edición: 2829 , Lunes, 21 octubre 2019
11/09/2014
En el Congreso

Críticas a Rajoy por negar que el Gobierno ha alimentado la moderación salarial a través de la reforma laboral

Los internautas aseguran que la caída del consumo por la pérdida de poder adquisitivo promete lastrar la recuperación
Preocupan las pensiones y el aumento de la pobreza, que ha dejado de ser un problema residual para afectar a más capas sociales
ICNr

Más allá de la noticia del día por excelencia -el fallecimiento de Emilio Botín-, la jornada de ayer dio lugar a otros titulares en los que los internautas se lanzaron a valorar una vez más la situación económica que atraviesa el país y, en concreto, cómo afectan las medidas paliativas al bolsillo de los ciudadanos. Las declaraciones del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se convirtieron en detonante de un nuevo debate en este sentido, esta vez en torno a la utilidad de la moderación salarial, fórmula que el Ejecutivo defiende. Las reacciones de los lectores no se hicieron esperar: los comentarios dejan claro que existen mínimos existenciales que no se cubren en absoluto y apelaron a la falta de protección social para evitar la exclusión de quienes  `no llegan´ a estos márgenes. Todo ello recordando que la pobreza ha dejado de ser una situación excepcional. 

En concreto, el presidente del Gobierno defendió la moderación de salarios que los agentes sociales pactaron a comienzos de 2012, al considerar que ha sido `útil´ para `salvar puestos de trabajo, permitir que hoy se cree empleo y mejorar la competitividad de la economía española´. Además, como hizo en su momento el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, Rajoy defendió que los salarios suben y los precios bajan, y que la reforma laboral no ha tenido nada que ver con la caída de los salarios. Con todo, las estadísticas no mienten: los sueldos bajaron un 10 por ciento de media desde el inicio de la reforma de 2012, según recogieron ayer los medios de comunicación online. 

En este sentido, Rajoy indicó que durante el ejercicio 2014 la subida salarial media se sitúa en el 0,55 por ciento, mientras que los precios caen un 0,5 por ciento, un dato del que presumió asegurando que `no es lo mismo subir los sueldos un 4 por ciento con una subida de precios del 6 por ciento, que una subida de sueldos del 1 por ciento con una subida de precios de nada´, ejemplificó. Precisamente este comentario le llevó a recibir críticas por haber obviado esa regla de tres tan simple cuando actualizó el valor de las pensiones, en una cantidad que los internautas consideran `ridícula´ y que en ningún caso puede hacerse llamar `aumento´. 

Con estos indicadores en positivo en la mano, el presidente del Gobierno pidió tener en cuenta esta distinta evolución entre salarios y precios durante su intervención en la sesión de control al Gobierno del Congreso, en respuesta a una pregunta del coordinador de IU, Cayo Lara, sobre los efectos que ha tenido en la sociedad la disminución salarial: `¿Podría usted vivir con 645 euros al mes?´. Es decir, con el Salario Mínimo Interprofesional.

Rajoy indicó, en este sentido, que `no es el Gobierno ni es una ley la que fija los salarios en el sector privado´, sino que son los agentes sociales en las negociaciones de convenio. Así, recordó que fueron los agentes sociales los que a principios del año 2012 firmaron un acuerdo en el que recomendaron incrementos salariales moderados y acompasados a la evolución de la economía para los ejercicios comprendidos entre 2012 y 2014. `Fue un acuerdo entre las partes (sindicatos y empresarios), pero creo que ha sido sensato y lo apoyé, pero no lo impuse, y creo que ha sido útil para salvar puestos de trabajo permitir que hoy se cree empleo y mejorar la competitividad de la economía española´, argumentó Rajoy.

Los internautas, por su parte, tuvieron respuestas más que contundentes para rebatir al presidente. Por ejemplo, que, a pesar de que es cierto que el legislador no fija los salarios –aunque sí el mínimo, que resulta `ridículo´ a juicio de los internautas-, también lo es que la reforma laboral ha reforzado la posición del empresario a la hora de negociar las condiciones laborales como, precisamente, el sueldo. El llamado descuelgue del convenio colectivo –que da la llave a aprobar medidas de recorte salarial unilateralmente si la situación económica de la empresa es mala- salió a relucir en los comentarios de los internautas, conscientes de que esta herramienta fue y es una de las más útiles creadas con la reforma de 2012. 

Lo mismo se aplica a las facilidades para llevar a cabo Expedientes de Regulación de Empleo a un menor coste y con menos filtros para su aprobación. Todo ello conduce, según los lectores, a que las empresas hayan optado por `quitarse de encima´ a los trabajadores más caros para contratar a otros `low cost´, por un menor coste en lo que a indemnizaciones se refiere. 

Más allá de la veracidad de las declaraciones de Rajoy, el problema de fondo se encuentra en hasta qué punto esta política –cuyo fomento desde el Gobierno es evidente para la mayoría de los internautas- sirve realmente para dar un empujón a la economía. `Lo que no sé es con qué se van a pagar las pensiones con esos sueldos tan bajos, y más teniendo en cuenta que muchos empleos antiguos con mas salario se están cambiando por nuevos empleos de 645 euros´. Los lectores recordaron también que España `es un país con un porcentaje elevadísimo del PIB procedente del consumo, un país de tiendas y bares, y el subir los impuestos y bajar salarios sólo trae desempleo´. Mientras, se critica duramente que no se haga nada por `meterle mano´ al gasto público, especialmente `a los políticos familiares y amigos, pues en España sólo hay 700.000 funcionarios; el resto han sido colocados por los políticos´. 

El mensaje no puede ser, por tanto, el de dar a los empresarios y pymes carta blanca para `robar el sueldo a sus empleados para poder pagar sus impuestos´. Al contrario, se pide crear ventajas reales para el tejido creador de empleo, abaratando costes, permitiendo salarios dignos –y aumentando el Salario Mínimo Interprofesional para adaptarlo a la realidad de la economía- y, desde luego, manteniendo el equilibrio ahora roto entre los derechos de los trabajadores y los del empresario. `Un empleado a mi me cuesta1800 euros mas 650 para la Seguridad Social, es decir, 2.450 euros, sin olvidarnos de los extras. ¿Puede ser competitiva España al lado de otros países de la UE?´, cuestionó un lector. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...