edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
02/03/2011
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

Crecimiento divergente en la zona del euro

SERVICIO DE ESTUDIOS DE 'LA CAIXA'

Los últimos datos de actividad económica confirman que se mantiene la divergencia de crecimiento entre los países que forman la eurozona. Mientras Alemania continúa su avance a toda máquina, otros países, como Francia, Italia o España, siguen a ritmos inferiores. Esta divergencia de crecimientos se reducirá ligeramente durante el año 2011 y ello ayudará a que las tensiones en el mercado de deuda soberana vayan remitiendo. Ha sorprendido la revisión del PIB del tercer trimestre. Aunque el crecimiento interanual se mantiene sin cambios en el 1,9%, se modificó el crecimiento del consumo privado, que pasó de una estimación previa del 0,3% al 0,1% intertrimestral, y sobre todo la inversión, que se revisó tres décimas a la baja hasta el -0,3% intertrimestral.

A pesar de esas modificaciones en la composición del crecimiento, los indicadores económicos avanzados apuntan hacia una ligera aceleración para los dos próximos trimestres. Efectivamente, el último dato de confianza de los consumidores europeos del mes de enero ha empeorado ligeramente con respecto al mes de diciembre, pero visto en perspectiva (véase gráfico siguiente) se mantiene por encima de la media histórica.

Los datos de ventas minoristas también muestran un ligero retroceso, aunque la tendencia sigue siendo positiva. En el mes de noviembre crecieron al 0,1% en términos interanuales, mientras que el registro del mes anterior fue del 1,2%. Pero la esperada mejoría en el mercado laboral, que debería iniciarse en los próximos meses, así como el incremento de la concesión de crédito para la adquisición de vivienda para el conjunto de la eurozona, y el mantenimiento de una confianza de los consumidores alta debería favorecer incrementos del componente del consumo del 0,4% para el primer trimestre de este año.

Concretamente, la tasa de paro del mes de octubre alcanzó el 10,1%, pero en realidad la serie está estancada alrededor del 10% desde octubre de 2009. Las perspectivas empresariales, el mejor tono del consumo y la contención de los costes laborales deben reflejarse en los próximos meses en una mayor capacidad de creación de puestos de trabajo en la eurozona que permitirá reducir la tasa de paro.

Por otra parte, aunque la revisión de los datos de inversión del tercer trimestre fue más negativa de lo esperado, los datos de producción industrial (7,5% interanual del mes de noviembre) y la cartera de pedidos, sobre todo provenientes del exterior de la eurozona, han impulsado al alza los diferentes índices que miden la confianza empresarial. De todas maneras este crecimiento de la inversión no será sostenible hasta que la demanda interna no se recupere con mayor intensidad.

Respecto al sector exterior, las exportaciones siguen creciendo a un fuerte ritmo, aunque el incremento del precio del petróleo ha hecho repuntar las importaciones con mayor intensidad. Esto ha comportado un déficit en la balanza de pagos del mes de noviembre en la eurozona de 11.200 millones de euros. En principio el reciente fortalecimiento del euro con respecto al dólar no debería impactar negativamente sobre el comercio exterior porque el movimiento ha sido muy limitado.

Pero no todo son buenas noticias, hay dos factores que van en contra de la tendencia positiva de la actividad en la eurozona. En primer lugar, la puesta en marcha de políticas fiscales restrictivas en varios países que impedirán que la aportación del gasto público al crecimiento económico se mantenga en los niveles actuales.

En segundo lugar, la incertidumbre generada por la crisis de deuda soberana en la eurozona sigue siendo elevada y, de mantenerse, podría frenar la recuperación de la inversión. Si bien es cierto que las últimas medidas emprendidas por la Unión Europea han contenido la misma, persisten las dudas sobre las trayectorias de consolidación fiscal de varios países miembros.

Estos temas está previsto que se aborden en profundidad en la próxima cumbre de la Unión Europea del 24 y 25 de marzo. En la reunión de enero, los ministros de Finanzas de la eurozona (ECOFIN) exploraron maneras de elevar la capacidad efectiva de concesión de crédito a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF). Este fue creado el año pasado como mecanismo temporal para hacer frente a la crisis de deuda soberana en la eurozona. El ministro de Finanzas de Holanda, Jan Kees de Jager, afirmó que se había rechazado la posibilidad de ampliar el EFSF desde los 440.000 millones de euros actuales. Aunque el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, aceptó la posibilidad de que el montante disponible del fondo fuera superior, siempre que se incluyera una disciplina fiscal más estricta, reformas estructurales y una mayor coordinación de las políticas económicas en la eurozona.

Adicionalmente, la Unión Europea acordó realizar nuevas pruebas de resistencia a los bancos de la región, resultados que se publicarían en julio según fuentes de la presidencia húngara de la Unión Europea. El comisario de Mercado interno de la Unión Europea, Michel Barnier, reconoció que las nuevos tests sobre los bancos de la eurozona deben ser más robustos y creíbles, aunque los detalles sobre la metodología aplicable todavía se están negociando.

Por otra parte, el dato de inflación en la eurozona del mes de diciembre fue de un 2,2% interanual, frente al 1,9% de noviembre y el 0,9% de hace un año, según los datos publicados por Eurostat. El motivo del incremento fue debido al alza de los precios energéticos. Además, el componente de alimentación que hace un año era deflacionista ha dejado de serlo y, aunque solo crece a un ritmo de un 1,8% inteanual, se espera que mantenga la tendencia alcista debido al futuro impacto del encarecimiento de las materias primas agrícolas. Sin embargo, la inflación subyacente, excluidos los componentes más volátiles, como los precios energéticos y la alimentación, se mantiene contenida en el 1,1% interanual.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, anunció que el dato ponía de relieve la presión al alza de los precios en el corto plazo. Aunque confía que a largo plazo la inflación se moderará, subrayó que la situación requiere una atención especial y añadió que «no hay ningún compromiso de no subir los tipos» a pesar de la fragilidad de la situación financiera en la eurozona. Sin embargo, según el consenso de los analistas, las palabras del banco emisor iban dirigidas a mantener ancladas las expectativas de inflación (que han aumentado ligeramente en las encuestas).

El propio Axel Weber, presidente del Bundesbank y miembro del consejo del BCE, ha indicado que espera que la inflación en la eurozona alcance una tasa del 2,4% en el mes de marzo, si bien reconoce que esta situación pasajera no pone en peligro la estabilidad de precios a medio plazo.

Resumiendo, el nuevo año empieza con buenas perspectivas para la consolidación de la actividad económica y, aunque se mantendrán las divergencias en la velocidad de crecimiento por países, estas serán menores que en el año 2010. Para ello será clave que el repunte de la inflación sea temporal y que la reforma del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera y las pruebas de resistencia a los bancos consigan reconducir la crisis de deuda soberana.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...