edición: 2766 , Martes, 23 julio 2019
09/04/2015
Sospecha permanente

Las `dudas´ alemanas pondrán fin a las ayudas públicas a la banca

Un aviso a navegantes, para eliminar el modelo de avales públicos en Grecia, Portugal e Italia
Juan José González
Los celos y recelos de Alemania a propósito de la legalidad de los créditos fiscales a la banca y también a empresas, avalados por el Gobierno español para impedir que dejaran de computar como capital, es una de esas denuncias que llegan a toro pasado, cuando ya ha transcurrido casi un año y medio desde su aprobación por el Ejecutivo español. El sector financiero alemán provoca esta denuncia que cuestiona la utilización de los DTA (siglas en inglés de créditos fiscales) como una maniobra para poner en duda la solvencia de la banca y de las empresas que han utilizado (y beneficiado) esa medida financiera, que afecta a España en particular.
Afecta también a otros socios europeos con modelos muy similares al español como Portugal, Grecia e Italia. Es, ante todo, un aviso para los navegantes griegos, italianos y portugueses, para evitar que el modelo se perpetúe.

La denuncia promovida por el Gobierno germano es una piedra en el camino, o un torpedo en la línea de flotación, que puede impactar de forma muy negativa en la solvencia de la banca española, pues no en balde se están poniendo en tela de juicio 40.000 millones de euros que habrían sido validados como capital de la banca española, y que el Gobierno avaló con títulos de deuda pública en noviembre de 2013. Aunque el sector financiero, y también el empresarial, sería un primer afectado, caso de que la Comisión Europea, que investiga la "demanda informativa" de los alemanes, decidiera algún tipo de medida, llama la atención del sector el tiempo, el momento en que se produce la `reclamación´.

La coyuntura económica y financiera europea parece estar en el fondo de la cuestión, con el interés de grandes grupos de inversión, fondos de capital internacionales, asiáticos, árabes y americanos, interesados en posicionarse en el mercado europeo. Por otro lado, el sector financiero alemán continúa manteniendo en la sombra la crisis de su sistema financiero, protegida por el Gobierno central mediante una política de falta de transparencia que sí debería preocupar más en Bruselas que las dudas germanas sobre los créditos fiscales.

En principio, y según han manifestado en las últimas horas algunos portavoces del sector bancario español, la investigación abierta por la Comisión Europea no es más que "una petición formal de información" sobre un asunto "ya discutido y resuelto" hace un año por el ministro Luis de Guindos, departamento que ya ha explicado en varias ocasiones que la medida -el aval- adoptada en su día por el Gobierno español, no estaba considerada como estrictamente, ni constituía una ayuda pública. Por tanto, se adaptaba a la ley de la Unión Europea.

En todo caso, la consideración o no como aval público de los créditos fiscales es un debate que sigue abierto, a pesar de que las autoridades españolas consideren que "no hay caso". Pero en la práctica, sí parece haber dudas y reparos al sistema de los DTA en la medida en que la denuncia de un interesado es efectiva y, por tanto, atendida por la Comisión. Y tanto el debate abierto como los reparos de Alemania vienen a confirmar que la legitimidad del aval público de los activos fiscales está, y seguirá estando, en entredicho.

Aunque la preocupación por el futuro tiene el efecto perverso de poner en peligro la estabilidad financiera, la legislación europea deja bien claro que los créditos fiscales no pueden ser considerados capital. Quizás la reforma de esa legislación sería uno, que no el único- de los intereses que mueve a los alemanes en su deseo de aplicar el modelo de créditos fiscales -es decir, las ayudas públicas- a sus bancos de la misma forma que lo vienen haciendo los españoles. Eso sí, dentro de la ley.

Las tres entidades españolas a las que perjudicaría la adopción de alguna medida `correctora´ serían Bankia, Sabadell y Liberbank, dada su mayor debilidad en el caso de que la Comisión decidiera la anulación de los avales públicos, una posibilidad que es descartada en el sector financiero español, lo que no debería afectar para que el Gobierno español tratase de resolver, de una vez por todas, el entuerto. Al menos servirá para eliminar cualquier sombra sobre la solvencia de la banca española que provoca la banca alemana con sus sospechas permanentes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...