edición: 2806 , Miércoles, 18 septiembre 2019
25/07/2015
Levantado el secreto de sumario

La corrupción vuelve a generar debate a raíz de los últimos datos de la operación Púnica

El juez Velasco habla de financiación ilegal en la campaña del PP de las elecciones del 24-M
ICNr
La corrupción vuelve a convertirse en tema de portada, esta vez de la mano de la operación Púnica, que afecta a 92 políticos, ediles, funcionarios y empresarios supuestamente implicados en una trama de corrupción que adjudicó servicios públicos por valor de 250 millones de euros en dos años a cambio de pagos y comisiones ilegales, posteriormente blanqueados a través de un entramado societario. Este fin de semana se convirtió en noticia cómo el juez Eloy Velasco, encargado de la investigación en la Audiencia Nacional, vincula la 'Púnica' con la financiación del PP el 24-M, un titular que desató las críticas –aunque no la sorpresa- de la opinión pública.
Velasco tenía ya sospechas de que el Partido Popular se había financiado irregularmente gracias a la Púnica desde que se inició la instrucción de la trama de corrupción. Ahora, el magistrado se centra en una conversación entre el cabecilla de la red corrupta, el constructor David Marjaliza, con el presunto conseguidor de la trama, Alejandro de Pedro.

Éste le dice que se iba a reunir con el presidente de la Comunidad Valenciana -en ese momento, Alberto Fabra-, “que le va a pedir tema de campaña”, en referencia a las elecciones autonómicas del pasado 24-M. En la conversación, Marjaliza reprendió a De Pedro por tratar ciertos asuntos por teléfono y no hacerlo ‘vis a vis’. Es cuando éste le anuncia que se reunirá con el presidente la próxima semana y que “le va a pedir tema de campaña”.

En ese momento el presidente valenciano era Alberto Fabra, que oficialmente intentaba sanear el partido después de los casos de corrupción que habían salpicado a sus dirigentes.

El juez sitúa sus palabras “ante la cercanía de la campaña electoral para 2015, en la que parece que los licitadores tienen que contribuir de alguna forma”, a cambio de la adjudicación de concursos de obra pública a empresas sobre las que Marjaliza “tendría dominio”. La adjudicación se realizaría, según dicha resolución, “no en función de ser la oferta más adecuada a los intereses sociales, sino porque se ayuda de alguna manera a financiar irregularmente un partido político que sustenta las obras públicas”, lo que “afecta al honesto funcionamiento del Estado”, asegura el juez.

En los pinchazos realizados por la Guardia Civil, Marjaliza, amigo y socio del también imputado Francisco Granados, habla de licitaciones que han salido publicadas en el Boletín de la Comunidad Autónoma Valenciana: un centro docente concertado en Elche y otro privado en Calpe. Es sólo un botón de muestra de lo adjudicado a sus empresas donde se extendía la Púnica.

Todos estos datos aparecieron en prensa este fin de semana como fruto del levantamiento del secreto de las actuaciones y, en este contexto, la sospecha de financiación ilegal del PP en Valencia es sólo el elemento más destacado de los documentos recién dados a conocer, pero no el único.

Por ejemplo, se supo que el exsocio del exconsejero madrileño Francisco Granados y cabecilla de la trama Púnica recibió en efectivo y en billetes de 500 un total de 10 millones de euros con facturas ficticias a través de nueve empresas vinculadas a él. Dinero “ennegrecido”, según Anticorrupción, conseguido en operaciones fraudulentas. Además, Marjaliza envió 4,2 millones de euros a Singapur a través de una de sus empresas. Se investiga si procedían del dinero que tenía en Suiza junto a Granados y del que partió la investigación de la trama. Para blanquearlo trató de justificarlo como exportaciones de supuestas obras de arte. En el sumario aparecen algunas de Chillida.

UN SISTEMA IRRECUPERABLE

Los internautas, por su parte, asistieron a este desfile de datos sobre corrupción con cierta resignación y nula sorpresa, aunque fueron muchos los comentarios que se vertieron en la red criticando hasta qué punto parecen impunes este tipo de actuaciones. Da la sensación de que se trata de prácticas tan arraigadas y normalizadas que ni siquiera el constante goteo de casos sacados a la luz durante los años de crisis sirven para que la clase política se “ponga las pilas” y cambie de actitud. Sencillamente, parece que nada cambia y que la situación actual es sólo una “mala racha” en la que hay que tener más cuidado para no ser cazado por la Justicia.

Nada cambia, en definitiva: ni las conciencias, ni las leyes, ni la percepción sobre lo que implica la corrupción. Ello llevó a los internautas a plantearse hasta qué punto el sistema puede salvarse en estas circunstancias, cuando la cúpula que lo ocupa es la misma, se retroalimenta y trae en su ADN la costumbre de conceder favores a cambio de otros favores como si fuera “lo más natural del mundo”. Otra cosa es que se confíe en que las cosas cambien en caso de que se haga “limpia de poder”: como en otras ocasiones, la opinión pública apeló al ‘carácter español’ y a cómo muchísimas personas actúan del mismo modo que los corruptos, solo que a su pequeña escala y en la medida de sus posibilidades.

En cualquier caso, el clima es de enfado constante hacia este tipo de prácticas, pero también de impotencia: “Este tema solo consigue cabrearme muchísimo y estoy harto de ver, que hasta la fecha, ningún chorizo de guante blanco devuelve lo robado a los ciudadanos, es decir al Estado… La ley está para cumplir con ella”, criticó un lector. “Si el PP según parece se financió irregularmente, ¿por qué el señor juez no los mete a todos en a cárcel y si no caben que suelten la pasta?” “¿Qué más hace falta para ilegalizar a esta asociación para delinquir llamada PP?”, reclamó otro internauta.

En este contexto, se habló del PP como “una banda mafiosa que sólo quiere poder para robarnos”. “Después de lo escándalos de corrupción del PP todavía siguen robándonos y riéndose de nosotros a la cara. Somos la vergüenza de Europa gracias a estos salvapatrias. Menuda regeneración, quitan a un corrupto para poner a otro todavía más corrupto…”, resumió un lector. En la misma línea, se comentó que “mucha suerte está teniendo el PP porque pocos casos están saliendo y la justicia desgraciadamente es lenta”. “En otros países dimiten ministros por comprar Toblerones a cargo del Estado”, criticó un lector.
Así, en definitiva, “está clara la metástasis del PP y no hay voluntad de cura, porque los que deben dar la orden son parte del problema”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...