edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
23/09/2015
banca 
Concentración bancaria

El nuevo mapa bancario podría extraerse de la `guerra de los cajeros´

La cuenta de explotación del ejercicio 2015 se juega en el terreno de las comisiones por servicios
Juan José González
La rebelión de los cajeros parece ser el evento que marca la preparación del reajuste de actores en el sector bancario, el preámbulo de un nuevo mapa de entidades financieras en España. Se podría ver, por tanto, el asunto, las escaramuzas, el lío o como se quiera denominar, de las comisiones de los cajeros como un primer paso en el camino que, más pronto que tarde, llevará a los 14 bancos actuales a un proceso de concentración. Ya se avanzó (ver edición 1799 de 11-9-15) que los acuerdos actuales entre bancos y redes de terminales bancarias, bien podrían extenderse a otras áreas de la actividad bancaria, como así parece que está ocurriendo. Aunque el verdadero motivo de esta guerra o batalla de los cajeros hay que buscarlo en el menor rendimiento de la actividad bancaria típica. Y los cajeros equivalen a comisiones por servicios, ingresos que deben alimentar un margen financiero que ya envió un primer aviso en el primer semestre del año.
Sobre la base de que la actividad bancaria se viene desarrollando en los últimos tiempos en un escenario de tipos de interés próximos a cero, y que esta situación amenaza con prolongarse en el tiempo, los márgenes que definen la actividad del sector dejan al descubierto los problemas de estabilidad, y existencia, de varios bancos. El argumento no es nuevo porque la caída de los márgenes, primero, y la dificultad de recuperación de estos después, deja en evidencia que la actividad bancaria necesita mejorar, entre otros, el margen financiero para salvar la cuenta de explotación.

Si se entiende que el problema se encuentra en el margen financiero, habrá que analizar, e intervenir en su caso, en los ingresos crediticios, los ingresos de comisiones por servicios y los costes de los recursos ajenos. El problema principal con el que se encontraron los bancos en el primer semestre, fue la debilidad de los ingresos y su previsible empeoramiento en el segundo semestre. En el sector se valoraron con optimismo el fuerte aumento de los beneficios semestrales, un avance notable respecto al mismo período del año antes. Pero el optimismo no fue generalizado porque escondía la escasa subida o recuperación en todos los márgenes de la cuenta de resultados.

Esta situación no parece haberse modificado al término del pasado mes de agosto, momento de mayor tensión en la batalla por el cobro de las comisiones por extracción de efectivo en los cajeros. El negocio doméstico no despega, la recuperación de la economía parece ser bastante limitada y los ingresos financieros siguen sufriendo los efectos de la caída de los tipos y su presión sobre la rentabilidad de los activos. Por si fuera poco, el crédito nuevo es menos rentable y también escaso, sigue sin despegar.

Quizá las únicas dos buenas noticias del sector vienen de la reducción de la morosidad y de la reducción de costes. Por otro lado, la coyuntura obliga a que las empresas se hayan volcado en operaciones de refinanciación para reducir costes e, incluso, muchas de ellas han optado por acudir al mercado y evitar la financiación bancaria. Por tanto, mayoría de factores que restan en unas cuentas que no terminan de salir bien.

Que el sector bancario iba a pisar con más fuerza el acelerador de las comisiones por servicios era algo esperado, previsto, cantado. No era suficiente con el recorte de red y ajuste de plantillas. El acelerador presiona sobre la actividad bancaria online, las nuevas tecnologías y el uso de sus herramientas. Por tanto, en este escenario donde el cajero, situado dentro de la misma oficina, toma el lugar del empleado y amplía su horario hasta las 24 horas, es donde comienza la verdadera batalla por la recuperación de los ingresos por servicios, el auténtico salvavidas del margen financiero y con él, la recuperación de la cuenta de explotación.

Pero en todo caso, acuerdos y movimientos a propósito de la citada rebelión de terminales, se convierten en la piedra de toque, en primera experiencia que a modo de noviazgo puede mostrar el buen entendimiento entre dos o más pretendientes de cara a un futuro matrimonio, la clave de la futura concentración bancaria.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...