edición: 2843 , Lunes, 11 noviembre 2019
07/12/2016

Popular, lección de realismo

Ahora resulta que el defenestrado Ángel Ron tenía hasta tres operaciones en el bolsillo que sólo el tiempo -y después el consejo- logró frustrar. Que si ya estaba en conversaciones con el BBVA, y avanzadas. Que si Santander ya tenía todo un plan, diseñado por un ex Popular, para absorber a la entidad herida. Que si el Sabadell observaba los movimientos de los dos grandes para ajustar el precio de la puja. En fin, una subasta pública provocada por un consejo enredado en la lucha y caótico en su función de administración.

Así, la imagen del banco ha sufrido un fuerte varapalo, producto del difícil control de una situación de crisis donde todas las voces encontraron eco mientras se menoscababa la del portavoz autorizado. Es lo que sucede cuando trascienden al exterior opiniones y decisiones del Consejo, donde sus miembros están obligados por ley a guardar secreto de todo lo tratado en el máximo órgano de gobierno.

Blanco y en botella o verde y con asas, el presidente que llega ahora al Popular es un número uno en banca de negocios, ergo aterriza con un claro mandato de fusión o venta. Ahora bien, el trabajo debe ser ejecutado con exquisita delicadeza, finura y limpieza, con enorme tacto orientado a evitar la huida de los inversores y clientes tradicionales -que son muchos- y reparar la confianza en el banco y en la gestión. Una y otra deberán ser las principales y primeras tareas de la nueva dirección desde el primer día, dejando a un lado las siempre tentadoras estrategias de filtrar rumores y posibles novios, pretendientes o candidatos, tácticas que muestran la falta de seriedad y profesionalidad, tan profusas en estos últimos meses como lesivas para el trabajo diario en el banco.

Lo cierto es que filtraciones, rumores, chismes, ruido y más ruido han logrado convertir un problema grave y delicado en una batalla tumultuosa, con accionistas a la greña al tiempo que el valor del banco se desplomaba un día sí y otro también. No son las condiciones más favorables para una entidad que intenta resolver sus problemas. Porque candidatos interesados en el banco hay varios, interesantes y seguramente de la mayor solvencia. Pero el trabajo de provocación, interna y externa, para acelerar el desenlace de la crisis deben cesar cuanto antes mejor, evitar que el banco esté en subasta permanente, en situación de saldo o derribo: ahora nada es tan dañino para su imagen como el mensaje de “se vende”. Aunque tampoco hay que caer en ideas ilusorias o fantasías que alimentan el sueño de mantener la independencia a toda costa -porque en la costa está la quiebra- y seguir en solitario. Hay que ser realista, al menos antes de vender.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...