Críticas a la banca por presionar al Gobierno para que
edición: 2537 , Miércoles, 22 agosto 2018
09/04/2013
Tras el caso de Chipre

Críticas a la banca por presionar al Gobierno para que blinde los depósitos de minoristas ante un posible rescate

La opinión pública teme la inminencia de una segunda ayuda teniendo en cuenta que la banca no sólo no la descarta, sino que empieza a protegerse de sus efectos
ICNr

La banca española se ha aplicado el cuento de aquello de `cuando las barbas de tu vecino veas cortar...´ y ya está presionando al Gobierno para que éste blinde los depósitos minoristas, sea cual sea la cantidad, en caso de que se produzcan futuros rescates. El precedente de Chipre ha despertado todas las alertas dentro de nuestras fronteras y el hecho de que el sector bancario intente cubrirse las espaldas ante una posible segunda ayuda no hace sino alentar las sospechas de todos esos ciudadanos que no creen que ese rescate sea tan imposible como el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se empeña en asegurar.

Según informó ayer el diario Cinco Días, la banca, a través de AEB y de la CECA, tiene previsto redactar un documento en el que pedirá al Gobierno que el concepto de depósito no aparezca en ninguna texto futuro relativo a cualquier rescate que pudiera producirse. La idea es, por tanto, blindarse ante la nada descartable opción de que Europa abriera ese camino en caso de que fuera necesaria una nueva inyección de fondos. Así, partiendo de la idea de que la Unión Europea ya ha descartado cualquier medida que afecte a depósitos inferiores a 100.000 euros  -porque ello iría en contra del Derecho comunitario-, la banca quiere más, y pretende proteger a todos los depositantes minoristas, no sólo a los que cuenten con sumas que se encuentren dentro del marco de protección comunitario.

La prensa recordó que la UE garantiza a través de una directiva los depósitos de todos los europeos hasta un máximo de 100.000 euros. Esta norma queda recogida en España en el decreto que regula el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), pero la voluntad de la banca es ir más allá de ese límite infranqueable y crear más garantías para los ahorradores y, por ende, para ella misma. Las fuentes bancarias que cita la noticia aseguraron querer que `el concepto de depósito no aparezca en ninguna norma relativa a un rescate´. Y ello parte de un precedente claro: la crisis de Chipre y las drásticas soluciones impuestas en la negociación entre la UE y el país. Nada parece sagrado desde aquel momento, ni siquiera el fruto del ahorro de quienes han sabido hacer sus deberes, por lo que, ante esa política del `sálvese quien pueda´, no queda otra que intentar cubrir todos los frentes posibles ante lo que pueda pasar en el futuro.

El origen de este rumor se encuentra en una cena de la gran banca que tuvo lugar el pasado 1 de abril, convocada por la AEB, y a la que asistieron los presidentes de las dos principales entidades de la CECA, Isidro Fainé, responsable de CaixaBank, y José Ignacio Goirigolzarri, de Bankia. Fue en ese marco en el que se decidió presionar al Gobierno para la firma de ese pacto de protección al ahorrador minorista, precisamente en la misma jornada en que se conocían las cifras sobre depósitos que el Banco de España comunica mes a mes. Según éstas, los depósitos bancarios de los residentes en España se situaron en 1,483 billones de euros en febrero, lo que supone un descenso del 0,14 por ciento con respecto al mes precedente.

La misma cita sirvió para poner en duda la recuperación del sector financiero: los asistentes dibujaron en sus intervenciones un panorama muy negativo para este sector durante el presente año. Se auguró que el paro seguirá subiendo y, con él, la morosidad, que ya registra cotas importantes. Se pidió al Gobierno, además, medidas que fomenten de forma real el crecimiento económico, en la misma línea en que lo vienen reclamando los ciudadanos desde hace meses. En definitiva, y ante este panorama macroeconómico, la banca quiere la máxima certeza posible, algo que no sólo beneficia al sector por el simple hecho de evitar una quita en un momento dado, sino por aportar, en definitiva, estabilidad y confianza -por pequeña que ésta sea-, evitando una `fuga de capitales´ en España de la que ya se habla entre la opinión pública.

UNA BANCA CON `MUCHO MORRO´

Los ciudadanos mostraron su oposición a la petición que prepara la banca, y ello porque el motivo real -más allá de sus efectos para los ahorradores-  por el que se lleva a cabo es proteger sus intereses. Resulta éticamente dudoso que el sector esté dispuesto a tomar parte de forma activa cuando le interesa y que, al contrario, su grado de implicación en otros problemas -de gran calado- sociales y económicos sea mínimo. No hay equilibrio, por tanto, entre lo dado y lo exigido, y ello niega toda legitimidad al sector financiero como demandante de nada. Partiendo de esta idea, los lectores creen, literalmente, que la banca tiene `mucho morro´ y que ese egoísmo representa el espíritu contrario al necesario para salir de la crisis. Sin cooperación, sin autocrítica y propósito de enmienda, ninguna medida será suficiente.

De otro lado, los internautas censuraron el hecho de que la banca pretenda que sean otras partidas, y no las que a ellos afectan, las que carguen con el peso de los recortes exigibles ante un hipotético segundo rescate. Sobre todo teniendo en cuenta que la primera gran ayuda ha sido precisamente para el sector financiero. Para los lectores, su gestión ha servido para `denostar el estado social´ y, a pesar de ello, quieren que sea `ese mismo denostado Estado el que asegure sus depósitos bancarios´. También se puso de relieve la importancia de que ese `corralito bancario´ ya se haya materializado, aunque de diferente modo, durante los últimos meses, a través de las soluciones dadas a casos como el de las preferentes o la práctica de la ejecución hipotecaria en condiciones altamente beneficiosas para la banca y perjudiciales, por ende, para el deudor. `¿Qué diferencia hay entre Irlanda, Portugal, Chipre o Grecia?? Estamos igual en subida de impuestos, corralitos bancarios tipo preferentes y subordinadas entre otras, subida de IVA, bajada de salarios, altísimo paro (más que lo indicado) desahucios brutales, abuso de la reforma laboral sobre los trabajadores, más ERE, más deuda, más inflación, menos gastos en general y en educación y sanidad en particular, menos inversión en I+D, menos dinero para jubilados y parados, varias autonomías totalmente intervenidas, guerras de estas comunidades con el Estado Español... ¿Esto no es estar intervenidos?´, resumió un lector.

UNAS CIFRAS QUE NO ALENTAN

A todo ello se unen las cifras que ya apuntan hacia esa temida fuga de capitales de la que habla la opinión pública con cada vez más fuerza. Según los datos del Banco de España publicados a principios de este mes, los depósitos bancarios suman dos meses consecutivos de descenso. Esto supone que los españoles han reducido en cerca de 2.079 millones de euros sus depósitos con respecto a enero. Además, si se compara con el mes de febrero de 2012, el descenso fue del 5,8 por ciento, cuando el saldo era de 1,575 billones, es decir, 91.117 millones de euros menos. Por otra parte, los residentes en otros Estados de la Unión Económica y Monetaria tienen depósitos bancarios en España por un montante de 37.856 millones de euros en febrero, un 11 por ciento más que el mes anterior. Así, la cuantía total de depósitos en España tanto de residentes como de extranjeros se situó en febrero en 1,521 billones, un 0,11por ciento más que en enero.

Los lectores ya aseguraron en su día que la salida de capitales de España se convertirá en la tónica general durante este ejercicio, y no sólo por la ya de por sí delicada situación de España, sino por el importante añadido del estado de Chipre. Los internautas tienen claro que ni la Unión Europea ni el Ejecutivo español han sabido -o han querido- medir la repercusión a nivel bancario que pueden tener las medidas de Chipre, y mientras, se va cumpliendo la máxima de que `en economía, las profecías se autocumplen´. La opinión pública habla de desconfianza y los datos reflejan esa realidad a rajatabla, sin que nada parezca indicar que ese círculo vicioso tenga motivos reales para romperse y cambiar la tendencia negativa en la que se encuentra envuelta la economía nacional.

`Yo quité todo del banco, no me fío de estos políticos de tres al cuarto´, comentó, como muchos otros, un lector. Este tipo de análisis resulta cada vez más frecuente, y tanto más cuando la desconfianza no queda sólo en casa, sino que se extiende a la propia Unión Europea. Nadie confía en que los países fuertes de la Unión tengan el mejor interés en los países periféricos y en apuros, como es el caso de España, por lo que cada vez se descarta menos la posibilidad de que las recetas de Chipre se apliquen en nuevos contextos. Por ejemplo, el español.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...