edición: 2451 , Viernes, 20 abril 2018
27/05/2009

Colegios de Supervisores vigilarán a los bancos europeos

Su presidencia corresponderá a la autoridad del país donde tenga la residencia la matriz
Javier Ardalán

El ejecutivo de la UE publicará hoy un proyecto de Directiva por el que se constituye el Consejo de Riesgos Sistémicos, que será un organismo encargado de mantener la estabilidad del conjunto del sistema financiero y emitir alertas ante las amenazas. También se constituye en esta norma, el Sistema de Supervisores Financieros, que va a estar formado por tres nuevas autoridades comunitarias, responsables del sector bancario, asegurador y bursátil.

El Consejo Europeo de Riesgo Sistémico va a estar compuesto por los gobernadores de los bancos centrales de los 27 países miembros de UE. Su función se centrará en recoger y analizar la información sobre el sistema financiero, detectar posibles riesgos y avisar a las autoridades nacionales y al Banco Central Europeo para que se tomen medidas para corregirlos antes de que provoquen una crisis.

El Gobierno británico, que no está representado en el BCE, al no pertenecer al euro, se ha mostrado contrario a este nuevo organismo, lo que ha llevado a que en lugar de estar presidido por el presidente de este organismo de forma permanente, el Consejo estará, de manera alternativa, encabezado por el gobernador del banco central de un estado miembro.
La medida será planteada en la próxima cumbre europea a celebrar los próximos 18 y 19 de junio, para ir aprobando iniciativas legislativas más detalladas a lo largo del otoño.

Bruselas pretende que el nuevo sistema de supervisión empiece a funcionar en 2010, aunque el informe original, elaborado por el parlamentario austriaco Othmar Karas, preveía como fecha más adecuada  el año 2012.

Colegios de Supervisores

La otra gran reforma que propone el Ejecutivo comunitario consiste en reforzar el sistema europeo de supervisión de grupos bancarios transfronterizos. Se trata de crear colegios de supervisores formados por las autoridades responsables de los Estados miembros en los que operen estos bancos. El liderazgo corresponderá al país donde tenga su residencia la empresa matriz, aunque se fortalece el papel de los supervisores de los Estados miembros donde el banco tenga filiales.

Esta iniciativa se encuentra ya en Primera Lectura en el Parlamento Europeo y busca modificar las Directivas en lo que respecta a los bancos afiliados a un organismo central, a determinados elementos de los fondos propios, a los grandes riesgos, al régimen de supervisión y a la gestión de crisis.

De conformidad con las Conclusiones del Consejo Europeo y del ECOFIN y con las iniciativas internacionales en este ámbito, como la reciente Cumbre del G-20, esta medida representa un primer paso importante para abordar las deficiencias que ha revelado la crisis financiera.

A fin de lograr una supervisión prudencial más eficiente de los grupos bancarios en base consolidada, se busca coordinar de forma más eficaz las actividades de supervisión. Procede, por tanto, establecer "colegios de supervisores", que no deben  no deben afectar a los derechos y deberes de las autoridades competentes, sino que han de servir de instrumento para una cooperación más intensa que permita a las autoridades competentes llegar a un acuerdo sobre las tareas de supervisión fundamentales. Los colegios deben permitir hacer frente con mayor facilidad a la supervisión corriente y las situaciones de urgencia.

El proyecto de Directiva considera que el déficit de información entre las autoridades competentes del Estado miembro de origen y las del Estado miembro de acogida puede revelarse perjudicial para la estabilidad financiera de este último. Por tanto, entiende, que procede reforzar los derechos de información de los supervisores del Estado de acogida, en particular, ante una crisis de sucursales significativas. A tal fin, resulta oportuno definir las sucursales significativas. Las autoridades competentes deben transmitir la información que resulte esencial para el desempeño de las funciones de los bancos centrales y de los Ministerios de Economía en caso de crisis financiera y con fines de reducción del riesgo sistémico.

En el artículo 40 se añade el apartado siguiente:" La decisión de la autoridad competente del Estado miembro de origen tendrá en cuenta la importancia de la actividad de supervisión que debe planearse o coordinarse para esas autoridades, en especial la incidencia potencial en la estabilidad del sistema financiero de los Estados miembros afectados”.

Limitación de riesgos

Con respecto a la imposición de limitaciones, establece que ninguna entidad de crédito podrá asumir frente a un cliente o grupo de clientes vinculados entre sí una exposición cuyo valor exceda del 25 % de sus fondos propios, después de tener en cuenta el efecto de la reducción del riesgo de crédito.

Cuando ese cliente sea una institución o cuando el grupo de clientes vinculados entre sí incluya una o varias instituciones, dicho valor no podrá rebasar el 25 % de los fondos propios de la entidad de crédito o la cuantía de 150 millones de euros, si ésta fuera más elevada, siempre que la suma de los valores de las exposiciones frente a todos los clientes vinculados entre sí que no sean instituciones, después de tener en cuenta el efecto de la reducción del riesgo de crédito, no rebase el 25 % de los fondos propios de la entidad de crédito.

Cuando el importe de 150 millones de euros sea superior al 25 % de los fondos propios de la entidad de crédito, el valor de la exposición, después de tener en cuenta el efecto de la reducción del riesgo de crédito, no deberá rebasar un límite razonable en términos de fondos propios de la entidad de crédito. Este límite será determinado por las entidades de crédito, de forma coherente con las políticas y los procedimientos mencionados en el proyecto, para afrontar y controlar el riesgo de concentración, y no será superior al 100 % de los fondos propios de la entidad de crédito.

Una entidad de crédito que no sea originadora, patrocinadora o acreedora original sólo estará expuesta al riesgo de crédito de una posición de titulización en su cartera de negociación o de inversión si la entidad originadora, patrocinadora o acreedora original ha revelado de manera explícita a la entidad de crédito que se dispone a retener, de manera constante, un interés económico neto significativo que, en cualquier caso, no podrá ser inferior al 5 %.

A este fin, se entenderá por retención de un interés económico significativo: la retención de un 5 % como mínimo del valor nominal de cada una de las fracciones vendidas o transferidas a los inversores; en el caso de las titulizaciones de exposiciones renovables, la retención del interés de la originadora del 5 % como mínimo del valor nominal de las exposiciones titulizadas.

También se entenderá la retención de exposiciones elegidas al azar, equivalente al 5 % como mínimo del importe nominal de las exposiciones titulizadas, cuando éstas se hubieran titulizado de otro modo en la titulización, siempre y cuando el número de exposiciones potencialmente titulizadas no sea inferior a 100 en el origen; la retención de la primera fracción de pérdidas y, en caso necesario, otras fracciones que tengan un perfil de riesgo similar o superior y que no venzan en modo alguno antes que las transferidas o vendidas a los inversores, de modo que la retención equivalga en total al 5 % como mínimo del valor nominal de las exposiciones titulizadas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...