edición: 2849 , Martes, 19 noviembre 2019
11/09/2015

La alianza de los cajeros, inicio de colaboraciones en otros negocios en banca

La competencia, los ingresos y la defensa de los clientes, común denominador que justifica un entendimiento que puede llegar más lejos
Juan José González
Sólo es el principio, es una mecha que se enciende en el campo de las relaciones entre competidores bancarios. El origen es el interés compartido de las comisiones que se aplican a la operativa que los clientes realizan en los 46.216 cajeros, y que significan más de la mitad de las operaciones habituales. La banca, en un principio dividida, con intereses y estrategias encontradas en el cobro de las comisiones por la utilización de cajeros a los clientes de otras entidades, han entendido que la mejor estrategia pasa en este caso por llegar a un acuerdo, por crear alianzas y no competir en un asunto que, como el cobro de comisiones, le ha reportado a la banca sus mayores niveles de impopularidad. Alianzas que se convierten en un primer punto de contacto entre `enemigos´ tradicionales pero que en la práctica está abriendo una puerta a una relación más profunda y que puede alcanzar a zonas de la actividad bancaria y hasta ahora difícil de imaginar de forma compartida.
El Banco de España ha jugado un papel relevante en el acercamiento de las entidades y grupos bancarios, hasta ahora enfrentados por intereses de clientes, zonas y negocios. Poniendo también límites a la comisión que pretendían aplicar las entidades en sus cajeros a las operaciones de los clientes ajenos. Lo más interesante de esta `guerra de comisiones´ es, sin embargo, el acercamiento entre bancos competidores, históricamente enfrentados, irreconciliables en el reciente pasado. Y sin embargo, los problemas comunes -los cajeros, las comisiones y los clientes- parecen haber logrado un acercamiento que se ha saldado hasta ahora con alianzas. Alianzas que poco a poco van calando y alcanzando áreas de la operativa bancaria hasta ahora `prohibidas´, reservadas en exclusiva y por tanto, sin posibilidad de ser compartidas con otras entidades, caso de los sistemas de medios de pago.

En principio, las seis entidades financieras que integran la red Euro 6000 (Ibercaja, Unicaja, Abanca, Liberbank, BMN y Kutxabank) se habrían unido para, junto a otras dos que forman la red Servired, como Banco Sabadell y Bankia, hacer frente común a la competencia planteada por los tres primeros espadas del sector, esto es; Santander, Caixabank y BBVA, propietarias del 56% de los cajeros españoles. El acuerdo consiste en no cobrar comisiones en sus cajeros, aunque sí aplicarlas a los clientes de Santander, Caixabank y BBVA, partidarias del cobro de 2 euros de comisión por la retirada de efectivo en sus cajeros a los clientes de otras entidades.

En el fondo del movimiento de la banca se encuentra la necesidad de aumentar los ingresos del sector, una respuesta razonable a la caída de los ingresos financieros. Y las comisiones adelantan ya que es un epígrafe en la cuenta de resultados en fase de recuperación. Si los ingresos habían caído en los últimos ejercicios, ahora se hacía necesario, y obligatorio, elevar la facturación por comisiones entre un 3% y un 5%, como apuntan en el sector. Y parece que ya están en ello. Lo demuestra que en la primera parte del presente ejercicio, los ingresos por comisiones avanzan por encima de los registrados en 2007, y estarán situados por encima de los 11.500 millones de euros al término del año.

Por esta razón, la comisión por la operativa en los cajeros propios a los no clientes, se encuentra en esa situación en la que es difícil renunciar a una subida del precio del servicio. Como también supone un fuerte revés para una entidad que, como ING, basa su modelo de negocio en la utilización gratuita a sus tres millones de clientes de una red que no es suya (no tiene red). Se trata de un problema singular que afecta más a esta entidad que al resto, lo que le ha obligado a la búsqueda urgente de acuerdos. El holandés logró una alianza con Servired (Caixabank y BBVA) con lo que aseguró que sus clientes podrían retirar efectivo por valor superior a los 60 euros por extracción. Así salvó 34.000 cajeros. Pero el hueso más duro era la red 4B (Santander y Popular) y con la que parece que ya hay un principio de acuerdo.

En cualquier caso, las nuevas alianzas entre las entidades que integran las tres redes de cajeros -Euro 6000, 4B y Servired- ya tienen sobre la mesa numerosas propuestas para alcanzar acuerdos de colaboración en otros ámbitos de los medios de pago. Nuevas alianzas que también favorables a una racionalización de algunas comisiones por servicios, más deseable que una guerra de comisiones de la que siempre salen escaldados los clientes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...