edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
15/07/2015
banca 

El crédito nuevo no da para mejorar los márgenes bancarios

El sector sigue pendiente de la recuperación de las hipotecas y del crédito promotor
Juan José González
Las calificadoras de riesgo, las grandes firmas de análisis, parecen estar corrigiendo el rumbo ante el evidente cambio de las previsiones de mayor actividad económica de la economía española. Son previsiones oficiales del Gobierno pero que se ven respaldadas por las opiniones en la misma dirección por parte de otras institucionales supranacionales. Y las cifras macro indican más actividad económica, más empleo, consumo e inversión. Es un buen escenario también para el sector bancario ante la expectativa de mayor negocio, demanda de crédito, fondos de inversión y otros activos. Sobre el papel, más negocio pero no necesariamente generador de ganancias porque la producción neta de crédito no se espera hasta entrado el próximo ejercicio y porque las pymes y, sobre todo, los promotores inmobiliarios y las hipotecas no terminan de creerse la recuperación de la economía.
Porque el ejercicio arrancó con opiniones cualificadas, influyentes sobre las decisiones de inversión de los grandes inversores, muy negativas, incluso hasta se puede decir que respecto a las opiniones mantenidas en noviembre de 2014, los análisis de algunas firmas iniciaban 2015 con sensaciones radicalmente opuestas a las de unos meses antes. No eran buenas las cuentas que la calificadora Fitch o el banco de inversión JP Morgan, entre otros, ofrecían sobre los márgenes del sector bancario, cuyos pronósticos señalaban una caída en 2015 y 2016, cuando una buena parte de las opiniones oficiales y de otras firmas -la opinión generalizada y dominante en el sector- apuntaba lo contrario.

La mayoría de las tesis al respecto reconoce ahora que los bancos españoles han mejorado notablemente la calidad de sus activos. Es el reflejo de que la morosidad más dañina, la de la crisis financiera, ya parece estar controlada. La morosidad de la última parte de la crisis, en particular la de 2011 y 2012, que en argot de riesgo denominan "resaca de la morosidad", se ha frenado. Ahora los créditos que comenzaron a firmarse a principios de 2013 son más fiables, obviamente con mayores exigencias de aval y, sobre todo, de mayor y riguroso análisis. Por tanto, todo induce a pensar que el riesgo en el sector seguirá a la baja.

Sin embargo, los analistas siguen identificando que la clave en la nueva situación va a estar en el ritmo de aumento del crédito, al parecer, a la altura de junio, todavía insuficiente como para que los intereses de los préstamos compensen otras caídas, como por ejemplo, los beneficios de la operativa del carry trade. Por tanto, los resultados del freno del crédito y la caída de los márgenes, se reflejará en los beneficios.

Hay otro aspecto en el apartado de crédito que puede contribuir negativamente sobre le margen, como son los préstamos que se concedieron en 2012 y 2013, con la prima de riesgo en niveles récord y que, por tanto, castigaron a las empresas medianas y pequeñas. Créditos de dos y tres años de plazo que han aportado márgenes importantes de ganancias a la banca pero que se están renovando en este 2015, lógicamente a tipos más bajos de mercado y, evidentemente, con menor aportación al margen de las entidades financieras.

El problema que preocupa al sector es, sin embargo, que el volumen de crédito no crece al ritmo ni volumen suficiente como para mejorar los márgenes bancarios. Se están firmando en 2015 más créditos a las pequeñas y medianas empresas, de menor volumen y con una fuerte negociación por parte de la entidad bancaria. A esta fuerte negociación las empresas responden con menor volumen de crédito. Se conceden también más créditos de consumo aunque al igual que el préstamo empresarial, con mayor moderación.

Pero el foco de atención de analistas y entidades financieras sigue centrado en las hipotecas y en el crédito promotor, con más ritmo el primero que el segundo, pero en ambos casos, insuficiente, lo que significa que la nueva producción es superada con facilidad por los vencimientos del préstamo promotor. En medios del sector inmobiliario y según una parte de los analistas, no habrá producción neta de crédito hasta el primer trimestre de 2016. Las cuentas de la banca, por tanto, no contarán en este ejercicio con la aportación del margen de los créditos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...