edición: 3028 , Viernes, 14 agosto 2020
27/07/2014
Medidas contra el déficit

Crítica generalizada a la propuesta de la Generalitat de cobrar 25 euros a quienes acudan a urgencias

La receta entra en el paquete de medidas que las autonomía debatirán para reducir su déficit, centradas en el ajuste vía ingresos
Los internautas censuran que no se toque el gasto ineficiente y denuncian que un servicio básico no puede ser `para ricos´
ICNr

La ronda de recortes que prometen llevar a cabo las comunidades autónomas para reducir su déficit comienza a concretarse y, con ello, los comentarios de los internautas se disparan en la red, atentos a lo que califican como nuevos recortes de derechos como única medida para compensar el desfalco protagonizado por los distintos entes públicos. Cataluña es una de las comunidades donde han comenzado a surgir recetas específicas, entre ellas el posible implante del pago de urgencias hospitalarias. Según recogió la prensa el pasado viernes, la Generalitat de Cataluña habría iniciado una ronda de contactos entre las comunidades autónomas españolas para lograr apoyos a su propuesta, que supondría desembolsar entre 15 y 25 euros por este servicio. La reacción de los internautas no se hizo esperar y fue contundente en su negativa. 

Se trata de una nueva polémica que se suma al tan criticado `euro por receta´. En este caso, la Generalitat argumenta que es necesario desincentivar a las personas a que acudan a urgencias en los hospitales por motivos no tan urgentes, de modo que acudan a los centros de atención primaria de la red pública. La Administración puso, además, ejemplos de ese abuso, como los casos de gripe, y aseguró que esta situación lleva al colapso de estos servicios. Tal y como recogió el pasado viernes elEconomista, la Consellería de Salud no ha querido hacer ningún comentario sobre el asunto, remitiendo al Consejo de Política Fiscal y Financiera del día 31, aunque según las fuetes de este medio, el objetivo de este sistema de copago sería que este tipo de pacientes acudan a la atención ambulatoria donde, además, el coste es mucho menor. Según los últimos datos disponibles, una urgencia hospitalaria tendría un coste medio de 140 euros frente a 80 en los centros de atención primaria.

Sin embargo, el sistema, por el momento, no contempla discernir entre distintos tipos de urgencia, atendiendo a cuáles son justificadas y cuáles no, sino que contempla aplicar el pago a todas las urgencias en hospitales, para ser `lo más objetivo posible´ y evitar que sea un médico quien tenga que hacer una selección. Además, aunque la medida ha sido diseñada por la Generalitat, la administración sanitaria catalana ya ha mantenido conversaciones con algunas comunidades autónomas dirigidas por el PP y con la Junta de Andalucía, en manos del PSOE. El objetivo es alcanzar un consenso para evitar precisamente, que ocurra lo que sucedió con el euro por receta, que fue aplicado primero en Cataluña y luego en la Comunidad de Madrid. Aquella medida fue recurrida por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional, que suspendió su aplicación.

Se trata, además, de una sola de las medidas que posiblemente se debatan en el próximo pleno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, previsto para el próximo día 31 de julio. En esa reunión está previsto discutir sobre un documento de trabajo con 255 medidas para reducir el gasto público en 2015. Se trata de una lista de medidas propuestas por las propias autonomías, según asegura el Ministerio de Hacienda. Entre ellas, se encuentran el cobro por asistencia médica y urgencias; establecer tasas hoteleras en los hospitales; cobrar por faltar a citas programadas o no retirar las pruebas diagnósticas realizadas, e incluso recuperar el polémico euro por receta con el cobro de una cuantía mínima por la expedición de recetas a los pacientes.

MÁS AJUSTES VÍA INGRESOS

El posible cobro por la asistencia en urgencias se suma así a otras medidas que afectan a los ingresos, en lugar de a los gastos. De ahí que los internautas aprovecharan la ocasión para volver a criticar las tácticas de ajuste de las distintas Administraciones, centradas siempre en recaudar más pero no en la eliminación de ineficiencias o gastos superfluos. Los lectores también censuran que los recortes, cuando se producen, afecten siempre a las partidas más sensibles y más necesarias para la buena marcha de cualquier Estado de Derecho, como son la sanidad y la educación.

Los lectores están convencidos de que ningún Ejecutivo ha asumido la ardua pero necesaria tarea de analizar en profundidad todas las partidas de gasto y tratar de identificar aquellos puntos en que sea posible alcanzar una mayor eficiencia y ahorro de costes. Faltan también políticas de transparencia reales, así como auditorías en los pequeños municipios –y controles no desfasados en las que sí auditan sus cuentas- que obliguen a sus gestores a cumplir con su cometido sin malgastar dinero. En otras palabras, las normas deben llegar ahí donde no lo hace la ética de los políticos: a los internautas no les queda duda de que la batalla de la honradez está perdida con la actual clase gobernante, y critican que éstos se protejan del escrutinio público a través de leyes que sólo sobre el papel parecen cambiar las cosas, como la Ley de Transparencia. 

Por ello, el hecho de que los dirigentes descarten ya más ajustes por la vía del gasto genera una dura censura por parte de los ciudadanos. El pasado viernes fue el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, quien anunció que no piensa realizar más recortes en los servicios públicos y que los ajustes vendrán por la vía de los ingresos, es decir, nuevas tasas que deberán pagar los ciudadanos. Semanas atrás fue el propio Mariano Rajoy el que aseguró que los ajustes del gasto ya habían tocado a su fin. 

En cuanto a la medida concreta propuesta por la Generalitat catalana, las críticas fueron contundentes: `En vez de fastidiar al pobre enfermo, estos lumbreras que tenemos por políticos podían eliminar cadenas autonómicas, embajadas, coches oficiales, puestos de libre designación, gastos de representación, etc. El problemas es que estas medidas a ellos les afecta porque reduciría su poder oligárquico´, sentenció un lector. `Hay que pagar a las tremendas bandas de políticos, sus enormes dietas, pagas vitalicias y delitos tan tremendos de corrupción y evasión fiscal, así como las estafas que legalizan de los banqueros y sus compañías eléctricas o de autopistas´, censuró otro. 

Pero, sobre todo, los lectores consideran dramático que `una persona que no tenga los 25 euros deje de ir o llevar a su niño enfermo, y que esto pueda provocar una situación de que solo los que tengan dinero puedan ir a urgencias´. Así, tal y como señaló un lector, `perdemos lo mejor que hemos tenido en este país la universalidad de la sanidad´. Al final, ` vamos a pagar hasta con salud los desfalcos y despilfarros´, criticó un internauta. Los ciudadanos no dudaron en llamar `saqueadores´ a los promotores de esta propuesta. 

Además, el hecho de que la propuesta parta de la Generalitar generó no pocos comentarios relativos al problema del independentismo catalán y el coste que esta campaña supone para el bolsillo de los ciudadanos de esta comunidad. `¿Cuánto cuesta organizar manifestaciones, cadenas humanas, llenar Cataluña de banderitas esteladas, organizar embajadas, pagar prebendas a medios de comunicación afines, pagar abogados a los miembros corruptos de los partidos independentistas, subvencionar centros en los que se adocena a niños e inmigrantes, sostener medios públicos inviables pero afines a la causa soberanista, pagar lobbis en el extranjero, viajar a vender el soberanismo por todo el mundo, editar libros con reivindicaciones y planteamientos independentistas...?

No hace falta que siga ¿verdad? Todos sabemos llenar esos puntos suspensivos con una lista interminable de actos inútiles y muy costosos.

Entonces hay que bajar los sueldos a los bomberos que defienden los bosques catalanes y los hogares, cerrar camas hospitalarias, imponer el pago por receta...

Porque los delirios independentistas no son gratis, hay que pagarlos señores´, sentenció un lector.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...