edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
02/12/2015

Un Basilea para empresas

Luce el club de acreedores -comandado por el Santander- un malhumor en el gesto, reflejo de lo gordo que debe ser lo que allí, en Abengoa, se debe. Es cierto que el agujero es como para preocuparse, cifras de vértigo que ni el sector del fútbol ni la fórmula uno imaginan. Ahora mismo, la cifra inicial, la que adornaba el titular de la noticia, esto es, 8.900 millones de euros, más parecen los intereses que la deuda misma.

Pero los bancos dicen que no, que es más de 8.900 millones; unas tres veces por lo menos. Y claro, no extraña el mosqueo de una parte de ese club negociador, enfurecido y casi ahogado en la bilis, esa que se genera cuando no puedes estrangular a alguien. Los acreedores no dan ningún tipo de crédito: ni el monetario (evidente) ni de confianza (descrédito). Dicen que no se aclaran con las cifras, exigen que la empresa concrete, aporte y se confiese, pues entre los 8.900 millones y los 20.000 millones o los 30.000 millones (cifras que se barajan) hay tres mundos.

Sí parecen estar claras (esperemos) las correspondientes a las indemnizaciones: del ya expresidente Felipe Benjumea, y sus 11,5 millones de euros, y las del también ya exconsejero delegado Manuel Sánchez con 4,5 millones de euros. Todo lo demás es confuso y admite un más menos demasiado amplio como para ponerse a hablar en serio.

Extraño caso el de Abengoa, paradigmático, pues que de la noche a la mañana se esfume el 35% del negocio porque se lo lleva el sol (la parte solar, por normativa adversa) obliga a pensar que la situación de la tal empresa era débil en exceso, tanto como lo era su endeudamiento infinito.

De la misma forma y manera que las autoridades han forzado a la banca privada a regirse por sus `Basileas´ y establecer rígidos y costosos sistemas anticrisis, limitaciones de riesgos y exigencias de capital mínimo y demás, por qué no se van pensando en aplicar a las grandes como Abengoa y muy grandes como Volkswagen (pongo por caso y por reciente) un Basilea I, II o III. Sería sólo a modo de prevención, antes de que el tumor sea inoperable y se detecte a tiempo el mal en fase inicial. Y evitar el final, que sin duda, será muy doloroso para cerca de 29.000 personas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...