edición: 2767 , Miércoles, 24 julio 2019
02/09/2015
Levantan sospechas

Movimientos de dinero que auguran fuerte inestabilidad financiera

”Maniobras” y operaciones de cambio de activos habituales pero con volúmenes anormales
Juan José González
El escenario económico que deja el verano, confirma un horizonte plagado de nubes, en lenguaje climatológico, una borrasca con aparato eléctrico con previsión de abundantes lluvias. El mapa es, en esta ocasión, global y amenaza algunas cosechas. Movimientos fuertes, intensos y voluminosos de dinero, confirman la inseguridad de los inversores y parecen adelantar una fase, o temporada para finalizar el año, de fuerte inestabilidad financiera. Se apunta a `maniobras´ técnicas, especulativas... dentro de lo considerado en los mercados de valores como normal. Incluso que responden a un reflejo de los inversores ante la guerra de divisas para evitar la fuga de capitales. En todo caso, hay mar de fondo, con países en recesión, crisis en los precios de las materias primas, algunos conflictos políticos y sociales locales en marcha, suficiente para un prólogo de crisis.
Nada es igual tras el episodio de Lehman Brothers en 2008, la chispa que encendió la crisis financiera, a la postre el inicio de una nueva época en la economía, la política y las finanzas en todo el mundo. Tras el mes de agosto, la mayoría de los analistas se han volcado en el balance de situación, algo equivalente a hacer balance financiero tras el verano. Y de nuevo destaca un evento bursátil; un crack bursátil, esta vez en China. El epicentro, de profundidad aún indeterminada, ha conseguido remover las fallas de los mercados de valores más significativos, voluminosos, influyentes y, por todo ello, más sensibles del sistema financiero. Una consultora global ha levantado acta y cifra en algo más de 50.000 millones de euros el volumen de dinero que ha salido de las bolsas en agosto.

La migración de fondos ha causado sorpresa en Gobiernos y sus bancos centrales han establecido turnos de previsión de crisis. Parece algo más que un síntoma; es una señal de que el movimiento anómalo, por voluminoso y puntual, puede ser el aviso, el preámbulo que da paso al miedo, miedo de los inversores. La crisis, más bien, el movimiento caótico del Ejecutivo chino en su pretendido ajuste de la divisa, y la posterior agitación bursátil, han conseguido que el epicentro asiático haya frenado en seco a las autoridades monetarias norteamericanas en su camino de preparación de una subida de tipos de interés.

Las pautas de comportamiento del dinero, en esta ocasión, con inversores huyendo amedrentados de la renta variable, es una reacción normal porque, entre otras razones, llevaban mucho tiempo escuchando las señales de alerta de sus departamentos de análisis, advirtiendo sobre el riesgo de la fragilidad de los mercados emergentes, consecuencia de sus débiles economías, más evidente en el caso de Brasil y más enigmático en el chino. Fragilidad a la que ha venido a sumarse nada menos que una potencia del G7 como es Canadá, ya en recesión

Lo cierto es que la reacción de los inversores, en esta ocasión, con voluminosas órdenes de venta de acciones, ha provocado movimientos en cadena de dinero pero tan fuerte y de tanta intensidad que ha dado lugar a interpretaciones (y quizá esta sea una de ellas) no exentas de un cierto dramatismo. En todo caso, no es habitual que en un sólo mes y por un único motivo, se produzca una migración, un movimiento de capitales de la envergadura del registrado y estimado en algo más de 50.000 millones de euros. Será interesante conocer la composición de los activos que integra tan abultada cantidad de dinero, seguramente formada por posiciones en renta variable como también en bonos y fondos de inversión.

En este escenario y con todas las cautelas y matices necesarios, no faltan voces autorizadas que ya han hecho referencia a una vuelta preventiva a los refugios; algunos inversores institucionales ya se lo han tomado en serio. Otra fase de la crisis o el prolegómeno de una nueva.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...