edición: 2325 , Miércoles, 18 octubre 2017
17/06/2010
El Banco de España considera resuelta la reestructuración bancaria con 14.000 millones

Con el Frob cerrado, las insuficiencias de capital se pagarán con una intervención

Las pruebas de stress dejarán al descubierto las verdaderas necesidades de capital
Miguel Ángel Fernández Ordoñez, gobernador del Banco de España
Juan José González

Hace un año por estas fechas, Elena Salgado, vicepresidenta Económica del Gobierno, se puso wagneriana y anunciaba la inminente aparición de los primeros brotes verdes en la economía española. Ese mismo día, se frenaba al Banco de España en su intención de publicar algunos de los primeros stress test de las entidades que mayor transparencia –y salud financiera- ofrecían en sus cuentas: Santander, BBVA y La Caixa. Desde Economía la alarma fue sonora porque la publicación de esas pruebas de resistencia habría dejado en evidencia al resto del sector, con graves problemas, y el resultado, antes que ser un aporte al mercado resultaría ser un fiasco doméstico de cuidado, en resumen, no era el momento de hacer más ruido del que había. Así que un año después, en un escenario de urgente necesidad, Cibeles obtiene el ‘permiso’ de Economía y la aquiescencia de la AEB –la patronal pidió el día antes (martes) la publicación de estas pruebas- para proceder y dar luz a los dichosos stress test.

En el Banco de España un funcionario hace memoria de las lecciones pasadas, aportadas por la crisis japonesa y que en resumen venía a decir que “mientras los bancos no reconozcan todos los quebrantos por pérdidas del sector inmobiliario y demás, y procedan a su corrección, no será posible volver a la normalidad económica. Algo así es lo que parece interpretarse de aquella lección japonesa cuya traslación se pretende al caso español.

Pero ahora comienza una nueva fase en la reordenación de la banca española (bancos y cajas) una vez que el gobernador del Banco de España, en su discurso del Informe Anual, y en un sospechoso alarde de optimismo, asegura haber cerrado la reforma del sistema financiero, como si con el ‘cierre’ del –plazo- Frob se hubiera resuelto todo.

En esta fase –se dice- se van a conocer las pruebas de esfuerzo de todas las instituciones. Cuesta trabajo creer que será de todas, porque no es posible imaginar el resultado de una veintena de cajas de ahorros, inmersas hoy en las operaciones de integración en marcha, cumpliendo todos los requisitos o ratios de solvencia, de capital, de riesgos, de morosidad. ¿Quién se va a creer las cifras de morosos que se vienen publicando en los últimos meses en algunos bancos medianos, pequeños y en esa veintena de cajas? Algo más que transparencia es lo que van a tener que aportar las pruebas de esfuerzo que el Banco anuncia. Se dice que serán publicadas antes del verano, momento en el que el supervisor estima que el sistema financiero ya estará completamente listo para salir a la calle y comenzar a prestar dinero a discreción.

La iniciativa del gobernador –consensuada con Economía y varias, sólo varias, instituciones- tiene, como es lógico, las mejores intenciones. Se desea que sea un aporte decisivo para los mercados, reticentes siempre a aceptar la realidad de unas cuentas bancarias con mejor salud de la que ellos manejan, aunque es cierto, que esta afirmación no se pueda mantener para la generalidad. El momento es oportuno para dar una imagen de transparencia y normalidad; para el Banco supone aportar las pruebas necesarias para que el mercado elimine sus dudas y confíe, y para las entidades un certificado de garantía.

Para que los inversores institucionales, más permeables en esta fase de la crisis a los rumores, despejen las incertidumbres sobre unas cuentas bancarias en las que creen identificar, únicamente, la parte superior del iceberg inmobiliario, es necesario que todo cuadre en las cuentas presentadas hasta ahora, y que además sean congruentes con las pruebas de stress. No puede haber inconsistencias. El asunto viene bloqueando desde hace un año la credibilidad sobre la salud de los bancos y cajas españoles, ante la incredulidad de que no hayan necesitado ser intervenidas con ingentes volúmenes de dinero, de la misma forma que necesitaron los bancos franceses, alemanes, suizos, holandeses, ingleses…

Sin embargo, se mantiene el mismo temor de fondo respecto a que el importe anunciado hasta el momento como inyección de capital a las cajas que han decidido fusionarse, unos 14.000 millones de euros, parece corto, escaso, pobre, y da pie a pensar en que no es posible que las necesidades de capital –siendo importante- de unas entidades con problemas, se reduzca a tan sólo 14.000 millones. Aseguran algunos gestores de fondos de inversión que si con dicha cantidad se solventan necesidades, agujeros y desfases del sector ¿por qué no se ha puesto antes el dinero?

Se teme que la publicación de esas pruebas de esfuerzo, antes de lograr el objetivo de transparencia, visibilidad y credibilidad, defraude al público, y que las cantidades que se necesitan de capital sean en realidad mayores que las que se van a dar a conocer en esas pruebas. El Gobernador no tiene –hasta ahora- fama de que le salgan los tiros por la culata, por eso es probable que haya asegurado, en extremo, el tiro.

Ahora bien, tras la publicación de las pruebas ¿qué solución tiene pensada el Banco de España para las cajas y bancos rezagados? puesto que desde ayer ni un solo euro del Frob podrá ser movido sin permiso de Bruselas. Por todo ello, los próximos meses tendrán el atractivo –morbo- de comprobar qué sucede con algunas cajas que se han quedado sin pareja, en soltería, y de algún banco, dos o tres, que no han movido pieza.

El Banco de España conoce sus nombres, como sabe también lo que tienen en caja y lo que pesa y no pesa en el pasivo ¿Quiénes son? A partir de ahora es posible que veamos quiénes son, porque si no tienen recursos propios suficientes y han renunciado al capital del Frob, tendrán que vender activos. De lo contrario, como bien dispone la ley de ese fondo, el Banco de España acudirá por otra vía al rescate de esas pocas entidades, eso sí, a la fuerza. Se pongan como se pongan los consejeros autonómicos, una especie en vías de extinción.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...