edición: 2470 , Lunes, 21 mayo 2018
29/01/2009

Conocco se lo pone más difícil a Lukoil

Navega entre las limitaciones propias y los anhelos del Kremlin. El tiempo de Brufau corre en contra de la rusa, a la vera de los recelos de los pequeños accionistas de Repsol y algunos no tan pequeños de Lukoil, como ING Bank Eurasia y Conocco Phillips -con un 20%-. La estadounidense no estaba por la labor de pagar primas altas (nada por encima de 22 euros), pero a la vista de sus resultados -una pérdida de 34.000 millones de dólares al cierre del año- ya no puede patrocinar más aventuras rusas, ni de saldo. La brecha entre la realidad y los deseos ibéricos para Lukoil sólo la puede salvar la mano del Kremlin, sus rublos y la banca estatal.

Lukoil se dejó un 34,7% de su valor en 2008, estrenó 2009 con un valor un 13% superior a Repsol, frente al 68% de hace un año. Esconde tras la mano del presidente Dimitri Medvedev sus debilidades y las de sus accionistas Juró que sin ellos no seguiría mirando hacia Madrid. Y Conocco no está para alardes. Se lo ha recordado a Alekperov. Con el descenso del crudo doblan ya las campanas de reducción de su gasto de capital en el 2009 y el recorte del 4% de su plantilla. Acaban de postergar, por la incertidumbre financiera, una refinería en Arabia Saudita con Aramco, que iba a costarles 10.000 millones de dólares. Y ni la obligación de amortizar una participación en Lukoil -que arrastra minusvalías de 7.000 millones de dólares- ni el divorcio de intereses  a pesar de perder la mitad del precio que le pagó a ConocoPhillips hace cuatro años, Lukoil se desprendió de la cuarta parte de las gasolineras estadounidenses.

OFERTAS POLÍTICAS

La rusa no pierde las piezas en los cotos de las pérdidas de Conoco. Ha jugado a ser el oficiante de los milagros energéticos del Kremlin con altares prestados. No le importó llamar a la puerta de Repsol con la peor calificación de riesgo entre las grandes petroquímicas del mundo. Vistió de ventajas sus debilidades, enseñó los dientes de las compras por toda Europa a pesar de que cargaba al cuello más de 11.000 millones de deuda y que ya en octubre tuvo que pedir 1.000 millones al Banco de Rusia. Ahora juega a que sí le importa y a que pliega velas en sus expectativas europeas. Donde dijo ataque, Lukoil ahora dice miedo y “sólo rumores”, a pesar de que ya atesora el aval de Vneshtorgbank y el Sberbank para sus pretensiones sobre Repsol y 5.000 millones para incrementar un 60% su presencia internacional.  A lo mejor, se ha hecho consciente de sus debilidades. Haberlas haylas, pero no más que el primer día. El embajador de Rusia en España no se resiste a comenzar el año enseñando el caramelo de futuros acuerdos energéticos con la misma convicción con la que Lukoil hace notar sus recelos y el Kremlin las amenazas.

A falta de las autopistas de su poderío, la petrolera sigue despejando los atajos políticos. Las contraprestaciones no están claras, pero se sugieren, en plena ‘postguerra’ del gas de Gazprom. España importa de Rusia casi una cuarta parte del petróleo que consume -frente al 13% de México y el 11 de Arabia Saudí-, pero nada de gas natural. Un horizonte que puede cambiar si mejora la empatía con Moscú, aunque sea por los atajos de Lukoil. Lo acaba de recordar la diplomacia del Kremlin, con el humo de las promesas, de nuevo, en las manos.

Alekperov y el vicepresidente de Lukoil, Leonid Fedun no se resisten, hasta el último segundo, a forzar precios y oportunidades con las negociaciones abiertas. Y a desbloquear con el recelo fingido el 20%, los recelos de los minoritarios y del entorno de Moncloa. No sería la primera vez: así compró en Sicilia y negoció en Turquía y Croacia. El paso atrás puede ser para coger impulso, aunque ni el 70% de mejora de sus beneficios en el último trimestre pueden ocultar el lastre de sus inversiones pendientes, su deuda -11.300 millones de dólares- y sus exigencias de liquidez a las puertas del Kremlin y sus bancos estatales. No lo hace a los ojos de los analistas: S&P  la revisó a la baja, de 'positivo' a 'estable', a la vista de que la deuda de Lukoil se incrementó a final de año debido a los altos gastos anuales de capital y a las adquisiciones previstas, que se financiarán con nuevas líneas de crédito y el acuerdo con los vendedores para aplazar los pagos.

Si llega, la cuadratura del círculo de su rentabilidad lo hará con mucho más que el perdón del banco estatal VEB a los 1.900 millones de dólares de su deuda pendiente. Pero a Lukoil se le amontona la avidez, por más que Alekperov jure -sin detalles y en clave de mantra de la confusión- que aplazará sus proyectos internacionales para concentrarse en los que tiene en marcha en Rusia. Lukoil -paradojas de la geopolítica- ya anunció recortes en sus inversiones justo antes de lanzarse a cortejar a Repsol y a rematar la futura distribución del gas del yacimiento de Shtokman. Con los entre 2.000 y 5.000 millones de dólares con los que promete contar en préstamos estatales, Lukoil hace alarde de su músculo como segunda petrolera rusa: acaba de comprarle a los propietarios de Akpet el 100% de las acciones de la compañía turca, lo que le abre la puerta a 693 gasolineras y ocho terminales petrolíferos. Acaba de lanzarse de cabeza a desarrollar sola el yacimiento Junin 3 en Venezuela. Ha comprado Europa-Mil, un distribuidor de hidrocarburos croata y consuma su desembarco en la Serbia Nis. Acaba de engendrar con la italiana ERG una empresa conjunta para gestionar el complejo de refinerías ISAB en Sicilia. Su división de proyectos internacionales, Lukoil Overseas, cederá a la francesa GDF-Suez una participación del 15% en D-222, a cambio de alianzas en Europa del Este.  Está estudiando la posibilidad de construir refinerías en Cuba y participar en obras de prospección de petróleo en el Golfo de México. Y su acuerdo con Pdvsa es el preámbulo a una refinería conjunta en Latinoamérica.

Al son de la negativa de sus socios al desembarco en Repsol, baila una ‘danza cosaca’ nada espontánea. Moscú, con Gazprom y Lukoil en ristre, se cobrará mientras tanto en precios para Europa sus zozobras financieras y los horizontes que ni la producción ni el desembarco accionarial le ponen fácil.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...