperan su turno (va por números, como en la frutería) para adquirir o reservar títulos del Estado a un año.

Jubilados -y no jubilados- que el pasado viernes y ayer lunes mantenían el buen humor  bromeando con: ¡cómo está el patio!, decía uno en referencia al patio de operaciones del Banco donde se encuentran las ventanillas para contratar el activo a corto plazo del Tesoro público español. Un activo considerado refugio que debido a las turbulencias está tan de moda que ni siquiera le hace falta al instituto público gastar dinero en publicitarlo.

El activo en cuestión parece reunir para los más veteranos de la sociedad civil el perfil deseado de seguridad en tiempos de debacle y locura financiera. En ese patio del Banco de España se conocerán el próximo día 15 de octubre los resultados de la subasta que realice el Tesoro, es decir, se hará público el dato más interesante, que no es otro que el tipo de interés  a que está dispuesto a pagar el Estado por el dinero que los particulares le van a prestar por un año. Así de sencillo. Se estima que un millón y medio de inversores suscribe aproximadamente el 11% de las letras del Tesoro y el resto es adquirido por fondos de inversión y empresas para su cartera.

Popularmente conocido como el ‘papel de las viudas’, la letra del Tesoro transmite seguridad porque lo que se dice rentabilidad transmite más bien poca. Concretamente, en la última subasta celebrada el 17 de septiembre (siempre en la tercera semana de cada mes), la rentabilidad de la letra a un año fue del 4,298%, exiguo rendimiento si se tiene en cuenta la inflación actual. Pero como lo más interesante no es ahora el beneficio sino la seguridad y la garantía del Estado, importa igualmente poco que la tendencia a medio plazo sea un recorte de los tipos de interés, según parece adelantar el mercado.

Y es que las intenciones del Banco Central Europeo para los próximos meses es precisamente bajar el precio del dinero, lo que modificaría a la baja el rendimiento de las letras. El posible recorte en el precio del dinero a corto plazo, que actualmente se sitúa en el 4,25%, quedaría en el entorno del 3,75/4%. Algunos de los presentes en la cola evocaban con nostalgia aquel lejano 1987, cuando por una letra se llegó a pagar el 14,50%.

La última ocasión en que registraron colas en el patio del Banco la economía española crecía en tasas negativas y “con un escenario de recesión el público acude a las ventanillas”, aseguraba una funcionaria del Banco. El panorama es hoy día similar y las letras del Tesoro recobran su brillo aunque los rendimientos no prometan siquiera batir la inflación al final del presente año.

Por si fuera poco la seguridad y la garantía del Estado, a los inversores de Letras, al público de esta renta fija, le atrae igualmente las características: “no tiene comisiones y la inversión mínima que se puede hacer es de 1.000 euros”, afirma un inversor en la cola del Banco. Exento de comisiones si la operación se realiza en el banco público ya que de lo contrario el banco o caja de ahorros aplica una comisión de entre el 0,35% y el 0,50% de la operación.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...