edición: 3028 , Viernes, 14 agosto 2020
16/05/2013
Los internautas piden diáologo y flexibilidad

Críticas a Rajoy por golpear el sistema democrático con negociaciones estériles y un programa electoral `roto´

Los internautas negaron ayer legitimidad alguna tanto al Gobierno como a los sindicatos y patronal, reunidos ayer en una cita fracasada antes de empezar
ICNr

La reforma laboral de Mariano Rajoy, con contrato único o sin ella, es por sí sola lo bastante polémica como para seguir generando críticas  más de un año después de su entrada en vigor. En medio de un debate abierto sobre la necesidad o no de reformar lo reformado, el detonante de ayer fue la reunión mantenida por el presidente del Gobierno en la Moncloa con los representantes de los agentes sociales, con el fin, sólo teórico a juicio de los lectores, de escuchar sus opiniones sobre las medidas extra necesarias para superar la crisis. Rajoy prometió ser tajante con su reforma y lo fue. De ahí que los lectores se pregunten hasta qué punto tiene sentido hablar –y pagar- negociaciones que son estructuralmente ineficientes. 

Y es que la mayoría absoluta que ostenta el Partido Popular se ha convertido en excusa para casi todo, incluso aunque lo que se intente justificar sea radicalmente opuesto a lo que votaron en su día los ciudadanos que prestaron su apoyo al equipo de Rajoy. En este sentido, los ciudadanos criticaron que las negociaciones en puntos tan sensibles como el empleo, o la sanidad, sean totalmente estériles, tanto dentro como fuera del Congreso. Se trata, en opinión de muchos internautas, del resultado de un sistema democrático imperfecto, en el que se promueven las mayorías por parte de las dos grandes fuerzas políticas –vía sistema de contabilización de votos- y se rechaza –aunque con excepciones- un sistema de listas abiertas o un compromiso de cumplimiento entre programa electoral y actividad política. Un sistema, en definitiva, que deja poco o nada al control ciudadano. 

En este marco se movió la opinión pública durante la jornada de ayer. Se rechaza abiertamente que un presidente del Gobierno pueda anunciar antes de una negociación que se encuentra, de entrada, cerrado a ella. Así lo hizo Rajoy ayer, quien aseguró antes de su reunión con sindicatos y patronal que el intercambio de puntos de vista sobre la salida de la crisis y el `diálogo´ ofrecido no se iba a traducir en una variación de su política económica. Se trata, en definitiva, de una fórmula de ejercer el poder ejecutivo basada en la falta de diálogo y en el falso pilar de un apoyo ciudadano mayoritario que actualmente no existe. 

POLÍTICA VACÍA, GASTO INNECESARIO

Poco o nada `rascaron´ ayer, por ende, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, el presidente de la Cepyme, Jesús Terciado, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, y el secretario general de la UGT, Cándido Méndez. La reunión, a la que acudió el presidente escoltado por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, sirvió `sólo para la foto´, según los internautas. Y ello a pesar de que la temática require de mucho debate: sostenibilidad de las pensiones, reforma de las administraciones públicas, gestiones que están desarrollando en el ámbito de la UE para profundizar en la unión bancaria… 

Se criticó, además, el escaso número de reuniones entre este sector y el Ejecutivo. Los dirigentes sindicales y empresariales no han pasado por el Palacio de la Moncloa desde el pasado mes de marzo, cuando se presentó la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, aunque entonces no se trataba de una reunión. En cuanto a los sindicatos, hay un precedente anterior, sólo con los líderes de CCOO y UGT, en julio de 2012. 

A pesar de la escasez de citas entre Gobierno y representantes del tejido laboral, los lectores cuestionaron hasta qué punto son necesarias estas reuniones si el resultado va a ser, de entrada, nulo. La voluntad de hacer oídos sordos a cualquir sugerencia es `descarada´: la prensa económica recordó que, pese a las demandas de la oposición y de los sindicatos, el Gobierno no encuadró la reunión en la búsqueda de un gran pacto nacional, sino que fue partidario de ir consesuando medidas concretas que ayuden en la salida de la crisis.

Esta situación, dado el contexto de crisis que atraviesa el país, resulta alarlmante para la opinión pública. Los lectores recordaron que con más de seis millones de parados y un desempleo juvenil que supera el 57 por ciento, es imprescindible el diálogo y, sobre todo, la acción, pero una acción consensuada que tenga en cuenta la voluntad de los ciudadanos y las medidas por las que se votó al partido en el poder. Y aunque los sindicatos no sean la institución más valorada actualmente –no ayuda, por ejemplo, la reciente sentencia sobre la improcedencia de un despido llevado a cabo por UGT-, lo que piden, en este caso, coincide al menos en espíritu con lo que demandan los ciudadanos: se exige un giro a la política económica del PP, que anteponga la creación de empleo y el crecimiento económico a las medidas de austeridad que imperan desde hace más de dos años en la UE. En este contexto, los líderes sindicales entregaron a Rajoy un nuevo documento de alternativas para la reactivación económica y la creación de empleo.

Los ciudadanos, en la misma línea que los líderes sindicales, no quieren una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral, como se pide desde Alemania, sino suavizar sus puntos más duros. El presidente del Gobierno, sin embargo, aseguró hace unos días que estaba satisfecho con la reforma laboral y que no tenía en mente cambiarla `ni en una ni en otra dirección´. Por eso, se definió la cita de ayer como un `paripé´, y no sólo por lo estéril de la reunión, sino por la falta de legitimidad de todos los allí reunidos. `No representan a nadie, ellos se lo guisan y ellos se lo comen, y mientras tanto van desfilando los cadáveres de las empresas que nos costará años volver a crear y las filas de los parados crecen y crecen ... Es repugnante el espectaculo que están dando de espaldas a la realidad y al pueblo español´, sentenció un lector.

En esta línea, se reclamaron reformas del sistema democrático encaminadas hacia una democracia directa, y se habló de ejemplos concretos, como el de Suiza. `Allí el pueblo participa en los asuntos públicos y las decisiones se toman con ellos, no contra ellos. Resultado: su nivel de vida, su productividad industrial, la calidad de su sistema educativo y su sistema sanitario se encuentran entre los más altos de Europa´. Mientras, en España, `todos los esfuerzos se malgastan en defender lo que objetivamente no está funcionando´, sin dedicarse a `buscar alternativas y estudiar las iniciativas que han ido bien en otros países´. En definitiva, `nada de admitir errores´ en un Gobierno que se llegó a calificar como `ilegal´. `Hay mucha gente que ha cotizado más de 40 años a la Seguridad Social y estas personas hoy por hoy no encuentran nada de trabajo en ningún sitio: por ellos hay que trabajar´.  

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...