edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
22/11/2011
Banco de Valencia, primera decisión de un ministro de Economía ‘en la sombra’

Comienza el final de la reforma financiera: la limpieza de los quebrados

El candidato electo Rajoy y el presidente del Gobierno pactaron no nacionalizar en campaña
Juan José González

Aseguran en medios financieros que es probable que la nacionalización –intervención para el Banco de España- del Banco de Valencia sea la primera medida aplicada desde la sombra por el futuro responsable económico del también futuro Gobierno. Y que en ese plano de futuro se encuentren igualmente el resto de las decisiones de reestructuración del sector financiero, en dique seco desde la parte final de la campaña electoral. Aseguran también esos medios que la última reunión entre Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero, el hoy elegido para la presidencia de Gobierno le solicitó al todavía hoy presidente que paralizara cualquier decisión sobre intervenciones bancarias o sobre las polémicas indemnizaciones a los antiguos directivos del sector, a lo cual, a tenor de la ausencia de mayores noticias en el tramo final de la campaña, parece que accedió el presidente. Se da por hecho que el gobernador del Banco de España, en línea con el Ejecutivo, accedió igualmente a dejar a un lado, temporalmente, esos asuntos pendientes. Hasta la intervención de ayer del Valencia.

Con el cien por cien de los votos escrutados… el Banco de España se sintió libre para proceder a solucionar un peligroso entuerto: la situación del Banco de Valencia. Peligroso, según se pudo saber en medios cercanos al banco, porque no había forma humana de componer unos resultados creíbles para presentarlos a la CNMV. Así que, aludiendo a problemas técnicos primero, y después a que estaba elaborando un nuevo plan financiero para incluirlo en las cuentas a presentar, ya fuera de plazo, el Banco de España mantuvo en suspenso la decisión hasta que no llegara esa orden del Ejecutivo para ya, fuera de campaña, intervenir la entidad. El matiz de peligroso se cita en unas conversaciones sobre la operación, al entender que la no intervención del Banco de Valencia interrumpe y bloquea decisiones de consejo de Bankia. Y Bankia es considerada como una entidad sistémica.

Las cuentas del Valencia no resistían una primera lectura. Fue el viernes 11 cuando algunos inspectores del Banco de España tuvieron el avance de las cuentas: pudieron comprobar que la decisión de intervenir la entidad podría ser inmediata, aunque solamente deberían despejar una duda: si era necesario el acuerdo del Consejo de Ministros para la intervención y, en caso afirmativo, si debería reunirse con carácter de urgencia. Parece que era necesaria, al igual que en anteriores ocasiones, caso de la intervención de CCM, una reunión del Consejo de Ministros, ante lo que se decidió dejar pasar unos días hasta el resultado final de las elecciones generales.

Pero una vez pasado el evento político y con los resultados en la mano, la reestructuración del sector financiero, pendiente en su tramo final, no pudo esperar por más tiempo. Se sabe que el Partido Popular tiene otra idea sobre la supervisión, inspección y planteamiento de las funciones del Banco central, así como que cuenta con un modelo más sencillo que el actual de Supervisor, lo que significa un cambio profundo en la estructura del banco a medio plazo, es decir, a partir del próximo mes de julio, coincidiendo con un nuevo Gobernador, pues el actual parece no contemplar para nada su cese.

En cualquier caso, si como parece confirmarse en círculos muy próximos al futuro ministro de Economía –innombrable en este momento- el próximo Gobernador y el actual, además de amigos han sido subordinados el uno del otro, le tocará por mandato de su cargo, pero también por imposición del Ejecutivo, acabar con las tareas pendientes que, aunque haya comenzado Ordóñez no le fuera posible concluir.

Una carpeta de temas pendientes en los que no podrá figurar ni la venta de la CAM, difícil, pero en breve resuelta como si se tratara de colocar un saldo en rebajas, así como la venta de Catalunya Caixa, Unnim y una parte de Novagalicia, todos ellos, escollos que mal que bien pueden recibir su finiquito a finales de enero.

En el asunto de las polémicas y escandalosas indemnizaciones a la alta dirección del sector, la mayoría de ellos, ya fuera de la disciplina bancaria, el futuro Gobierno ha dado alguna señal en campaña electoral de que se trata de un escándalo en el que habrá que poner orden, para lo cual tan sólo debe demostrarse que se han vulnerado las normas. En cualquier caso, se trata de un asunto que se inició en la etapa de Ordóñez y que Ordóñez deberá resolver.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...