edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
24/01/2018
banca 
Mientras tanto, Bankia se deja querer

Compás de espera en las fusiones bancarias por los resultados

Integrar a Bankia -en BBVA, Caixabank, Santander o Sabadell- convertiría a la nueva entidad en el líder del mercado español
Juan José González
Las conversaciones en marcha, pero a ritmo lento, entre las cuatro entidades financieras con intenciones y posibilidades de alcanzar acuerdos de fusión. Se han frenado en seco en la última quincena del pasado mes de diciembre como si fuera un tregua a la espera de que se retomen tras la presentación de resultados. Inmersos todos los bancos en los últimos retoques del cierre del ejercicio, mantienen, sin embargo, abiertas sus estrategias de negociaciones para un acuerdo final. Los contactos entre los equipos técnicos de las entidades financieras se han aplazado hasta nueva orden, hasta que sean presentadas en público las cuentas correspondientes al ejercicio cerrado de 2017 y, además, "hasta que sean `digeridas´ por el mercado", señala una fuente bancaria que participa en los contactos. De la misma forma que sigue adelante la digestión de la compra del Popular por el Banco Santander -al parecer "con menos inconvenientes de los previstos, si se dejan fuera los técnico-jurídicos", dice un directivo del banco- en el BBVA, por indicación directa del consejo de administración, "se ha decretado un `paro biológico´ en el proceso de maduración de una operación", comenta una fuente bancaria que no precisa la naturaleza de la misma. Los resultados de 2017 auguran sorpresas para todos, y no todas positivas, pues tanto Santander como Sabadell ofrecen dudas, Caixabank parece satisfecha con las primeras cifras, una vez descontados los acontecimientos en Cataluña, mientras BBVA no transmite buenas vibraciones tras los últimos episodios; deterioro en sus cuentas por la pérdida de su inversión (el 5%) en Telefónica, lo que no resta para que el banco pueda presentar un buen nivel de ganancias. 
Unido a esto último, y para reforzar el papel de candidato mejor situado para una integración con Bankia, BBVA asiste a la última jugada de su presidente, Francisco González, quien estaría dispuesto a firmar lo que en el banco consideran como "la culminación del éxito del presidente", sostienen en el banco azul. Las espadas siguen en alto a pesar de la pausa mientras Bankia espera novedades. Que todos los focos se dirijan hacia el BBVA no quiere decir que sea el único aspirante como tampoco el único interesado y, por supuesto, el más volcado en una operación corporativa que le situaría al frente del sector, en el liderazgo en el mercado español.
 
Porque, en efecto, este banco ha realizado dos operaciones que van más allá de una simple limpieza en el balance. Ahí está la venta de su filial chilena por cerca de 1.900 millones de euros y a continuación la salida de la mayoría de su cartera de inmuebles adjudicados por 3.980 millones de euros, suma que, unida a otras desinversiones menores habría dejado en la caja del banco unos ingresos de 6.000 millones de euros cuyo destino es claramente una compra, una operación corporativa.

Pero de ahí a que el BBVA aparezca como único candidato hay un largo trecho. Porque tampoco hay que descartar al Santander: "siempre hemos visto puntos que nos interesan en el banco intervenido", aseguran en Boadilla, donde no despejan una incógnita interesante: ¿seguiría en los planes del Santander la compra de Bankia una vez adquirido el Popular? Lo dicho, no es descartable. La teoría barajada por algunos expertos bancarios apunta hacia las sinergias de toda operación corporativa, al entender que estas serán mayores en la medida del tamaño del comprador. Teoría, por tanto, que no debería descartar a BBVA, Santander, Caixabank e, incluso, a Sabadell, si bien, con algunos matices diferenciales a las cuatro entidades les encajaría una Bankia para liderar con holgura el mercado español.

Un mercado en el que todos los números conceden al BBVA las mayores y mejores sinergias, del 40% en costes, si adquiere Bankia, y de cuya suma se haría con el 22% de la cuota del mercado nacional. En el sector se destacan algunos rasgos personales de Francisco González, como su ambición (comedida) y su dominante soberbia, le estarían empujando hacia un deseo de `ajuste´ con Ana Patricia Botín para resarcirse de la partida perdida en el Popular, una espina clavada en su orgullo que González no lleva nada bien.

En todo caso, en las conversaciones que mantienen los técnicos de los bancos interesados en Bankia, han surgido algunas voces críticas que apuntan a la "pesada hipoteca" del banco semipúblico, una carga estimada en la actualidad en unos 24.000 millones de euros a que asciende la ayuda del Estado, y de la que actualmente resta por recuperar el 88% tras la venta del último paquete del banco. Es probable que los negociadores interesados (los compradores) barajen la idea de hacerse con la entidad nacionalizada siguiendo el mismo criterio de resolución del Popular, esto es, al módico precio de 1 euro y asumiendo un calendario de amortización, o devolución, de un porcentaje de la cantidad que aspira a recuperar el Estado. Y así las cosas, lo más probable es que los pretendientes de Bankia acaben por tirar la toalla. Las conversaciones para la venta del banco nacionalizado están fijadas para su reanudación en marzo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...