edición: 2282 , Miércoles, 16 agosto 2017
05/07/2017
OBSERVATORIO GLOBAL

¿Cómo impacta la incertidumbre en la actividad económica?

PwC
Desde el inicio de la crisis financiera, la incertidumbre ha sido –y sigue siendo- el principal tema de conversación del mundo empresarial, hasta el punto de que los directivos la consideran, hoy en día,  como la principal amenaza para sus negocios.
La edición de junio del Global Economy Watch, elaborado por PwC, hace una análisis sobre cuáles son los actuales niveles de incertidumbre y su impacto en la  actividad económica mundial. 

Según el Índice de Incertidumbre Económica (EPU), a principios de 2017 se alcanzó uno de los mayores niveles de incertidumbre económica de la historia, por encima de los registrados en 2008, cuando se desencadenó la última crisis financiera. Pero ¿sabemos realmente cómo está afectando al crecimiento económico? El análisis de PwC se centra en tres ámbitos principales: los hogares, los negocios y los mercados financieros.

1. Los hogares. La incertidumbre puede -al menos temporalmente- hacer que el consumidor gaste menos por miedo a una caída de sus ingresos. Es la situación típica que suele provocar un incremento del ahorro de las familias. En Estados Unidos, por ejemplo, el ahorro de las familias aumentó cinco puntos porcentuales durante la crisis financiera, pasando del 3% al 8% de la renta personal disponible.

2. Las empresas. Un entorno incierto suele empujar las compañías a realizar recortes tanto en su producción, como en inversiones y salarios. Normalmente, aquellos proyectos que requieren mayores inversiones de capital suelen ser los que más sufren en este tipo de entornos. Existen ciertas evidencias de que la incertidumbre, junto con otros factores, ha provocado que la liquidez de las empresas norteamericanas haya crecido hasta los 2 billones de dólares.

3. Los mercados financieros.  En situaciones de incertidumbre los inversores exigen un mayor retorno del capital a través de mayores primas de riesgo. Esto hace que se  pueda llegar a dar la circunstancia de que los costes de financiación para las empresas aumenten en un contexto en el que los bancos centrales están bajando los tipos de interés para intentar reactivar la economía. En ocasiones, la incertidumbre hace que el dinero pase de aquellos activos de mayor riesgo a los más seguros. Un buen ejemplo, es el flujo de capital de los mercados financieros hacia el oro que se produjo entre los años 2007 y 2009. En este periodo, el precio del oro creció un 29% mientras que el índice que mide la capitalización bursátil de las grandes y medianas compañías en 23 mercados emergentes –el MSCI Emerging Market Equity Index-, cayó un 63%.

El documento concluye que estos tres ámbitos tienen un impacto acumulado muy significativo en la actividad económica. El Fondo Monetario Internacional estima que el incremento de la incertidumbre puede estar asociado con una caída del crecimiento económico de entre el 0,4% y el 1,3%.

¿Qué supone todo esto para las empresas? La incertidumbre tiene distintas implicaciones para las compañías. Por un lado, están las incertidumbres ‘conocidas’, que se pueden planear y controlar, contratando seguros o utilizando instrumentos financieros sofisticados. Y por otro, están las ‘desconocidas’. Ante estas, las empresas pueden hacer simulaciones y evaluar el impacto que tendrían en sus cuentas y en sus operaciones diarias.

Los políticos y las instituciones también pueden influir sobre los niveles de incertidumbre de una economía. Por ejemplo, la Reserva Federal Americana, desde la crisis financiera, ha decidido detallar más sus análisis sobre sus decisiones de política monetaria  para aumentar la transparencia y  mitigar la incertidumbre. 

¿Cuándo despegarán los sueldos en EEUU?

El Global Economic Watch de junio también incluye un análisis sobre el mercado laboral en EEUU. En mayo, la tasa de desempleo fue del 4,3% -la última vez que se llegó a unos niveles tan bajos fue en mayo del 2001, antes de la crisis financiera-. Y aunque  los salarios han comenzado a recuperarse, todavía están lejos de su máximo: el  pasado mes de abril se sitúo 0,9 puntos por debajo de agosto de 2007, cuando registraron su pico más alto y crecieron un 4,5%. Entonces, ¿por qué los sueldos no se han recuperado como se esperaba?

En primer lugar, la tasa oficial de desempleo no muestra todos los matices del mercado laboral norteamericano. Por ejemplo, no tiene en cuenta a los trabajadores que trabajan a tiempo parcial y que  querrían trabajar más horas, o a aquellos que se desaniman y simplemente dejan de buscar. La tasa U-6, que incluye estas dos categorías, sigue siendo más alta que antes de la crisis: mientras que la tasa oficial de desempleo se ha recuperado, la U-6 sigue estando 0,5 puntos más alta que antes de la crisis.
 
En segundo lugar, si la comparamos con antes de la crisis, la recuperación norteamericana ha sido rica en empleo y pobre en salarios. La mano de obra está infrautilizada y, de entre los nuevos empleos, los puestos de baja cualificación y temporales aglutinan una proporción mayor a la normal. Además, el poder de negociación de los trabajadores ha disminuido como resultado de la crisis financiera. Hasta que la economía norteamericana no consiga subsanar estos puntos débiles de su mercado laboral será difícil que los salarios aumenten significativamente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...