edición: 2703 , Miércoles, 24 abril 2019
21/07/2009
Antonio Calvo, director de RC y Relaciones Institucionales de Red Eléctrica

“Comportarse como si uno fuera socialmente responsable hace que uno acabe siéndolo”

“La RSC se presenta como una oportunidad de cambio para salir del estancamiento”
Antonio Calvo, director de Responsabilidad Corporativa y Relaciones Institucionales de Red Eléctrica
Beatriz Lorenzo

El reconocimiento Excelencia Europea +500 se otorga a las empresas europeas que trabajan para adoptar los sistemas de gestión y las prácticas empresariales más avanzadas, y para satisfacer las necesidades y expectativas de sus grupos de interés. Sólo tres empresas de las veinte que poseen este reconocimiento en España superan los 600 puntos. De todas ellas, Red Eléctrica es la única del sector energético que lo ha alcanzado. Una distinción que viene a engrosar una lista entre las que se cuentan, entre otras, la concesión de la séptima edición del Premio Memorias de Sostenibilidad de Empresas Españolas, concedido por el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (Icjce) y la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA) o la clasificación como la empresa del Ibex 35 con mejor memoria de Responsabilidad Social Corporativa de 2007, según el informe anual del Observatorio de RSC. Pero los retos y proyectos se suceden sin pausa en la energética: “Se ha diseñado un nuevo plan (PlanCorp 5x7) más ambicioso e integrado que ha sido aprobado por la Comisión Directiva de RC y revisado por el Consejo de Administración, en el que se despliega la estrategia de responsabilidad corporativa de la empresa. La principal novedad es el enfoque a cinco años que se le ha dado a su calendario, para ejecutar sus proyectos y actividades transmitiendo una perspectiva a largo plazo de las prácticas de responsabilidad corporativa", afirma Antonio Calvo, director de Reputación Corporativa y Relaciones Institucionales en declaraciones a 'capitalnews.es'.

Para facilitar su integración y sistematización -añade-, se han definido cinco vectores, con los que se pretende dar respuesta a los diferentes aspectos de la responsabilidad corporativa: estructural y de gobierno corporativo, técnico-económico, social interno, social externo y ambiental. Para cada vector y a lo largo de los cinco años de aplicación del plan, se han definido siete ejes de acción que se desarrollarán mediante proyectos anuales específicos. El plan anual de proyectos de RC 2009 está compuesto por un total de cuarenta proyectos que se están desarrollando y que son revisados trimestralmente.”,

Calvo reniega de la postura tradicional de las compañías que buscan sólo el beneficio puro y duro y aboga por la creación de valor a largo plazo: “Según el premio Nobel de economía Milton Friedman, la empresa no tenía otra responsabilidad que la de procurar el máximo beneficio posible y repartirlo entre sus accionistas. Este enfoque netamente financiero pone su principal atención en el cuidado de los accionistas. Sin embargo, la responsabilidad corporativa exige gobernar de forma equilibrada los intereses de los distintos grupos de interés, no pensar solo en los accionistas, ni solo en los accionistas de hoy. La responsabilidad corporativa aparece en la generación del beneficio, no una vez conseguido éste, por lo que el comportamiento responsable de la empresa no es incompatible con la creación de valor. La adopción por parte de la empresa de criterios de responsabilidad corporativa, sacrificando los beneficios inmediatos a cambio de maximizar el valor en el largo plazo,  le permite distribuir el valor creado entre todos los grupos de interés, no solamente los accionistas. Y, además, incrementa su perdurabilidad.”

El director de Responsabilidad Corporativa de REE se muestra cauto a la hora de hablar de la situación de la RSC en el sector empresarial español, aunque confía en el afianzamiento futuro de la RSC como herramienta de gestión:“La situación de la empresa española en el contexto socioeconómico actual no es buena, por lo que se está experimentando una interrupción en la tendencia positiva de las actuaciones de las empresas en materia de responsabilidad corporativa. Sin embargo, a pesar de la coyuntura económica de las empresas españolas, un elevado porcentaje de directivos valora positivamente la RSC, y las empresas están incrementando paulatinamente su compromiso con la sociedad, especialmente en la vertiente ambiental, minimizando el impacto de sus actividades en el medio ambiente e intentando mejorar la calidad del entorno en el que operan las empresas. Otro dato importante a tener en cuenta es que el tejido empresarial español se caracteriza por el pequeño tamaño de sus empresas. Las pymes constituyen la parte más importante del tejido empresarial, concretamente un 99,85%; sin embargo el protagonista de la responsabilidad corporativa sigue siendo la gran empresa. Para las pymes, la responsabilidad corporativa es un elemento excepcional en la gestión empresarial, aunque cada vez son más las pequeñas y medianas empresas que integran criterios de responsabilidad corporativa e informan sobre ello.”

“TODAS LAS UNIDADES ORGANIZATIVAS DE LA EMPRESA HAN DE ENTENDER EL VALOR DEL DESARROLLO SOSTENIBLE”

En cuanto a los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de diseñar y poner en marcha un plan de RSC, Calvo lo tiene claro: “En nuestra experiencia concreta han sido dos los principales problemas con los que nos encontramos. Por un lado, el lograr que todas las unidades organizativas de la empresa, y por tanto, los equipos de trabajo, entendieran el valor del desarrollo sostenible y fueran capaces de integrarlo en sus procesos consiguiendo que éstos sean más responsables, produzcan menor huella ecológica e integren los requerimientos y expectativas de los grupos de interés implicados. Y por otro lado, que el avance en la integración y el desarrollo de proyectos de responsabilidad corporativa se dieran de forma homogénea y coherente y a la misma velocidad en todas las unidades organizativas.”

El experto reconoce que han sido las expectativas sociales y una progresiva concienciación en temas de sostenibilidad y buen gobierno los que han funcionado como resorte o impulso para las políticas de RSC: “Son varios los factores que han impulsado la expansión de la responsabilidad corporativa en respuesta a los movimientos sociales. En primer lugar, se ha producido un cambio en el sistema de valores de la sociedad. Hoy en día, existe una preocupación creciente por problemas tales como la violación de los derechos humanos, las prácticas laborales discriminatorias o el deterioro del medio ambiente. A esto hay que sumar la presión de los consumidores más exigentes que empiezan a valorar positivamente que las empresas  muestren su compromiso con cuestiones éticas, sociales y ambientales. Por otro lado, han surgido numerosas iniciativas (el Pacto Mundial de Naciones Unidas, el Libro Verde para la RSC de la Comisión Europea, la Norma SA8000, la Guía del Global Reporting Initiative, etc.) promovidas por instituciones dirigidas a establecer una serie de principios y normas para orientar a las empresas en la adopción de criterios de responsabilidad corporativa”, asegura.

“ACTUAR COMO UNA EMPRESA RESPONSABLE NO TIENE POR QUÉ IR ASOCIADO A UN COMPONENTE ECONÓMICO”

También se muestra optimista en cuanto a las posibilidades de la RSC de sobrevivir a la crisis económica, siempre y cuando esté alineada con el modelo de negocio: “Hay quien todavía opina que el auge de la responsabilidad corporativa se debe a una moda pasajera y que transcurridos unos años caerá en el olvido. Sin embargo, creo que después de unos años más de propagación, las prácticas de responsabilidad corporativa se seguirán implantando. No hay que olvidar, que las empresas  se sienten cada vez más presionadas por los grupos de interés que exigen el cumplimiento de buenas prácticas. Creo firmemente que el hábito si hace al monje, así que comportarse como si uno fuera socialmente responsable acaba convirtiendo a uno en socialmente responsable. Vimos que pasó lo mismo hace 15 ó 20 años cuando la moda verde acabó convirtiendo a las empresas en más respetuosas con el medio ambiente. Por otro lado, si la responsabilidad corporativa está bien alineada con el desarrollo del negocio, en momentos de crisis económica, no debería haber cambios en la actitud de la empresa, ya que actuar como una empresa responsable no tiene por qué ir asociado a un componente económico. Si la empresa se encuentra en un estado primario de evolución en la gestión de la RC lo más probable es que se vea afectada y recorte sus presupuestos. Por tanto, la crisis identificará a las empresas que han apostado realmente por la RC y serán estas empresas las que saldrán reforzadas fortaleciendo su competitividad y su gestión ética y responsable. En definitiva, la responsabilidad corporativa se presenta como una oportunidad de cambio para salir del estancamiento, ya que es un elemento que permite a las empresas capitalizar sus recursos a favor de la construcción de un sistema más justo y sostenible”, asegura.

Los informes y memorias como herramienta de comunicación adoptan un papel fundamental a la hora de que la sociedad se haga una idea nítida de la buena gestión empresarial, aunque su calidad es muy mejorable y, hasta la fecha, no se han revelado como instrumentos idóneos de transparencia y comunicación: “Diversos estudios de opinión muestran la existencia de una creciente sensibilidad entre los ciudadanos en temas relacionados con la responsabilidad corporativa, se espera que las empresas actúen más allá del cumplimiento estricto de sus obligaciones legales. Sin embargo, un alto porcentaje de los ciudadanos desconoce el concepto, significado y alcance de la responsabilidad corporativa, debido a que la información que reciben es ambigua y difusa. Es necesario continuar sensibilizando a la sociedad porque la responsabilidad corporativa no avanzará sin una sociedad que la demande. En cuanto a los informes específicos sobre aspectos sociales y ambientales que las empresas elaboran, se puede constatar una mejora evidente de su calidad, aunque no son un instrumento útil y eficaz para todos los usuarios. En mi opinión, el informe de sostenibilidad, a pesar de ser un instrumento de comunicación, no es el más idóneo para comunicarse de forma eficiente con cada grupo de interés. De cara al futuro, serán necesarios nuevos formatos de información más accesibles y que ofrezcan información casi en tiempo real.”, afirma Antonio Calvo.

"LAS DECISIONES DEL PRESENTE SERÁN VITALES PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA SOCIEDAD SOSTENIBLE"

Para el director de RSC de la energética, “la humanidad se enfrenta a importantes desafíos en las próximas décadas. La empresa, como institución económica con un gran poder de influir en el sistema tanto en aspectos económicos como sociales, no puede aislarse de los retos inaplazables que afectan a la humanidad, ya que es parte intrínseca de ellos. La empresa responsable del siglo XXI debe asumir compromisos para impulsar el desarrollo de las sociedades donde está presente dando respuesta a las demandas sociales. Las decisiones y estrategias que se adopten en el presente serán decisivas para la construcción de una sociedad más sostenible.”

También adquiere cada vez más importancia el papel del sector público en la gestión de la RSC. Según Antonio Calvo, “en la actualidad, el tema de la responsabilidad social corporativa forma parte de la agenda de muchos de los gobiernos de países desarrollados. Concretamente en España, las Administraciones Públicas están llevando a cabo un buen trabajo para promover la responsabilidad corporativa. La reciente creación del Consejo Estatal de la RSE (CERSE) servirá para crear consenso en materia de responsabilidad corporativa e impulsar esta práctica en el tejido empresarial español. En general, la sociedad española considera que las tareas sociales son responsabilidad de las Administraciones Públicas, aunque el papel que juegan las empresas empieza a ser valorado. Creo que es necesaria una colaboración estrecha entre la acción de las empresas y las Administraciones Públicas para poder seguir avanzando en el desarrollo sostenible, pero la responsabilidad corporativa no suple, ni podrá suplir la acción de Estado en materia social.”

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...