edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
24/02/2014
Un 40 por ciento no no recibe ninguna ayuda

Críticas al Ejecutivo por ignorar a los más de dos millones de parados que no cobran ningún subsidio

Los internautas cargan contra Rajoy por hablar de unos `brotes verdes´ ficticios y culpan a la reforma laboral del auge del desempleo y la merma de derechos laborales
ICNr

El problema del desempleo volvió a convertirse en noticia durante el fin de semana, esta vez tras conocerse una cifra que no dejó indiferente a la opinión pública: cerca de dos millones de parados no cobraban ningún tipo de prestación por desempleo o subsidio durante 2013, una cifra que representa el 40 por ciento de los 4,8 millones de personas que estaban registradas en las oficinas de los servicios públicos de empleo, la tasa más alta de los últimos nueve años. Son datos que emanan del propio Ministerio de Empleo y Seguridad Social, y que reflejan con claridad lo grave de la situación que atraviesan millones de personas en el país. También que el Ejecutivo está incumpliendo su promesa de cambiar la situación y, como medida mínima exigible, de poner los medios para sacar de la miseria a las personas afectadas por la crisis.

Según los últimos datos del Ministerio, el año pasado sólo 2,86 millones de personas en paro percibían algún tipo de prestación por desempleo, ya fuera la contributiva, la asistencial o la renta activa de inserción. Así, la tasa de cobertura del sistema de protección por desempleo, que se calcula sólo teniendo en cuenta el número de desempleados que han trabajado en alguna ocasión, alcanzó en 2013 el 62,26 por ciento, la cifra más baja desde 2004, cuando se situó en el 61,48  por ciento al percibirla 1,2 millones de personas, si bien tan sólo 2,1 millones de españoles engrosaban las listas del paro.

La estadística también demuestra que desde 2004, la cobertura del sistema de protección por desempleo aumentó paulatinamente hasta 2010 cuando tres millones de españoles recibían este tipo de ayudas, y, a partir de entonces, su número se ha mantenido ligeramente por debajo. Sin embargo, el número de personas desempleadas inscritas en los servicios públicos de empleo ha seguido aumentando hasta llegar a los 4,7 millones al cierre de 2013, si bien esta dato no contabiliza a quienes no se registran en las listas del paro llevados por un efecto desánimo ante la falta de oportunidades laborales o porque ya no perciben ningún tipo de prestación.

Además, de los 2,8 millones de españoles que recibieron algún tipo de prestación el pasado año, 1,3 millones percibían la prestación contributiva, cifra que se ha reducido un 5 por ciento respecto al año anterior y casi un 20 por ciento respecto a 2009, cuando se registró el máximo. Para acceder a las prestaciones contributivas (cuya cuantía oscila entre los 497 y los 1.397 euros) es necesario haber acumulado al menos 365 días de cotización a la Seguridad Social durante los últimos seis años, como trabajador por cuenta ajena. Sólo en caso de no haber cubierto el periodo mínimo de cotización para acceder a la prestación contributiva o de haber agotado la misma, se opta al subsidio, de unos 426 euros, pero es necesario tener cotizados al menos un total de tres meses y no percibir rentas superiores a 483,9 euros. El tiempo de duración de esta ayuda oscila entre los tres y los veintiún meses en función de si se tienen o no cargas familiares, del número de días cotizados y de la edad del perceptor.

En cuanto al número de personas que percibieron esta ayuda en 2013, más de 1,3 millones de desempleados percibieron una prestación de tipo asistencial, una cifra que engloba a los receptores del subsidio, de la renta agraria, del programa temporal de protección por desempleo e inserción y a los trabajadores eventuales agrarios. Este número se redujo el 0,9 por ciento respecto al año anterior y el 9 por ciento respecto a los 1,4 millones de parados que la percibían en 2010. 

Por último, 240.252 personas fueron receptoras de la renta activa de inserción en 2013, el mayor número contabilizado desde que se puso en marcha esta medida en el año 2000. Ésta, que asciende a 426 euros, se puede cobrar durante un máximo de 11 meses y va dirigida a desempleados de larga duración, personas con discapacidad, emigrantes retornados y víctimas de violencia de género o doméstica, si bien es necesario tener menos de 65 años y no tener ingresos superiores a los 483,9 euros, entre otros.

Los internautas acogieron la noticia con indignación, no sólo por el hecho de que la situación del desempleo no esté mejorando –que también-, sino, especialmente, por el hecho de que desde el Ejecutvivo se esté vendiendo la idea de una recuperación ficticia en lugar de atender a las consecuencias del problema y adoptar medidas para ofrecer una situación digna a los parados. Además, se acusó al Gobierno de Mariano Rajoy de haberse convertido en el patrocinador de la situación que atraviesan millones de familias, a través de las herramientas que brinda la reforma laboral para acabar con un menor coste con los trabajadores que firmaron en su dia condiciones dignas sistituyéndolos por mano de obra barata y con menos derechos laborales. 

Se criticó, en definitiva, el tan comentado ajuste salarial como medida supuestamente necesaria para salir de la crisis, a pesar de que la mayor parte de los ciudadanos opine que la táctica del Gobierno resulta injusta. Y es que, a juicio de los internautas, la realidad es que el grueso de los ciudadanos está costeando las consecuencias de la crisis a pesar de haber tenido muy poco que ver con las prácticas que han llevado hasta ella. No sólo vía salarios, sino a través de sus impuestos y de los rescates que han salido de las arcas públicas, sin que nadie haya preguntado si tal práctica resulta ética o si debería contar con la aprobación de los contribuyentes. 

No sólo se trata de los rescates: los lectores también señalaron a la propia `casta política´ -nuevamente se habló de corrupción- y del sistema autonómico, así como de los `enchufes´ para cargos públicos, como sectores a los que va a parar el dinero que se saca de sus bolsillos. Pero, sobre todo, se criticó al Gobierno por vender falsa esperanza a los ciudadanos: `¿Y los brotes verdes? ¿Y las señales de reactivación de la economía (¿la de quién?)?

Si los parados se dieran cuenta del numero de votos que representan ellos y sus familias y el cambio en el mapa electoral que supondría votar cualquier opción política diferente de las que nos han llevado al desastre, otro gallo cantaría.

Despues de los jubilados, son el mayor colectivo de este país´, señaló un lector. `Y nos van diciendo que estamos saliendo de la crisis… Cada vez más millones de personas sin un ingreso al mes, y esta mafia dice que todo va bonito…´, censuró otro.

Los lectores también se refirieron a la falta de calidad del empleo, en un entorno en el qu se ha pasado de `trabajadores dignamente remunerados a una mano de obra esclavista´. `Tampoco estaría mal hacer un análisis de las empresas que han destruido empleo y las empresas que reciben subvenciones, de las horas que se trabaja por trabajador antes y ahora, contratos por número de horas... Y otra sobre cómo evolucionaron los sueldos´, resumió un lector. Y es que el drama no sólo se vive del lado de quienes no tienen empleo, sino también del de quienes se ven obligados a `malvivir´con sueldos diezmados y condiciones peores que las de hace unos años. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...