edición: 2362 , Martes, 12 diciembre 2017
06/05/2015

Comisión y Parlamento europeos acuerdan adelantar la reforma del mercado de derechos de emisión

El borrador del acuerdo supera las objeciones de Polonia y crea un fondo de reserva de derechos
Carlos Schwartz
La Comisión Europea (CE) y el Parlamento (PE) alcanzaron un acuerdo recogido en un borrador en el que se establece la constitución de una Reserva para la Estabilidad del Mercado (RMS, por sus siglas en inglés) de los Derechos de Emisión de carbono (DEC) destinado a absorber el excedente de derechos que existe en el mercado. Los derechos de emisión de CO2 son asignados a algunas industrias y otros emisores de carbono, mientras que otras como la eléctrica son excluidas. Para compensar esas diferencias existe un mercado DEC en el cual los derechos se pueden negociar de acuerdo con las necesidades de los emisores. El régimen de DEC combina las limitaciones de las emisiones con el coste medido en derechos de CO2 para los excesos sobre ese límite. Las economías intensivas en la emisión de carbono, como el caso de Polonia, se oponen a la penalización por las emisiones e intentan retrasar el incremento de las limitaciones.
La semana pasada se registró en las negociaciones una deserción clave cuando la República Checa abandonó el bloque liderado por Polonia abriendo la posibilidad de que se alcanzara el acuerdo que se materializó en el texto esta semana. El acuerdo se alcanzó en el marco de lo que se denomina el “triálogo” que incluye a la CE, Parlamento y los estados miembros en negociación directa.

A consecuencia de la caída en la demanda de energía y de la producción industrial por la crisis internacional el precio de los derechos de emisión de carbono cayó a niveles récord en 2013 perdiendo eficacia como elemento movilizador para incentivar la reducción de emisiones en las industrias de Europa con el objetivo de ahorrar costes añadidos. El nivel máximo de eficacia de los DEC está por encima de los 20 euros por tonelada de CO2 emitida. El precio de mercado en abril de 2013 era de 2,44 euros la tonelada, un año después se había duplicado y desde el cambio de posición de la República Checa cotiza levemente por encima de los 7 euros.

Sin embargo, para que surtan efecto como elemento disuasorio su precio debe subir mucho más. Una forma de lograr este objetivo es eliminar del mercado los excedentes de DEC. El fondo de Reserva para la Estabilidad del Mercado (RMS) podría sacar de circulación derechos equivalentes a 2.000 millones de toneladas de CO2, de acuerdo con las organizaciones activistas en favor de una reducción de emisiones.

Esas asociaciones exigen además que no se espere a la puesta en marcha del acuerdo y se proceda a eliminar derechos de emisión de inmediato. En realidad toda la batalla se ha centrado hasta ahora en un adelanto de tres años en la entrada en funcionamiento del RMS. Polonia admitía que comenzara a funcionar en 2021 y el acuerdo ahora establece finales de 2018, en realidad de acuerdo con el documento firmado el primero de enero de 2019. El sistema de limitación a las emisiones y de DEC y su mercado existe para los 28 estados miembros de la UE y los tres países europeos miembros del asociación europea de libre comercio (EFTA, por sus siglas en inglés). Este régimen cubre alrededor del 45% de los gases de efecto invernadero emitidos en la UE, y limita emisiones de CO2 en más de 11.000 establecimientos industriales y de generación de electricidad en Europa. También limita las emisiones de las aeronaves.

El borrador de proyecto aun debe obtener el apoyo de países que no lo han expresado y requiere además el voto favorable del PE. Hasta ahora lo que se alcanzó es un acuerdo preliminar tras el aislamiento de las posiciones de Polonia en el proceso a tres bandas iniciado en febrero pasado.

En marzo, los ministros de Medio Ambiente de la UE aprobaron objetivos de reducción de emisiones con vistas a una cumbre europea del clima en París más adelante este año. El nuevo acuerdo establece una reducción del 40% de las emisiones de carbono respecto de 1990 de aplicación en el año 2030.

Alemania se ha convertido en la punta de lanza del programa de reducción de emisiones en línea con la transformación de su sector energético que ha arrinconado contra las cuerdas al sector convencional de la energía eléctrica, donde sufre un fuerte castigo sobre sus márgenes empresariales. Mientras, se registra una fuerte caída de los precios mayoristas de la energía eléctrica a expensas de la producción de las renovables fuertemente subvencionadas.

El problema es que las subvenciones se recaudan del cobro al consumidor final lo que ha llevado a que la factura de la energía eléctrica haya subido de forma considerable para aquél. Menores precios mayoristas, mayores precios minoristas. El interés de Alemania no es sólo en defensa del medio ambiente, lo es también en favor de sus decisiones políticas ya que si estas no se hacen de forma uniforme en Europa Alemania perdería competitividad por el precio de su energía.

La ministra federal alemana de Medio Ambiente, Barbara Hendricks, afirmó en marzo que: “Hemos enviado una señal clara a la comunidad internacional. Europa está lista para hacer una ambiciosa contribución a la preservación del medio ambiente. Hemos dado un importante paso en la dirección de la neutralidad europea frente al clima. Ahora que la UE se ha convertido en el primero de los grandes emisores que presenta su contribución, espero que las otras grandes economías sigan esos pasos y presenten en París sus objetivos de emisiones”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...