edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
19/07/2013
Supuesto cobro de 200.000 euros en dinero negro

Cospedal, entre la espada y la pared: los ciudadanos dan por hecho que miente y exigen su dimisión

La posible financiación con dinero en B de la campaña electora del partido en Castilla-La Mancha sentencia a la secretaria del partido
ICNr

El cerco comienza a cerrarse en torno a algunos miembros del Gobierno y, de ser verídicos los documentos que comparte la prensa, el equipo del Partido Popular en el Ejecutivo podría tener los días contados. Parece que la dosis diaria de noticias se reparte de forma que cada uno de los presuntos responsables del cobro de dinero en negro tengan el tiempo para desmentir su culpa ante los medios para que, justo cuando esa defensa se lleve a cabo, la prensa –y, en concreto, El Mundo, que tiene en su mano los documentos del famoso pen drive de Bárcenas- descargue con una prueba que deje en ridículo ese discurso de inocencia. Tal está siendo el caso de María Dolores de Cospedal. La aparición del famoso recibí de nada menos que 200.000 euros entregados por Génova al PP de Toledo en 2007 ha puesto entre la espada y la pared a la secretaria del partido, cuya coartada ha sido desmentida por el Tribunal de Cuentas, sin que sus explicaciones basten para explicar de dónde sale y a dónde ha ido a parar todo ese dinero. 

De momento, la prensa ha probado que los 200.000 euros que el PP nacional ha reconocido que transfirió al PP de Castilla-La Mancha no están en las cuentas oficiales del partido, ni en la contabilidad electoral, ni en la ordinaria, según se desprende de las propias cuentas oficiales del partido entregadas al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. Oficialmente, la dirección regional popular ha explicado que el recibí con la letra de ambos gerentes fue `un apunte contable interno entre gerentes´. 

Además, el Tribunal de Cuentas no admite la explicación que la secretaria general del Partido Popular. La transacción, que figura entre los papeles que Bárcenas entregó el pasado lunes en la Audiencia Nacional, procedería, según el extesorero, de una comisión ilegal cobrada por el exalcalde de Toledo, el popular José Manuel Molina, y terminó siendo utilizada para financiar la campaña del PP de Castilla-La Mancha en las elecciones municipales y autonómicas de 2007, extremo que Cospedal, hasta ahora, no ha sabido explicar. De ahí que el secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha y senador, Emiliano García-Page, haya exigido la dimisión de su contrincante, al estimar que ha podido cometer al menos dos delitos: financiación ilegal y delito electoral.

La gran pregunta es, por tanto, dónde están esos 200.000 euros que, aparentemente, han desaparecido de las cuentas del partido. El documento está firmado por quien era gerente del PP de Castilla-La Mancha en 2007 y hasta hoy, José Antonio Cañas. Al pie del papel figuran apuntados –con la letra de Bárcenas– los nombres `Luis del R. / M. Manrique´, que se corresponden con los de quienes eran entonces presidente (Luis del Rivero) y consejero delegado de Sacyr (Manuel Manrique). En teoría, esta comisión ilegal habría sido entregada por Sufi, filial de Sacyr, a cambio de la concesión de una contrata de recogida de basuras del Ayuntamiento de Toledo. 

Cospedal, por su parte, admitió el pasado lunes que ese dinero se entregó a la organización regional, pero negó rotundamente en rueda de prensa que se tratara de una comisión ilegal. Aseguró, además, que fue una entrega de dinero del PP nacional al regional para cubrir gastos electorales. Sin embargo, si así fuera, tal suma aparecería en la fiscalización de los gastos electorales de las elecciones autonómicas de Castilla-La Mancha que realizaron el Tribunal de Cuentas y la Sindicatura de Cuentas regional, y lo cierto es que el dinero no aparece en ninguno de los informes. 

Desde el PP se ha tratado de responder asegurando que esa suma sí que aparece en la contabilidad del partido, pero de forma fraccionada, al tratarse de pagos directos de facturas de actos preelectorales. Sin embargo, no se aclaró qué gastos concretos partían de esa suma, y se remitió al propio Bárcenas como persona capaz de identificarlos, al tratarse del tesorero en aquel momento. 

CREDIBILIDAD CERO

Con este escenario, lo cierto es que los internautas tienen cada vez menos fe en la palabra de los miembros del Ejecutivo, y el caso de Cospedal no es, ni mucho menos, una excepción. `Ya somos mayorcitos para contarnos cuentos, ni hace un año hay vídeos de Cospedal defendiendo la honestidad de Bárcenas y del PP, y ahora es el mayor mentiroso´, recordó un lector.  Los lectores se mostraron convencidos de que `se coge antes a un mentiroso que a un cojo´ y, en este caso, `la obviedad no se puede ocultar´. 

Por ello, se recalcó que no se trata sólo de una cuestión judicial, donde probar la culpabilidad resulta a veces muy compicado, y en un terreno en el que las prescripciones juegan malas pasadas cuando se trata de juzgar a `los poderosos´. Por eso, `aunque no se llegue a demostrar todo el dinero negro y sobresueldos cobrados, las evidencias son tales que ya creo que a nadie le cabe la duda que la contabilidad B es más que cierta´, aseguró un lector. Hablamos de `documentación escrita anualmente a mano desde hace 20 años´, por lo que `si no es verdad, menuda pelicula se han invetado´. No convencen tampoco las escasas y poco claras explicaciones que parten de los perjudicados por las acusaciones de Bárcenas. Al contrario, da la sensación de que todos en el partido tienen `algo que ocultar´ y que, por poco fiable que sea Bárcenas, no hay que olvidar que es él el que estaba al frente de las cuentas del partido, y ello sólo puede obedecer a una razón: que su modus operandi era tolerado y aceptado por la cúpula que le mantenía. 

Todo este descontento se vió ayer aliñado por convocatorias de manifestaciones a lo largo y ancho de la geografía nacional, aunque con una afluencia, cuanto menos, modesta. Eso sí, el ruido respondió a un mesaje unánime –no podría ser de otro modo dadas las evidencias de los últimos días y los crecientes casos de corrupción-: no sólo el PP provoca el descontento de la opinión pública, sino la clase política en general. El mensaje puede ir dirigido directamente contra los populares en este momento,  exigiéndose la dimisión inmediata de la cúpula de la formación, pero la realidad es mucho más dramatica. No hay, a juicio de la opinión pública, fuerza política alguna de la que fiarse, y ese vacío de poder inquieta y genera temor a partes iguales entre los ciudadanos. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...