edición: 2662 , Viernes, 22 febrero 2019
09/06/2009
Salgado espera a que las aguas de la intervención se calmen

Contradicciones y confusión en la antesala de la reforma bancaria

Mensajes opuestos en las jornadas previas a la presentación del FROB
Elena Salgado, vicepresidenta segunda del Gobierno
Juan José González

Es posible que en breve lleguen a ponerse de acuerdo pero la diferencia de opiniones entre el presidente del Gobierno y su vicepresidenta segunda y ministra de Economía es patente cuando ejecutan la suerte de la declaración oficial. En las últimas horas, mientras el primero aseguraba que hay algunas cajas “en problemas” a las que el Ejecutivo “invitará” a participar en fusiones, la segunda ‘contraaseguraba’ afirmando que “en estos momentos no hay ninguna caja de ahorros con problemas especiales”. ¡Olé! a esto se llama unidad de criterio en lo universal, una nueva táctica de comunicación para despistar o confundir. Por eso no extraña que uno de los consultores de entidades financieras del Banco Mundial que aterrizó ayer noche en Madrid fuera directo al quiosco del aeropuerto para comprobar lo que estaba leyendo en su ordenador cuando entraba en el espacio aéreo ibérico.

El caso es que, mientras aunan criterio, el plan de reestructuración para el sector financiero que con tanta ilusión y celo era perfilado entre Economía y Banco de España, lleva camino de retrasarse para después del verano, algo que parece razonable si tenemos en cuenta que entre pitos y flautas restan escasas semanas para que la vida política y parlamentaria cierren puertas y ventanas. En principio, el sector financiero daba por hecho que debían confluir dos eventos –no planetarios, muy terrestres-; por un lado, el nombramiento del número dos del ministerio de Economía, y por otro lado, la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo –independientemente del resultado-. Pues bien, salvo que exista algo más que nos hayamos podido perder, no debería haber mayores dificultades para que el Ejecutivo pusiera en marcha la prometida reestructuración del sector financiero.

Tras el nombramiento del profesor José Manuel Campa en la secretaría de Estado de Economía, se constató un cambió de actitud del brazo económico del Gobierno: “si se quiere hacer una reforma en profundidad y de alcance, será preciso rebajar la tensión”, así que con esta reflexión se pusieron a trabajar en la reforma del sector. No hay que olvidar que en las dos semanas anteriores al relevo de Solbes, el ambiente era de inconfundible crisis financiera; con la CCM intervenida y los movimientos de posicionamiento de los gobiernos autonómicos de cara a las fusiones, y con tres cajas y un banco en capilla para ser abordados por los hombres de Cibeles. Como para anunciar planes estaba el Gobierno.

Sin embargo, ya han pasado las elecciones al Parlamento Europeo y en los últimos días se han sucedido mensajes positivos de fe, esperanza y caridad de todo tipo y desde organismos e instituciones de todo tipo, incluso el Gobierno tiene un buen dato de desempleo –aunque coyuntural- luego, parece haber cierta estabilidad. ¿No es ahora el momento más adecuado? Salgado ha encendido ayer la primera luz al afirmar que en este mes de junio –que pasará volando- tiene previsto cerrar el Fondo de Reestructuración del sector Financiero (Frob) dotado con 9.000 millones de euros -aunque se pueda apalancar en 100.000 millones-. A primera vista, parece escaso y hasta ramplón, pero es razonable si se piensa en que si sólo son nueve mil, la reestructuración no será muy fuerte. Porque ¿qué pasaría si la dotación fuera de 20.000 o 50.000 millones? Pues que aún así, seguramente, a muchos les parecería poco.

A tenor de las palabras de Salgado, el Banco de España aplica la disciplina del ‘Test permanente’ que debe ser algo así como el escuadrón militar que vigila nuestro espacio aéreo las 24 horas del día. Con ello, Salgado quiere transmitir la idea de que en Cibeles ya conocen como nadie las entidades que mayores recursos van a necesitar e, incluso, del número de nuevos consejeros que será necesario sentar en las entidades financieras ¿intervenidas?. La vicepresidenta no quiere asumir ni un ápice de desgaste político en la faena que oficiará en los próximos días y que, como ya se señaló desde estas líneas, había “encargado al Banco de España” que llevara a cabo las actuaciones oportunas. Por esta razón, cuando ayer preguntada a la entrada de la reunión mensual de ministros de economía de la eurozona, si conocía la relación de entidades que necesitarían utilizar el fondo de ayuda, contestó que “no tenía ninguna identificada”.

Extraña afirmación de tan alto funcionario  del Estado que cuenta con la información absoluta del sistema financiero –con permiso del Banco de España-, extraña negación que se carga la credibilidad del tercer miembro más poderoso del Gobierno, inútil posición la que asume quien teniendo la capacidad de preguntar y conocer no hace uso de la misma, porque, a fin de cuentas, para afirmar que el sistema financiero adolece de cierta “sobrecapacidad” es necesario contar con información al detalle.

Por si no fuera suficiente la falta de unidad de mensaje en el Ejecutivo respecto a la estrategia para resolver los problemas del sector financiero, las reflexiones de uno de los responsables de la AEB, Pedro Pablo Villasante sirven para añadir perplejidad al asunto. Villasante puso ayer su granito de arena en la confusión al recomendar a las entidades que inicien procesos corporativos para reducir costes y ganar competitividad, a que se integren para conseguir sinergias y, se supone, que algo más que sinergias, es decir, tamaño y capacidad. Pues bien, ¿por qué no, en uso de la información y situación de privilegio que le otorga la secretaría general de la AEB, propone nombres de entidades para llevar a cabo las recomendaciones lanzadas ayer en un foro público? o ¿por qué tan desmesurada preocupación en reducir ahora costes y aumentar competitividad -en junio de 2009- cuando cada mes representantes de las entidades financieras y de la AEB comparten horas y más horas de reflexión sobre los problemas del sector? ¿por qué ahora, y no antes, se han dado cuenta de que el tamaño y características del sistema financiero han cambiado? ¿han cambiado de repente?

En fin, todos dábamos por supuesto que eran temas que ya se habían resuelto en años anteriores, pero que surgen ahora, junto a los brotes verdes. Mientras tanto, la crisis sigue su rumbo, la mora al alza y seguimos sin noticias del Gobierno.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...