edición: 2112 , Viernes, 9 diciembre 2016
19/09/2008

Correa le cambia de nuevo la cara a las empresas españolas en Ecuador

A.Z.

A la tercera no ha ido la vencida. No gana para ministros de Economía. Maria Elsa Viteri llega con los días contados: será la cuarta en probarle la suerte y el genio al presidente Rafael Correa. Ha fagocitado a su antecesora y sube al sillón con el encargo de ‘depurar’ el ministerio, un buen manejo de la Reserva Monetaria de Libre Disponibilidad que supera los 6.000 millones de dólares y empuñando la lanza tributaria. El referéndum constitucional del 28 de septiembre y el peaje de lealtad bolivarianista al que está obligada la ministra harán el resto. En un país que sólo bebe del grifo energético, en el que la caridad bien entendida siempre empieza por los inversores, las trasnacionales tiemblan ya. Tsunami a la vista, antes de nada para Repsol YPF, con la firma de la transición al modelo de los nuevos contratos aún pendiente.

Sí o sí, la trampa está tendida. El triunfo en el referéndum, con cualquier porcentaje, aunque sea con un solo voto, alimentará esa visión mesiánica y decisionista que Rafael Correa se ha impuesto como norma. Si no, la fiscal puede ser la revancha internacional de Correa a una oposición cada vez más levantisca. Repsol YPF, por si acaso, ya se lo ha advertido: no tiene intenciones de retirarse de Ecuador. En peores plazas ha toreado. Repsol YPF lo hará, al menos, hasta 2018, con un contrato que ya ha comenzado a perfilarse y a retirar su demanda en el Ciadi para reubicar las demandas pendientes en tribunales de Chile bajo las normas Uncitral. El ministro de Petróleo, Galo Chiriboga, da por hecho que la petrolera querrá seguir en el país hasta 2018, pero eso será si pasa por el arco de la Ley 42 y acepta el regalo, que en lugar de pagar al Estado el 99 por ciento de las ganancias extraordinarias generadas por la subida de los precios del crudo, desembolse sólo el 70%. Inversiones -al menos 316 millones de dólares en tres años - y renuncia a las demandas ante el Ciadi, a cambio de luz verde para seguir en el país andino.

Susto o muerte, el chantaje está servido. Correa propone bolivianizar Ecuador si Guayaquil y los gobernadores opositores se le ponen más rebeldes. Y a Antonio Brufau ya le ha enseñado el proceso el presidente Evo Morales. Inasequible al barómetro de la producción en caída libre desde que inició la nacionalización de los hidrocarburos, se atrinchera en su sucursal andina del universo bolivariano. Ahora promete duplicar las reservas de gas en cuatro años en Bolivia. Pero su banquete se estrenará, si llega, con la estatal YPFB como ariete y las multinacionales como rehenes, forzadas a pagar el cubierto con los 900 millones de dólares de inversiones que les ha exigido a cambio de su permanencia. En Bolivia, Repsol está condenado a vestir los ensueños de Morales  como socio forzoso del estado boliviano en Andina, como inversor a la fuerza en el Plan 100, como productora en los megacampos de Margarita y Huacaya -de los que Morales espera hacer las joyas de su corona- y como puente de emergencia entre las debilidades gasistas de Bolivia y las necesidades de Argentina y Brasil.

Las amenazas de correazos -el impuesto a la salida de capitales y el mayor control estatal- tienen nerviosos y recelosos a los sectores productivos, los bancos, las empresas nacionales y los inversores internacionales en Ecuador, por mucho que trate de forzar las inversiones futuras con cada renovación de contrato. Con la Carta Magna en una mano y su deseo confeso de merendarse al Banco Central, tendrá en sus manos la formulación de la política monetaria, crediticia, cambiaria y financiera, que antes manejaba el BCE y la facultad de promulgar decretos leyes de emergencia.

PAGADOR DE LA FACTURA PETROLERA

Correa se ha tomado a pecho la militarización de su gigante Petroecuador. Y espera aumentar su producción de petróleo del 1% al 2%. Quiere brillar sus galones en las espaldas de Morales y los Kirchner y las multinacionales pagarán el peaje. El gobierno ecuatoriano invertirá este año 700 millones de dólares en la compañía estatal, pero espera 100 millones de dólares más que eso de manos de las compañías internacionales. El presidente ecuatoriano no acaba de encontrar el techo a sus deseos. Quiere cambiar los actuales convenios de participación (que deja a las multinacionales gran parte del crudo que extraen) por unos de prestación de servicios, en los que el Estado se quedará con todo el petróleo y sólo  reconocerá los gastos de operación y un margen de utilidad a compañías. Ya puestos a pedir, Correa y su almirante petrolero esperan alrededor de 1.000 millones de dólares de inversión privada en el sector petrolero para los próximos tres años, que se sumarían a los 2.000 millones de dólares que el gobierno aprobó para este año como parte del presupuesto de Petroecuador, que en los últimos diez años ha invertido 967 millones, menos de la cuarta parte de los 4.600 millones aportados por las multinacionales, a pesar de que en las manos de la estatal están el 80% de las reservas.

A Brufau le queda Perú y la samba carioca. Busca reforzar sus ‘planes B’ para minimizar, en otras tierras, el efecto de los arrebatos del Palacio de Carondelet: la más importante petrolera privada de Latinoamérica en activos, reforzada tras la argentinización de YPF y el fortalecimiento de sus reservas en Brasil planea trasladar su sede andina de Quito a Lima -donde Santander estudia también abrir oficina- y se centra ahora en un proyecto en Perú, que licuará 4.45 millones de toneladas anuales de gas proveniente de Camisea y venderá todo el gas resultante de GNL a Repsol para su exportación.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...